Wikileaks: con Estados Unidos en la mira

Prensa Latina
24/10710

Aunque la Casa Blanca ha optado por el silencio, los documentos recién difundidos por el sitio especializado acerca de asesinatos de civiles y torturas destapó la reacción de la opinión pública internacional.
...Siga leyendo, haciendo click en el título...
Los archivos secretos sobre el conflicto en Iraq difundidos la víspera por Wikileaks revelaron que la cifra oficial de víctimas entre 2003 y 2009 alcanzó 109 mil muertos, 63 por ciento de ellas civiles.

Dan cuenta también del uso sistemático de torturas y abusos cometidos con la anuencia de las fuerzas aliadas que invadieron esa nación centroasiática hace siete años con Estados Unidos y Reino Unido a la cabeza.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) demandó al presidente estadounidense, Barack Obama, que investigue lo ocurrido en Iraq pues los informes revelan violaciones a los acuerdos contra la tortura.

El investigador jefe de la ONU en esa materia, Manfred Nowaka, indicó que "la Casa Blanca tiene la obligación moral y legal de investigar" ante "sospechas de complicidad norteamericana con la tortura".

Nowaka advirtió que si las autoridades de Estados Unidos desconocen lo ocurrido después de la invasión a territorio iraquí en 2003, "incurrirían en una clara violación de leyes internacionales".

De igual forma, la organización Human Rights Watch reclamó a los gobiernos de Estados Unidos e Iraq investigaciones sobre los numerosos crímenes relatados por los documentos.

Los informes de Wikileaks describen el asesinato de mujeres y niños y torturas a prisioneros maniatados y con los ojos vendados perpetradas por el ejército y la policía iraquíes con el consentimiento de los ocupantes.

De acuerdo con los documentos filtrados, hubo unas 15 mil víctimas civiles en Iraq, lo que contrasta con los reportes de las fuerzas aliadas que por años ocultaron esos datos.

Si bien la Casa Blanca no se ha pronunciado, el jefe de Estado Mayor estadounidense, almirante Mike Mullen, consideró este domingo a través de la red Twitter que la difusión de los archivos es irresponsable.

Mullen señaló que la decisión de Wikileaks "pone en peligro vidas humanas y aporta a los enemigos informaciones importantes".

El viceprimer ministro británico, Nick Clegg, criticó igualmente la difusión de los documentos, aunque admitió que las acusaciones "son extremadamente serias" y deben ser estudiadas.

Julian Assange, fundador de Wikileaks, defendió la víspera la publicación de los archivos del Pentágono, que la semana pasada ejerció una fuerte presión para evitar la salida a la luz de los textos.

El Departamento de Defensa estadounidense alertó que la difusión de los informes comprometería la seguridad de las tropas destacadas en territorio iraquí que integran unos 50 mil soldados norteamericanos.

Assange sostuvo en rueda de prensa ofrecida en esta capital que espera corregir "el ataque a la verdad" cometido por las autoridades estadounidenses antes, durante y después de la invasión a Iraq.

Wikileaks anunció la próxima difusión de 15 mil textos de inteligencia sobre la guerra en Afganistán que se unirán a los 75 mil revelados en julio pasado, causantes del enojo de la Casa Blanca y de la OTAN.