Bruselas amenaza con multar a España por no contar con planes de emergencia para 24 industrias peligrosas

PMA
04/11/10

España podría enfrentarse a una multa por no haber establecido planes de emergencia en 24 instalaciones industriales peligrosas para hacer frente a accidentes graves en los que intervengan sustancias tóxicas, según la advertencia lanzada por la Comisión Europea (CE). El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) ya sentenció el pasado marzo que España incumplía la normativa comunitaria sobre accidentes industriales.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


"A la CE le preocupa que, seis meses después de la sentencia del tribunal, no se hayan establecido aún tales planes en el caso de 24 instalaciones industriales potencialmente peligrosas", explicaron desde Bruselas. La amenaza de multa adopta la forma de una carta de emplazamiento, primera fase de un procedimiento de infracción. Al haber ya una sentencia condenatoria del TUE, el Ejecutivo comunitario puede reclamar la imposición de multas si las autoridades españolas no corrigen la situación.

La normativa comunitaria establece que deben establecerse planes de emergencia para las industrias peligrosas, con el fin de contener y controlar los incidentes para que sus efectos se reduzcan al mínimo. También se persigue limitar los perjuicios para los ciudadanos, el medio ambiente y los bienes. Estos planes abarcan las medidas que deben tomarse fuera de las instalaciones en caso de accidente o emergencia grave. Los programas deben prever, además, operaciones paliativas externas e internas y medidas para facilitar al público información específica sobre el accidente y el comportamiento que debe observar.

España alegó que la directiva no fija ningún calendario efectivo de implantación de estos planes, aunque el TUE rechazó este argumento. La información que obra en poder del Ejecutivo comunitario indica que las autoridades españolas no han establecido hasta ahora planes de emergencia externos en el caso de 24 establecimientos a los que se aplica la directiva, por lo que España no ha tomado todas las medidas necesarias para dar cumplimiento a la sentencia del pasado marzo.