Parlamento francés aprueba polémica reforma de pensiones

TeleSUR
27/10/10

La Asamblea Nacional de Francia aprobó definitivamente este miércoles el polémico proyecto de ley de reforma de jubilaciones, impulsado por el Gobierno de Nicolas Sarkozy, en víspera de nuevas jornadas de huelgas y manifestaciones por parte de la mayoría de los sindicatos de la nación europea que rechazan la normativa.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...

La reforma de jubilaciones contempla aumentar de 60 a 62 años la edad mínima legal para que los franceses puedan jubilarse y de 65 a 67 años para cobrar la pensión completa, cuando no se haya cubierto el período de cotización, que actualmente es de 40 años y seis meses y que pasará a 41 años en 2012.

Luego de que el Senado refrendase este martes el texto, la aprobación de la polémica reforma es el penúltimo paso para convertirse en ley, cuando el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, deba oficializar con su firma la normativa.

Según el Palacio del Elíseo (sede de la Presidencia francesa), la ley estaría promulgada para mediados del próximo mes de noviembre.

Tras estas acciones gubernamentales en las que Sarkozy ha advertido que no cederá en esta reforma, con la cual espera fortalecerse antes de una reestructuración de gabinete con miras a la elección presidencial de 2012, los sindicatos han llamado para este jueves a una nueva jornada de huelga y a otra sesión de movilizaciones el próximo 6 de noviembre.

La Confederación General del Trabajo (CGT) de Francia aseguró que las protestas continuarán. Por su parte, la confederación Francesa Democrática del Trabajo (CFDT) trata de recuperar el diálogo social, negociando otros aspectos de la política social y laboral, como el empleo de los jóvenes y los mayores.

Las protestas contra la reforma de las jubilaciones constituyen la mayor crisis para el presidente francés desde su elección, en el año 2007.

El déficit actual del sistema de jubilaciones y la necesidad de nuevas formas de financiación son claves en esta reforma.

Para 2010 el déficit del sistema de jubilaciones (en el sector público y privado francés) asciende a 32 mil millones de euros (aproximadamente 40 mil millones de dólares).

El recorte anunciado por el Gobierno de Sarkozy de 45 mil millones de euros (unos 56 mil millones de dólares) antes de 2013, busca reducir el déficit público, que actualmente es del ocho por ciento, al tres por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) .

Francia se comprometió ante sus socios europeos a reducir su déficit al seis por ciento en 2011, 4,6 por ciento en 2012 y tres por ciento en 2013.

Francia cuenta con más de 15 millones de jubilados y para el 2050 esa cifra podría elevarse a 23 millones de personas que accederán a su pensión.