Desempleo: El FMI afirma que el mercado laboral está en una "situación catastrófica"

IAR Noticias
14/09/10

En un escenario, marcado por un aumento constante del déficit de los Estados, con ajustes compulsivos y crisis social que se agudiza, con el FMI y la OCDE alertando una desaceleración que pone en riesgo la recuperación global de la economía, el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, advirtió de que "el mercado laboral está en una situación catastrófica" y destacó que esta situación "no se revertirá con las recetas de siempre".

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


"Esta crisis, la más grave de todas, ha dejado un desierto de desocupados sin parangón", recordó Strauss-Kahn al inaugurar la conferencia sobre Empleo que hoy reúne en Oslo a expertos y mandatarios europeos, entre ellos el presidente del Gobierno español, José Luis Rodriguez Zapatero, y el primer ministro griego, Giorgos Papandreu.

Según el informe preparado para esta jornada por el FMI y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la crisis generó en apenas tres años 30 millones de desempleados adicionales, lo que eleva la cifra mundial de desocupados a 210 millones.

Strauss-Kahn recordó que la crisis, que "aún no se ha detenido" ha cambiado la estructura económica de los países y puesto a prueba los modelos económicos.

Citó como ejemplo el comportamiento del mercado laboral de Alemania, Japón o Noruega, donde el desempleo apenas se modificó, frente al de aquellos países que vieron resurgir de forma dramática el paro porque "sus exportaciones se derrumbaron o se vieron arrastrados por el colapso del sector de la construcción".

Strauss-Kahn se refería implícitamente a España, que junto con Estados Unidos figura en el informe del FMI y la OIT como el país donde el desempleo creció más notoriamente durante la crisis por su excesiva dependencia -y abusos- del sector de la vivienda.

Lamentó especialmente el incremento del desempleo juvenil, que ronda el 40 por ciento en España, el doble que al inicio de la crisis.

A este respecto, Strauss-Kahn dijo que "si no se adoptan las políticas adecuadas para hace frente a esta tragedia, el costo económico y social será tremendo porque estamos hablando de una generación perdida".

El director gerente del FMI reiteró que la crisis no se va a detener y con ella el desempleo, de ahí, insistió, en "la necesidad de cambiar nuestra forma de pensar y nuestras políticas".

"Tenemos que pensar de forma diferente. Esta crisis no es como las demás. Las reglas de juego han cambiado. Esta prueba de fuego no se resuelve con las viejas recetas", señaló Strauss-Kahn, que abogó por una mayor cooperación y coordinación de políticas entre los gobiernos e instituciones.

El Fondo Monetario Internacional, por otra parte, afirmó el viernes que los riesgos a la baja en la recuperación global se multiplicaron debido a las renovadas turbulencias en los mercados de deuda soberana y una continua debilidad en el sector financiero.

En una nota de prensa preparada para los viceministros de Finanzas del G-20, el FMI dijo que el crecimiento global ha sido de alguna manera más fuerte de lo esperado durante el primer semestre de 2010, "pero se proyecta que se desacelere temporalmente durante el segundo semestre de 2010 y el primer semestre de 2011".

"Renovadas turbulencias en los mercados de deuda soberana podrían precipitar una curva de retroalimentación adversa entre el sector financiero y soberano, con efectos indirectos en la economía real a través de mayores costos de financiación bancaria, condiciones de préstamos endurecidas y reducción en los flujos de capital financiero", dijo.

Por su parte, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) advierte de una posible "desaceleración" en el ritmo de la recuperación económica mundial "más pronunciada de lo previsto", tal y como recogen los últimos indicadores económicos, y alerta de la posible necesidad de mantener los estímulos monetarios y posponer la consolidación fiscal en caso de que este retroceso no sea temporal.

En un informe sobre las perspectivas económicas para los países de la OCDE, la institución destaca que el crecimiento de las economía del G7 (Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y Canadá) podría caer a una tasa anualizada de alrededor del 1,5% en la segunda mitad del año, aunque reconoce que existe una "gran incertidumbre" en las perspectivas dada la existencia de signos tanto positivos como negativos en la economía.

En concreto, explica que el crecimiento del consumo privado se puede ver contraído por los ajustes adicionales realizados por los hogares tras la crisis, así como por las dudas sobre la evolución del desempleo.

Además, apunta que una economía más débil y la incertidumbre existente en los mercados de deuda soberana podrían afectar también al sistema financiero y al crecimiento de la demanda privada.