Masivas protestas en Francia e Italia

La Nación
03/10/10

Sarkozy enfrentó otra marcha contra su proyecto de reforma jubilatoria; rechazo a Berlusconi
Las principales ciudades francesas y la capital italiana se convirtieron ayer en escenarios de multitudinarias protestas contra sus respectivos gobiernos, cuyas políticas han sido blanco de duras críticas de parte de vastos sectores de la población.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...
Sindicatos y organizaciones sociales y estudiantiles se movilizaron en Francia contra la reforma del sistema jubilatorio que impulsa el presidente Nicolas Sarkozy.

El mandatario francés proyecta retrasar en dos años, hasta los 62, la edad legal mínima de jubilación.

Según los organizadores de las protestas, que estuvieron dirigidas contra Sarkozy y su ministro de Trabajo, Eric Woerth, 2,9 millones de personas se congregaron en las 229 marchas convocadas, mientras que el Ministerio de Interior francés estimó en 900.000 el número total de manifestantes.

Los datos oficiales arrojaron una merma importante en la cantidad de personas con respecto a la manifestación del 23 de septiembre. Si bien el número de manifestantes disminuyó, "las marchas fueron más numerosas que el día 23, 150 contra 110", señaló el ministerio. La de ayer fue la sexta convocatoria sindical de este año para protestar contra Sarkozy.

En tanto, decenas de miles de manifestantes desfilaron ayer por el centro de Roma, de la Plaza de la República a la explanada de San Juan de Letrán, en ocasión de la segunda edición del "No Berlusconi Day", la protesta contra el premier italiano organizada por el Pueblo Violeta, federación de asociaciones que no se reconoce en ningún partido político.

Unos 50.000 manifestantes, según los datos de la policía, y medio millón para los organizadores, participaron en esta protesta. "Si Berlusconi no dimite, lo echamos nosotros", afirmó uno de los promotores de Pueblo Violeta, Gianfranco Mascia, que explicó que la manifestación también pretendía"despertar" a la oposición.

Los críticos de Berlusconi lo acusan de socavar la Constitución e imponer leyes que sirven para protegerlo de sus procesos ante la justicia por corrupción. Berlusconi ganó esta semana en las dos cámaras del Parlamento una moción de confianza, pero su poder se tambalea por rupturas en sus propias filas.