Bolivia: Evo Morales promulga Ley contra el racismo y discriminación

Aporrea.org
08/10/10

El presidente de Bolivia, Evo Morales, promulgó este viernes desde el Palacio gubernamental la Ley Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación, la cual fue aprobada por el Senado en la madrugada y que contempla sanciones monetarias y suspensión de la licencia a cualquier medio de comunicación que publique expresiones contra sectores específicos de la población.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


La firma por parte del mandatario se hizo a las 08H49 locales (12H49 GMT) en un acto celebrado en el Palacio Quemado, junto con los presidentes de las Cámaras de Senadores y de Diputados, René Martínez y Héctor Arce, respectivamente, quienes les hicieron entrega del reglamento al jefe de Estado boliviano.

Morales expresó su satisfacción por la aprobación de este nuevo estatuto porque busca reivindicar los derechos de los pueblos más desprotegidos de Bolivia.

"Son más de 500 años de racismo y luego de 185 años de vida republicana, 184 de ser un Estado colonial y un año de ser un Estado Plurinacional, aprobamos una ley para acabar con el racismo y la discriminación", sostuvo.

Aseguró que "cambiar profundamente las normas tiene su costo, no todos pensamos igual (...) esta norma busca la igualdad para todos los bolivianos".

El Jefe de Estado calificó el día como "una nueva fecha histórica" para Bolivia, "especialmente para los hermanos que hemos sufrido productos del racismo y la discriminación".

Durante su alocución explicó que en Bolivia existe un gran sentimiento racista en contra de los pueblos originarios y afrobolivianos. En este sentido, leyó algunos artículos publicados por la prensa donde se expresan, de manera humillante, de su persona y de algunos miembros del Gobierno.

Indicó que luego de que se celebrara el nuevo año Aymara distintos artículos de opinión se expresaban de manera soez del acto, además colocaban en sus textos frases como "Evo Morales y su 'evocaína' no nos debe atemorizar" o "coyas de... que no reflejan el sentimiento de mi pueblo, nos han mandado a un criminal, mediocre, bruto, oveja, llama".

Mencionó que algunos periodistas aseguran que la bolivarianidad no existe y que más bien es una mentalidad separatista, pero indicó que estos comentarios no son emitidos "por todos los profesionales, sólo por algunos, pero por culpa de esos pocos pecan todos"

Esta ley fue pensada luego de que en el año 2008 un grupo de pobladores quechuas fueron brutalmente maltratados y humillados, por jóvenes radicales de derecha, por el simple hecho de que eran adeptos al presidente Morales.

En esa oportunidad los campesinos fueron trasladados a la Plaza de Armas, de la ciudad de Sucre (sur), para ser obligados a pedir perdón de rodillas ante una multitud.

Los jóvenes derechistas, ligados a una organización civil de Sucre, "arremetieron con patadas y puñetazos directamente contra el rostro de los campesinos sorprendidos que se retorcieron en el piso por los intensos golpes que recibieron", según reportó en ese momento el diario digital Erbol.

Éste y otros actos similares despertaron la necesidad de hacer una ley que protegiera los derechos de los grupos más desamparados de la sociedad boliviana, pero en esta oportunidad, los medios de comunicación eran los responsables de velar por la integridad moral de los originarios y de evitar la difamación pública de los mismos.

Ante la aprobación, algunos diarios opositores al Gobierno publicaron en sus primeras planas frases como "no hay democracia sin libertad de expresión" y dejaron sus páginas en blanco como una medida de protesta a dos artículos que, según sus directores, podría atentar en su contra.

En respuesta a este tipo de aceveraciones, el senador de la Cámara Alta, David Sánchez, sostuvo que "no hay libertad sin responsabilidad".

Esta ley está siendo respaldada por grupos mestizos, quechuas y aymaras, cansados de las múltiples humillaciones e insultos en medios como "indios de mierda", "raza maldita" y otros más duros aún que han sido denunciados.

El racismo "es un mal nacional; debemos ser uno de los países más racistas del mundo", sostuvo un comentarista en la ciudad de Santa Cruz, José Ros.

Morales igualmente ha sido víctima del racismo pues, pese a su condición de Presidente, ha sido maltratado con insultos publicados por la prensa como "indio analfabeto e ignorante", y "narcotraficante".

"Llegó la hora de defender la igualdad, no es posible que algunos medios continúen atacando al pueblo y a los más pobres. El racismo es la práctica más antidemocrática que existe en el mundo", afirmó Morales este jueves en una entrevista concedida al programa La Hojilla, que transmite Venezolana de Televisión (VTV).

"Ha llegado la hora de acabar con las prácticas de racismo en Bolivia, porque es la práctica más antidemocrática que existe en el mundo debido a que no respeta la igualdad entre los ciudadanos", añadió.

Los artículos a los que las empresas de comunicación enfocan su rechazo son el 16, el cual dicta sanciones económicas e incluso el cierre de medios que publiquen ideas racistas y discriminatorias, y el número 23 que fija que los periodistas y dueños de medios de comunicación que sean acusados de incurrir en actos racistas no podrán contar con ningún tipo de privilegios al ser procesados.