La Comunidad Internacional rechaza a los golpistas en Ecuador pero no en Honduras

04/10/10
Tercera Información

En un primer momento la Comunidad Internacional también mostró apoyo al presidente Zelaya frente a los golpistas...Siga leyendo, haciendo click en el título...

La doble moral de la Comunidad Internacional ha vuelto a ponerse de manifiesto con el intento de golpe de estado en Ecuador. Mientras que en Ecuador rechazan el golpismo, lo apoyan y lo sustentan económicamente en Honduras.



Pero en el país centroamericano (Honduras) también rechazaron el golpismo, al principio. Gobiernos como el de Estados Unidos de América (EEUU), los Europeos o los latinoamericanos que firman Tratados de Libre Comercio, están interesados en las propuestas de los golpistas que pasan por privatizarlo todo y darle la gestión de los privatizado a las empresas privadas que forman parte de la misma oligarquía que gobierna en la mayoría de los países de la Comunidad Internacional.



Esta situación puede observarse claramente en España donde la última reforma laboral del gobierno neoliberal de José Luis Rodríguez Zapatero, ha sido aplaudida por los empresarios -la patronal- mientras que los trabajadores han hecho una exitosa Huelga General contra el gobierno.



La Unión Europea reconoció abiertamente su interés en que Honduras volviera al Sistema de Integración de Centro América (SICA) "para firmar el Tratado de Libre Comercio" por el cual las empresas privadas europeas gestionan ya el agua, la educación, la sanidad y otros recursos naturales.



Por eso la imagen democrática mostrada al principio por la mayoría de los países se va transformando paulatinamente en la justificación, el reconocimiento y el apoyo a los golpistas. Semanas después del golpe en Honduras, EEUU financia al gobierno golpista, España pedía amnistía para los golpistas además de impedir un acto de democracia como era la celebración de un referéndum para que el pueblo se expresase, y Colombia se reunía con miembros de la dictadura como reconocimiento diplomático. Otros países como Panamá, Italia, Francia, Alemania, México, Perú, Israel entre muchos otros se unieron a esta situación.



Teniendo en cuenta la enorme cantidad de cosas que el Ecuador de Correa tenía en común con la Honduras de Zelaya -expulsión de las bases nortemaericanas, la adhesión al ALBA y por tanto el rechazo de los Tratados de Libre Comercio, el fin del latifundio, una nueva constitución, democracia participativa, aumento de sueldos, acabar con la sanidad y la educación privadas entre otras iniciativas- no hubiera sido extraño que este apoyo a Ecuador hubiese durado el tiempo que hubiera tardado la Asamblea Nacional integrada sólo por golpistas -la Policia golpista de Ecuador echó a los diputados revolucionarios- en aprobar una renuncia falsa del presidente Correa, y convocar elecciones.



Más aún cuando se ha demostrado que los EEUU han participado activamente en el intento de golpe de estado en la nación sudamericana, al igual que hicieron en Honduras. Subvención de grupos desestabilizadores, corrupción de los cargos militare y de la policía, formación de los militares en su territorio y una embajada injerencista es el actuar de los EEUU en estas situaciones.



En Honduras un miembro del parlamento que apoyó el golpe de estado, la represión sangrienta contra el pueblo y votó a favor de todo lo propuesto por Micheletti, es ahora un presidente reconocido internacionalmente excepto por los países de la Alianza Bolivarina Para Los Pueblos de Nuestra América - Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).



Uno de los golpistas ha sido aceptado por las grandes democracias occidentales, después de ganar unas elecciones con menos del 30% de participación, sin Observadores Internacionales y con denuncias de fraude del Gobierno Legítimo. Pero la Comunidad Internacional dejó de oir a Zelaya desde el mismo momento en que la dictadura empezó a dar conceciones a las grandes empresas.



De hecho la Comunidad Internacional no reconoció esas elecciones, ¿cómo pudo reconocer el resultado de unas elecciones que según la propia Comunidad Internacional no reconocía?



El resultado de esas elecciones, es el nuevo dictador de Honduras, el golpista Pepe Lobo, quién no pudo ganar a Zelaya en las urnas en el año 2005. Pepe Lobo, presidente según las democracias occidentales como EEUU, los países europeos y varios gobiernos latinoamericanos, ha despedido a ciudadanos por simpatizar o militar en la oposición, ha matado con escuadrones de la muerte, según las organizaciones de derechos humanos y lleva adelante una represión que no distingue entre niños, mujeres o ancianos. Ha bajado los salarios que aumentó Zelaya, está devolviendo las tierras a los latifundistas, quitando las ayudas que se dieron con el gobierno de Zelaya, las cuales ayudaron a que en 3 años la pobreza descendiera en 14%.



La Comunidad Internacional se ha destapado, sus intereses económicos están por encima de las decisiones soberanas, ejercidas democrática y pacíficamente por las decisiones mayoritarias de los pueblos.