Uruguay: reclaman más investigaciones sobre detenidos desaparecidos

Prensa Latina
19/09/10

La joven Macarena Gelman reclamó un trabajo más profundo y una línea y voluntad clara del gobierno uruguayo y del Poder Judicial en la búsqueda de los restos de detenidos desaparecidos, informa hoy la prensa local.
...Siga leyendo, haciendo click en el título...
Macarena, nacida en cautiverio en 1976, hija de padres desaparecidos y nieta del poeta argentino Juan Gelman, conoció su identidad real en el año 2000, después de varios años de búsqueda de su abuelo.

En declaraciones al diario La República, Macarena calificó de insuficientes los trabajos impulsados por el gobierno uruguayo en materia de búsqueda de detenidos desaparecidos, por el accionar represivo de la última dictadura cívico-militar (1973-1985)

"Reconozco el trabajo de todos los ámbitos y no desacredito lo publicado por el Estado en la materia, todo lo aprecio, pero debería impulsarse un trabajo más profundo, con una línea y voluntad clara, necesariamente coordinada entre el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial", remarcó.

Ejemplificó con el hallazgo de Ubagesner Cháves Sosa y Fernando Miranda tras el aporte de datos sobre sus paraderos lo que demuestra, dijo, "el importante grado de conocimiento de algunas personas sobre el lugar preciso de entierro de restos".

Afirmó aguardar con escepticismo el resultado de las futuras excavaciones en el Batallón 14 por cuanto, señaló, ha tenido varias experiencias negativas en anteriores pesquisas en esa unidad militar.

El Estado uruguayo deberá comparecer ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos el 4 de octubre, cuando varios testigos declararán sobre los efectos de la Ley de Caducidad en las investigaciones judiciales impulsadas en este país.

El 22 de diciembre de 1986, tras la caída de la dictadura, el Parlamento uruguayo aprobó la citada norma con los votos de legisladores de los partidos Blanco y Colorado, conservadores, y la oposición del Frente Amplio, ahora en el gobierno.

La normativa impide procesar y condenar a militares y policías que cometieron secuestros, torturas, violaciones de detenidas, asesinatos, ocultamientos de cadáveres y otros crímenes de lesa humanidad entre 1973 y 1985.