Suspicacias en Reino Unido por acuerdos con Francia

Prensa Latina
02/11/10

El ministro británico de Defensa, Liam Fox, aseguró hoy que Reino Unido mantendrá su independencia al descalificar los temores ante una eventual pérdida de soberanía tras el acuerdo militar suscrito con Francia, sin precedentes en las relaciones bilaterales.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


* Francia y Gran Bretaña buscan mayor poderío militar

Fox recalcó que el tratado anglo-francés y una cooperación más estrecha entre las fuerzas armadas no suponen un peligro para la soberanía de su país, en medio de la repercusión que generó aquí la reunión entre el primer ministro David Cameron y el presidente Nicolás Sarkozy.

Queremos una cooperación más estrecha, queremos poder actuar más estrechamente a partir de intereses mutuos, pero conservaremos la capacidad de actuar por separado cuando intereses nacionales específicos así lo requieran, argumentó el titular a la emisora Radio 4 de Londres.

Fox hizo notar una diferencia respecto a la posición conservadora de los euro-escépticos, reacia a otorgar poder a la Unión Europea en materia de defensa nacional, e insistió en que Reino Unido mantendrá su independencia soberana.

Rechazó así las preocupaciones expresadas en algunos medios de prensa acerca del papel de las fuerzas británicas bajo el mando francés.

Dijo que las tropas británicas ya han actuado a las órdenes de otros países en operaciones de la OTAN. Basta recordar la participación en las guerras de Afganistán (2001) e Iraq (2003), comandadas por Estados Unidos.

Según la fuente, el ejército británico sirvió bajo el mando galo en la fuerza multinacional de ocupación en los Balcanes, en la década de los años 90 del pasado siglo.

El acuerdo rubricado en Londres por Cameron y Sarkozy amplía la cooperación militar bilateral a la creación de una fuerza expedicionaria conjunta, participación en investigaciones y ensayos nucleares, entre otros ámbitos de la esfera castrense.

Fox resumió sus elogios al nuevo pacto con París a la posibilidad de lograr una coherencia en la doctrina militar de las dos potencias europeas y una asociación estrecha entre las industrias armamentistas.

La prensa británica señala que precisamente Francia y Reino Unido son los aliados de la OTAN que más gastan en defensa y las únicas potencias nucleares en Europa occidental.