Miles de personas se manifiestan en el País Vasco contra la tortura

Aporrea/Rebelion
31/10/10

Varios miles de personas secundaron ayer en san Sebastián la manifestación convocada por el Grupo contra la Tortura-Torturaren Aurkako Taldea (TAT), bajo el lema 'Torturarik ez!' (¡Tortura no!'), y en la que participó una nutrida representación de la izquierda abertzale entre los que se encontraban dirigentes como Rufi Etxeberria, Joseba Alvarez, Niko Moreno, Tasio Erkizia, Jone Goirizelaia, Arantza Urkaregi o Miren Legorburu.
...Siga leyendo, haciendo click en el título...
Los participantes partieron a las seis menos cuarto de la tarde y recorrieron la distancia que separa el túnel del Antiguo del Boulevard donostiarra. En la marcha contra la tortura también tomaron parte representantes de EA, como Maiorga Ramírez y Santi Merino, de Aralar, como Oxel Erostarbe y Rebeka Ubera, los secretarios generales de ELA y LAB, Adolfo Muñoz y Ainhoa Etxaide, respectivamente.

En la manifestación, que transcurrió sin incidentes tras una pancarta que portaban, entre otros, familiares de los miembros de ETA Igor Portu y Mattin Sarasola, se escucharon consignas contra la tortura, en favor de la amnistía y contra el Estado y la policía españolas, así como a favor de la juventud vasca, en referencia a la operación policial contra Segi.

Los participantes finalizaron la marcha en el Boulevard donostiarra, donde dos representantes del TAT leyeron un manifiesto en el que denunciaron que la tortura "es una realidad oculta en Euskal Herria" y "se decide en una oficina de Madrid".

Además, agradecieron la unión de agentes políticos, sociales en esta causa y consideraron que, con juicios como el celebrado esta semana en la Audiencia de Gipuzkoa contra 15 guardias civiles, "se ha dado un paso importante para acabar con esta violencia brutal, inhumana y sexista".

Finalmente, pidieron que se "desmonte todo el entramado que hace posible esta lacra", al tiempo que consideraron que "la decisión para acabar con la tortura tiene que ser política".


REPRESENTACIÓN POLITICA


En declaraciones previas al inicio de la manifestación, el dirigente de la izquierda abertzale y alcalde de Elorrio (Bizkaia), Niko Moreno, dijo que, "desgraciadamente, todavía hoy, en el 2010, vemos como en este país tenemos que manifestarnos en contra de la tortura, con lo cual esto significa que sigue existiendo".

A su entender, con ejemplos como el caso de presuntas torturas sobre los miembros de ETA Portu y Sarasola, es preciso "volver a denunciar que en este Estado la tortura tiene sitio y forma parte de la estrategia represiva contra la izquierda abertzale".

"La denuncia y la movilización social son el camino si queremos un nuevo escenario, si queremos llegar a construir la paz, a un escenario donde todos los derechos de todas las personas sean respetados", agregó.

Por su parte, el coordinador EA en Navarra, Maiorga Ramirez, indicó que su presencia en la manifestación es para decir "no a la tortura y sí a los derechos humanos y sí al futuro de un pueblo que quiere vivir en libertad, desterrando todo resto de franquismo".

Para ello, advirtió, "es fundamental la implicación de la sociedad" y, en ese sentido, ha destacado la importancia de "la gran presencia de ciudadanos que hoy nos hemos concentrado desde diferentes posiciones para decir no a la tortura y sí a un nuevo ciclo, en el que estos episodios que tiene que sufrir la ciudadanía vasca sean cosas del pasado".

A su juicio, es "fundamental la presencia hoy de miles de personas reivindicando el derecho a una sociedad en paz, donde todos los derechos humanos, civiles y políticos sean respetados".

Ramirez manifestó que se está "abriendo la cuenta atrás para que los episodios de tortura y de vulneración de derechos humanos y derechos civiles sean cosas del pasado". "Somos optimistas, pero ese optimismo necesita del apoyo y de la implicación de la ciudadanía, pero vamos a superar todos y cada uno de los casos que supongan una vulneración de derechos básicos para que la ciudadanía viva en libertad y por un futuro en el que los derechos de nuestro pueblo sean respetados", concluyó.
Por su parte, el coordinador de Aralar en Gipuzkoa, Oxel Erostarbe, aseguró que "el Estado español no da garantías de que no se tortura", porque "no puede ser que se crea la versión oficial desde el inicio hasta el final" y que se indulte "enseguida" a los agentes de la Policía Nacional o de la Guardia Civil condenados por torturas. Asimismo, explicó que la vigencia de la incomunicación de los detenidos "deja hueco a la tortura".