El FMI y la OCDE alertan sobre una desaceleración de la economía global

IAR Noticias
14/09/10

En un escenario, marcado por un aumento constante del déficit de los Estados, con ajustes compulsivos y crisis social que se agudiza, con la persistencia fantasmagórica de la desocupación, y mientras la bolsas y las macro empresas y bancos siguen cosechando ganancias multimillonarias que se contradicen con los números de la economía real, el FMI y la OCDE proyectan una desaceleración que pone en riesgo la recuperación global de la economía.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


El Fondo Monetario Internacional dijo el viernes que los riesgos a la baja en la recuperación global se multiplicaron debido a las renovadas turbulencias en los mercados de deuda soberana y una continua debilidad en el sector financiero.

El FMI, en una nota de prensa preparada para los viceministros de Finanzas del G-20, dijo que el crecimiento global ha sido de alguna manera más fuerte de lo esperado durante el primer semestre de 2010, "pero se proyecta que se desacelere temporalmente durante el segundo semestre de 2010 y el primer semestre de 2011".

"Renovadas turbulencias en los mercados de deuda soberana podrían precipitar una curva de retroalimentación adversa entre el sector financiero y soberano, con efectos indirectos en la economía real a través de mayores costos de financiación bancaria, condiciones de préstamos endurecidas y reducción en los flujos de capital financiero", dijo.

El FMI también citó al mercado de propiedades de EEUU como una fuente de riesgo a la baja, con el incremento en ejecuciones poniendo más presiones sobre los balances de los bancos y posiblemente causando una reducción en créditos disponibles a la economía.

La "nota de vigilancia" del G-20 preparada para una reunión de viceministros en Gwangju, Corea del Sur, el 4y el 5 de septiembre, no cambió ninguno de los pronósticos oficiales del FMI. El organismo predijo que la producción global se expandirá 4,6 por ciento en 2010 y 4,3 por ciento en 2011, comparado con un declive de 0,6 por ciento en 2009.

El informe no menciona específicamente las políticas monetarias entre los miembros del G-20, entre los que están los importantes países emergentes de China, India y Brasil. Sin embargo, sí dice que una sostenida y saludable recuperación del crecimiento mundial descansa en el reequilibrio de la demanda interna y externa.

Las economías avanzadas deben mostrar un fortalecimiento de la demanda privada y un incremento en las exportaciones netas, mientras que los países exportadores, notablemente en Asia emergente, deben depender más de la demanda interna y menos de las exportaciones, señala el reporte.

El FMI también pidió el reequilibrio de incluir planes creíbles de las economías avanzadas para recortar los déficit de presupuesto en el futuro.

"Este ajuste fiscal debiera comenzar en 2011, incluso si la actividad es modestamente más débil que lo que se proyecta. La consolidación fiscal sigue siendo esencial para el crecimiento fuerte y sostenido en el mediano plazo", según el organismo.

"Más pronunciada de lo previsto"

Por su parte, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) advierte de una posible "desaceleración" en el ritmo de la recuperación económica mundial "más pronunciada de lo previsto", tal y como recogen los últimos indicadores económicos, y alerta de la posible necesidad de mantener los estímulos monetarios y posponer la consolidación fiscal en caso de que este retroceso no sea temporal.

En un informe sobre las perspectivas económicas para los países de la OCDE, la institución destaca que el crecimiento de las economía del G7 (Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Italia, Reino Unido y Canadá) podría caer a una tasa anualizada de alrededor del 1,5% en la segunda mitad del año, aunque reconoce que existe una "gran incertidumbre" en las perspectivas dada la existencia de signos tanto positivos como negativos en la economía.

En concreto, explica que el crecimiento del consumo privado se puede ver contraído por los ajustes adicionales realizados por los hogares tras la crisis, así como por las dudas sobre la evolución del desempleo.

Además, apunta que una economía más débil y la incertidumbre existente en los mercados de deuda soberana podrían afectar también al sistema financiero y al crecimiento de la demanda privada.

Por el contrario, los componentes de la demanda que impulsan la economía durante las crisis cíclicas, como la inversión privada, están ya en niveles muy bajos respecto al PIB, lo que, unido a los sólidos resultados financieros de las empresas, indican que es improbable que vuelva a debilitarse la inversión. Además, los inventarios se están acercando a los niveles deseados.

Por otro lado, la OCDE asegura que no está claro si la pérdida de impulso en la recuperación es temporal o pondrá de manifiesto una mayor debilidad subyacente en el consumo privado en un momento en que las políticas de estímulo están siendo retiradas.

Así, apunta que si esta desaceleración es temporal, la respuesta política adecuada sería posponer la retirada de los estímulos monetarios durante unos meses, al mismo tiempo que se mantiene la consolidación fiscal prevista para hacer frente a situaciones "insostenibles".

Por países, la OCDE espera un crecimiento de la economía estadounidense del 2% en el tercer trimestre y del 1,2% en el cuatro trimestre, mientras que para la economía canadiense lo sitúa en el 2,2% y 2,3%. Por su parte, Japón crecerá un 0,6% y un 0,7% en el tercer y cuatro trimestre de 2010, respectivamente.

La organización prevé un peor panorama para los principales de la zona euro. Las economías alemana y francesa crecerán un 0,7% en el tercer trimestre, mientras que la italiana se contraerá un 0,3%. En el último trimestre del año, según la OCDE, Alemania crecerá un 1,1%, Francia un 0,3% e Italia un 0,1%. Mientras, el Reino Unido registrará un crecimiento del 2,7% y el 1,5% en el tercer y cuarto trimestre, respectivamente.