El sistema advierte: Peligra la recuperación de la economía mundial

Manuel Freytas
IAR Noticias
14/089/10

El escenario más temible: Desaceleración de la economía, baja del consumo y agravamiento del desempleo mundial. Esta combinación (letal) retroalimenta una olla a presión de crisis social (que ya cobra forma en la eurozona) y un panorama de incertidumbre económica entre los analistas, líderes empresariales y gobernantes del sistema a escala global.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


Y la nueva advertencia llega de dos de los organismos más representativos del capitalismo dominante: La OCDE y el FMI.

"Peligra la recuperación de la economía mundial", y el mercado laboral se encuentra en "situación catastrófica", son los títulos sobresalientes en dos informes simultáneos que difundieron los dos máximos organismos del capitalismo global.

En un escenario, marcado por un aumento constante del déficit de los Estados, con ajustes compulsivos y crisis social que se agudiza, y luego de que la OCDE alertara el fin de semana sobre una desaceleración que pone en riesgo la recuperación global de la economía, el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, advirtió de que "el mercado laboral está en una situación catastrófica" y destacó que esta situación "no se revertirá con las recetas de siempre".

"Esta crisis, la más grave de todas, ha dejado un desierto de desocupados sin parangón", recordó Strauss-Kahn al inaugurar la conferencia sobre Empleo realizada en Oslo.

Y puso el dedo en la llaga. O sea, en el costo (económico y social) que demandará a los Estados capitalistas (empezando por EEUU y las economías centrales) los ajustes fiscales y el salvataje (con dinero público de todos los contribuyentes) de los grandes conglomerados bancarios y empresariales que hicieron estallar la "burbuja" del colapso financiero a escala global.

La contradicción: Si bien los "rescates estatales" reactivaron la capitalización y las ganancias de los grandes bancos y empresas (los pulpos del capitalismo trasnacional cotizantes en Wall Street y en los centros financieros mundiales) se mostraron impotentes para recuperar las dos piedras fundamentales de la economía real capitalista: El consumo y el empleo.

Y este es el punto central de preocupación de las autoridades centrales: Consumo y empleo son la piedra angular, el detonante, de cualquier proceso de de reactivación económica.

La crisis fiscal (producto del déficit comercial y recaudatorio del Estado) se sumó al panorama de agravamiento del desempleo (principalmente en EEUU y Europa), a la no reactivación del consumo (producida por la desaparición del crédito para la producción), y a los interrogantes que persisten en caso de que los bancos centrales decidan levantar los estímulos (planes de rescate) a bancos y empresas.

Estos puntos centrales marcan el panorama de "incertidumbre" que vive el establishment dirigencial de la economía a escala global.

The Wall Street Journal, el vocero más influyente de la economía imperial, lo precisa este martes en un artículo: "Cuando apenas ha transcurrido un año desde el comienzo de la recuperación, su vigor inicial se ha debilitado abruptamente, lo que ha sumido al mundo en un nuevo período de incertidumbre".

Y añade: "Las esperanzas de que se produzca una recuperación liderada por EEUU se esfumaron luego de que los consumidores estadounidenses decidieran guardar sus billeteras. Las ráfagas de crecimiento en Japón y Alemania pierden fuerza o se prevé que lo hagan. China y otros grandes países en vías de desarrollo siguen creciendo con solidez, pero a un ritmo más moderado que hace unos meses"

"Dos motores tempranos de la recuperación —el estímulo fiscal y el reabastecimiento de inventarios por parte de las empresas— se desvanecen con rapidez. Las autoridades tienen opciones limitadas para inyectar una dosis de estímulo. La gran pregunta es si, y cuándo, el consumo privado y la inversión empresarial llenarán el vacío", continúa el Journal.

En agosto pasado, La Reserva Federal (FED) dio a conocer una evaluación negativa sobre la situación económica norteamericana. El banco central estadounidense emitió un comunicado informando que "el ritmo de la recuperación de la actividad y del empleo se desaceleró en los últimos meses". Y situó como causal, la persistencia del desempleo y la no reactivación del consumo.

"Hasta ahora, la evidencia es contradictoria. Las crecientes clases medias en las economías emergentes podrían proveer un impulso. Pero las empresas en EE.UU. y Europa son renuentes a contratar en la medida necesaria para alimentar un renacimiento del consumo", señala el artículo del Journal titulado "La recuperación mundial pierde fuerza y genera incertidumbre" .

"En las últimas semanas, datos de todas partes del mundo revelaron una desaceleración del crecimiento. Las empresas que se habían apresurado a reponer sus inventarios ahora piden sólo lo que necesitan para satisfacer la demanda existente, lo que afecta toda la cadena de suministro", señala.

Dea cuerdo con las perspectiva del Journal, "Los gobiernos europeos, desde Grecia al Reino Unido, comenzaron a recortar el gasto y elevar los impuestos para reducir sus déficits presupuestarios. Incluso Alemania, que tiene una posición fiscal más sólida, contempla reducir el gasto este año. Es probable que el ajuste de cinturones desacelere la economía de la la zona euro, que creció a una tasa anualizada de 3,9% en el segundo trimestre".

Economistas de Goldman Sachs Group Inc. estiman que la menor inversión fiscal restará alrededor de medio punto porcentual al crecimiento anualizado de EEUU en los próximos tres trimestres.

"El estancamiento llega en momentos en que los gobiernos recortan el estímulo fiscal o, en el caso de China y otros países asiáticos, reducen el crédito para impedir un recalentamiento de la economía", concluye The Wall Street Journal.

La evolución de la crisis

La crisis hipotecaria en EEUU primero, la crisis financiera luego, terminaron de configurar un proceso económico-recesivo que devino después en crisis social de la mano del desempleo y la caída del consumo en EEUU y Europa

Finalmente, en medio de un proceso de "recuperación débil" (con crecimiento del desempleo y baja del consumo) sobrevino la crisis fiscal, con epicentro en Europa, marcada por la insolvencia de los Estados para afrontar sus deudas públicas.

Desde que estallara el colapso bancario y bursátil en septiembre de 2008, el sistema nunca pudo recuperarse, y finalmente la crisis de la "economía de papel" terminó impactando en la "economía real", primero en las metrópolis imperiales de EEUU y Europa, extendiéndose luego por toda la periferia "subdesarrollada" y "emergente" de Asia, África y América Latina.

No obstante las "señales optimistas" que lanzan Obama y las autoridades europeas, los propios datos oficiales prevén que, con los mercados de crédito paralizados, en los próximos meses más empresas ingresen en un proceso de bancarrota y anuncien nuevos despidos (sumados a los ya existentes), y los consumidores se ajusten aún más el cinturón, a medida que la ausencia de crédito afecta su capacidad de endeudamiento.

Desde el desenlace de la crisis financiera, septiembre de 2008, el sistema capitalista central (EEUU-potencias del euro) ensayó tres formas combinadas para "trasladar" la crisis al conjunto de la sociedad:

A) El capitalismo financiero, con el argumento de la "catástrofe económica" utiliza dinero público (de toda la sociedad) para salvar al capitalismo privado y generar un nuevo ciclo financiero de rentabilidad del capital. En este proceso, el peso del costo lo llevan los sectores sociales menos "diversificados" que pagan impuestos a través de sus ingresos y salarios.

B) El capitalismo industrial o comercial, con el argumento de la "catástrofe económica" reduce "costo laboral" despidiendo empleados, reduciendo salarios y suprimiendo beneficios sociales, y "sobreexplotación" de la fuerza que queda ocupada. Achican otros gastos (e inversiones) de la producción para ganar lo mismo produciendo y vendiendo menos, lo que agudiza la recesión y genera más baja del consumo y despidos laborales.

C) Los Estados capitalistas bajan "costo social" por medio de la reducción del gasto público (salud, vivienda, educación, etc) para compensar la merma de la recaudación durante la crisis.

El resultante es una combinación letal: Desaceleración de la economía, baja del consumo y agravamiento del desempleo mundial, sobre la que la OCDE y el FMI acaban de advertir.

En resumen, los ejes detonantes de una crisis social cuyo desenlace y desarrollo ningún experto del sistema se atreve a pronosticar.

(*) Manuel Freytas es periodista, investigador, analista de estructuras del poder, especialista en inteligencia y comunicación estratégica. Es uno de los autores más difundidos y referenciados en la Web.