Hipocresía norteamericana en el ahorcamiento del ‘Químico Alí’

Joe Quinn
Sott.net
Traducción por el Averiguador
26/01/10


Chivo expiatorio en la continua ocupación ilegal
norteamericana de Irak – ‘Químico Alí’

El ex-jefe de defensa de Saddam Hussein, Ali Hassan Abd al-Majid al-Tikritieh, cínicamente apodado el 'Químico Alí' por el gobierno norteamericano, fue ahorcado ayer por el gobierno títere de EEUU en Irak. Es decir, ayer, el gobierno norteamericano ahorcó a un ex político iraquí en un esfuerzo por justificar su invasión, ocupación y completa destrucción de Irak y del genocidio de millones de civiles iraquíes de casi siete años .

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


Hace mucho tiempo el gobierno de EEUU afirmó que Saddam y Ali Hassan Abd al-Majid al-Tikritieh eran los responsables de atacar con gas a miles de kurdos iraquíes en la ciudad de Halabja en 1998 como parte de la guerra Irán-Irak. Sin embargo, una gran cantidad de evidencia sugiere que fueron los iraníes los responsables del ataque. Incluso existe una mayor evidencia que sostiene el argumento de que el gobierno de EEUU sobrepasa por mucho a cualquier otro país en el uso de armas químicas y biológicas contra civiles inocentes.

El Dr. Stephen C Pelletiere era analista político superior de la CIA durante la guerra Irán-Irak. En una entrevista en Late Night Live del año 2003 con el periodista australiano Phillip Adams, Pelletier declaró que él y sus colegas, quienes investigaron el gaseo en in Halabja, no creían que Saddam Hussein hubiera cometido tal atrocidad.

Pelletier dijo a Adams:

“Halabja fue una batalla entre iraquíes e iraníes y los kurdos fueron…daño colateral”. "Halabja fue una tragedia de la guerra, no fue un crimen de guerra”. Pelletier continua diciendo que Irak no tenía gas cianhídrico, Irán si.

“Luego revisé el caso en profundidad... aquellos que revisamos los cuerpos concluimos que la mayoría de los kurdos que murieron, o aquellos que examinamos, habían muerto por envenenamiento con cianuro”... “es una versión tergiversada de los hechos”... “las personas que mueren en una batalla son víctimas desafortunadas.

Pelletiere escribió el 31 de enero del 2003 en el NY Times:

“Y la historia se pone más densa: inmediatamente después de la batalla, la Agencia de Inteligencia de Defensa de EEUU investigó y produjo un informe confidencial, que circuló dentro de la comunidad de inteligencia y que era de conocimiento básico. Ese estudio aseguraba que fue el gas iraní lo que mató a los kurdos, no el gas iraquí.”

“La agencia descubrió que ambos bandos utilizaron gas unos contra otros en la batalla alrededor de Halabja. La condición de los cuerpos kurdos muertos, sin embargo, indicaba que habían sido asesinados con un agente sanguíneo – es decir, gas fabricado en base a cianuro – que se sabía que Irán utilizaba. Los iraquíes, de quienes se creía que habían utilizado gas mostaza en la batalla, no era sabido que poseyeran agentes sanguíneos en aquel momento.”

“Hace tiempo que estos hechos son de conocimiento público pero, extraordinariamente, cuando se habla de Halabja, rara vez son mencionados.”

Incluso si fuera verdad que el gobierno iraquí utilizó armas químicas para aplastar la oportunista rebelión iraquí-kurda durante la guerra de Irán-Irak, es de conocimiento común que los gobiernos de Regan y Thatcher (entre otros) se las proveyeron, con toda la expectativa de que fueran utilizadas como parte de su mayor plan de limitar la influencia iraní en el medio oriente.

Pero lo que seguramente es el hecho más irritante es que el mismo gobierno norteamericano ha cometido atrocidades mucho peores con el uso de armas químicas. Por ejemplo, podríamos citar el masivo uso de napalm sobre aldeanos durante la guerra de Vietnam, pero parece más apropiado utilizar un ejemplo de la invasión de Irak.

Durante la ‘batalla de Fallujah’ en el 2004, el ejército norteamericano redujo gran parte de la ciudad a escombros y utilizó armas químicas, gas venenoso y fósforo blanco sobre la población civil, asesinando a unos 6000 iraquíes. De estos, el ejército informó que 42 eran insurgentes.

En su artículo ‘los refugiados de Fallujah cuentan la vida y la muerte en la zona de asesinatos’, publicado el 3 de diciembre de 2004, el periodista Dahr Jamail señala:

"Burhan Fasa'a, un periodista iraquí que trabajó para la emisora libanesa de TV LBC, y que vivió en Fallujah nueve años durante el combate más intenso, dijo que los norteamericanos se frustraban fácilmente con los iraquíes que no podían hablar en inglés.

“Los norteamericanos no tenían intérpretes”, dijo Fasa'a, “entonces ingresaban a las casas y asesinaban gente porque no sabían hablar inglés. Entraron a la casa donde yo estaba junto a 26 personas, y les dispararon porque no obedecieron las órdenes de los soldados, solo porque no entendían ni una palabra en inglés”. También agregó, “Los soldados creyeron que la gente se estaba resistiendo sus órdenes, así que les dispararon. Pero tan solo no los podían entender”.

Un hombre llamado Khalil, que pidió no utilizar su apellido por temor a represalias, dijo que había sido testigo del tiroteo a civiles que llevaban banderas blancas mientras intentaban escapar de la ciudad.

“Los he visto arrollar a personas heridas en las calles con tanques”, dijo Kassem Mohammed Ahmed, habitante de Fallujah. “Esto sucedió muchas veces”.

Otros refugiados relataron historias similares. “Vi morir a muchos civiles aquí, y vi tanques arrollando a heridos en las calles”, dijo Aziz Abdulla de 27 años, quien huyó de la batalla en noviembre. Otro habitante, Abu Aziz, dijo que también vio vehículos blindados norteamericanos aplastando a personas que él creía que estaban vivas.

Abdul Razaq Ismail, otro habitante que huyó de Fallujah, dijo: “Vi cuerpos sin vida en el suelo y nadie los podía enterrar a causa de los francotiradores norteamericanos. Los norteamericanos arrojaban algunos de los cuerpos en el Eufrates cerca de Fallujah”.

Un individuo llamado Abu Hammad dijo haber visto soldados norteamericanos arrojar cuerpos en el Río Eufrates. Abu Hammed y otros también señalaron haber visto a norteamericanos disparando a iraquíes desarmados que llevaban banderas blancas.

Creyendo que las fuerzas norteamericanas e iraquíes estaban dispuestas a matar a todo aquel que se quedara en Fallujah, Hammad dijo que vio a personas intentando cruzar a nado el Eufrates para escapar del asedio. “Incluso los norteamericanos les disparaban con rifles desde la costa. Aunque algunos de ellos llevaran una bandera blanca o ropas blancas para mostrar que no eran soldados, les disparaban a todos”."

El fósforo blanco es altamente inflamable y arde en contacto con oxígeno. Si la sustancia impacta en el cuerpo de alguien, se mantendrá encendido a menos que se le prive de oxígeno.

El sitio Web de defensa, Globalsecurity.org, declara que “las quemaduras de fósforo en la piel son profundas y dolorosas... Estas armas son particularmente desagradables porque el fósforo blanco continua encendido hasta que desaparece… puede quemar hasta llegar al hueso”.

La mitad de las 120 mezquitas de Fallujah fueron destruidas por el ejército y fuerza aérea de EEUU. Bombardeos nocturnos impactaron una clínica en una ciudad musulmana sunnita, asesinando a doctores, enfermeras y pacientes. Había partes de cuerpos por todas partes mientras los guerreros sagrados de dios arrojaban una tonelada de bombas sobre la ya devastada ciudad.

El Dr. Khalid ash-Shaykhli, funcionario del ministerio de salud iraquí, dijo que el ejército norteamericano utilizó armas internacionalmente prohibidas durante su mortal ofensiva en la ciudad de Fallujah. Dijo que los investigadores, preparados por su equipo médico, demostraron que las fuerzas de ocupación norteamericanas utilizaron sustancias internacionalmente prohibidas, incluyendo gas mostaza, gas nervioso, y otros químicos combustibles en sus ataques en la ciudad devastada por la guerra.

El funcionario de la salud anunció sus descubrimientos en una conferencia en el edificio del ministerio de salud de Bagdad. A la conferencia de prensa asistieron más de 20 redes de noticias iraquíes y extranjeras, incluyendo la iraquí ash-Sharqiyah TV, el periódico iraquí as-Sabah, el Washington Post norteamericano y Knight-Ridder.

En la actualidad, los doctores en Fallujah están observando un aumento masivo de deformidades crónicas en niños.

Para una investigación a fondo del uso de armas químicas sobre civiles inocentes por el ejército norteamericano ver este documental de la televisión nacional italiana titulado 'Fallujah – La Masacre Oculta'