Mueren 23 paquistaníes tras ataque de aviones no tripulados de EEUU

TeleSUR
15/06/10

Alrededor de 23 supuestos insurgentes murieron en las últimas 24 horas en la región paquistaní de Waziristán del Norte, tras ataques de aviones estadounidenses no tripulados, informó este miércoles una fuente de seguridad.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...

El último de los ataque dejó 12 muertos y se produjo en la noche del martes al miércoles contra dos viviendas de Mandi Dargah, cerca de Miranshah, la ciudad principal del distrito de Waziristán del Norte.

En los refugios supuestamente se escondían insurgentes de la red integrista Haqqani, vinculada a la organización de Bin Laden.

"Varios aviones no tripulados de Estados Unidos (EE.UU.) lanzaron siete misiles a dos viviendas de talibanes esta mañana, que mataron a por lo menos doce insurgentes", aseguró un oficial de seguridad a la cadena de televisión local "Geo".

También, en la mañana del martes medios locales informaron que unos 11 presuntos miembros de grupos armados murieron, luego de que la casa en donde se refugiaban fue alcanzada por cuatro misiles disparados por los aviones sin piloto.

Más de una decena de bombardeos de ese tipo se han registrado desde que comenzó el mes de septiembre comenzó una nueva ofensiva contra supuestos talibanes en regiones del norte de Pakistán.

Fuentes extraoficiales han revelado que desde el 3 de septiembre, 11 salvas de misiles estadounidenses han ocasionado la muerte de unas 68 personas en Waziristán del Norte. Sin embargo el hermetismo rodea la realidad que vive Pakistán.

Las fuentes citan que, aunque supuestamente la mayoría de los muertos eran insurgentes, también han fallecido civiles. Más cuando los ataques están dirigidos a refugios de la población atrapada en el conflicto.

Desde hace dos años, los aviones sin piloto estadounidense han disparado más de 120 salvas de misiles en el noroeste de Pakistán y han asesinado a más de un millar de personas, entre oficiales, insurgentes de los talibanes paquistaníes, afganos, de Al Qaida, y muchos civiles, según fuentes del ejército paquistaní.