Irán captura soldados de EEUU y Ahmadineyad se reúne con el presidente sirio

20/09/10
IARNoticias

Tal vez sea real, o tal vez solo forme parte del frente de guerra psicológica. A la creciente tensión del conflicto de Medio Oriente en las últimas horas se sumó una noticia inquietante. Según una agencia iraní, siete soldados norteamericanos fueron detenidos al entrar ilegalmente en Irán cerca de la ciudad de Saravn en el sureste de la provincia iraní de Sistán-Beluchistán, en la frontera de este país con Pakistán....Siga leyendo, haciendo click en el título...El Departamento de Defensa de EEUU, por su parte, negó el domingo que Irán haya capturado a siete soldados estadounidenses en la frontera con Pakistán, como afirmaba la agencia semiestatal iraní Fars.

En una declaración a la cadena de televisión NBC, un alto oficial del Pentágono señaló que no hay soldados estadounidenses en paradero desconocido cerca de la frontera entre Irán y Pakistán.

Las alegaciones de que se ha detenido a siete militares, indicó el mando, son "una información falsa".

Fars había indicado que, cuando fueron detenidos, los siete militares estadounidenses trataban de entrar en Irán de forma ilegal con la ayuda de dos personas de nacionalidad iraní que lograron escapar.

Según la agencia semiestatal, que no cita fuentes ni en qué momento ocurrió el supuesto arresto, la detención se produjo en Kuhak, cerca de la ciudad de Saravan (sureste iraní), en la frontera con Pakistán.

Curiosamente, también los Guardias de la Revolución desmintieron el la detención de siete soldados norteamericanos en una zona fronteriza entre Irán y Pakistán, señalando que ningún militar de esa nacionalidad ingresó a territorio iraní.

Según la televisión iraní PressTv, fuentes de los Guardias de la Revolución calificaron de "infundada" la información de la detención de los soldados, que había sido divulgada por la agencia semi oficial Fars, afín a los propios Guardias de la Revolución.

La infromación de Fars llega cinco días después de la liberación, bajo fianza de medio millón de dólares, de la norteamericana Sarah Shourd, quien fue detenida el año pasado junto con otros dos ciudadanas de la misma nacionalidad en la frontera con Irak.

Shourd llegó hoy a EEUU procedente de Omán, donde se reunió con su madre, Nora Shourd.

Las autoridades iraníes acusaron a los tres norteamericanos -dos de los cuales siguen en prisión- de ingresar ilegalmente en Irán para cometer actos de espionaje, acusación que rechazaron.

El incidente, curiosamente desmentido desde ambos frentes, coincide con otro episodio llamativo en el marco del conflicto con Irán

En una escala de su viaje a Nueva York, donde llegó este domingo para para participar en la Asamblea General de la ONU, el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, se reunió el sábado con su par de Siria, Bachar al Asad, según la agencia oficial siria, SANA.

La televisión siria se hizo eco de informaciones procedentes de Teherán según las cuales Ahmadineyad dijo que conversaría con Al Asad sobre la situación regional y temas bilaterales.

El sábado, en Teherán, el presidente iraní calificó como "sólidas" las relaciones entre Siria e Irán y dijo que sus contactos con las autoridades de Damasco forman parte del "fortalecimiento de la cooperación y coordinación en temas regionales".

La reunión entre Ahmadiyehad y Al Asad se produce días después de que se reanudaran las negociaciones de paz entre Israel y el sector de Abbas , auspiciadas por EEUU y boicoteadas por Hamás.

El presidente iraní visitó Damasco en febrero pasado para estrechar los lazos entre los dos países, poco después de que la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, expresara su deseo de que Siria se aleje progresivamente de Irán.

En esa oportunidad, Ahmadiyehad se reunió también con el líder político del movimiento palestino Hamás, Jaled Meshal, que vive exiliado en Damasco, y con el jefe del movimiento chií libanés Hezbolá, Hasan Nasrala.

Israel y EEUU acusan a Irán y Siria de suministrar armas a estos dos grupos de la resistencia en Líbano y en Gaza.

Las periódicas y cíclicas "conversaciones de paz" conviven con los despliegues y ejercicios militares, con las amenazas de ataque o defensa, o con la escalada armamentista que convierte a la región en un polvorín siempre punto de estallar.

Irán y Siria, también combinan periódicos llamados a una "mesa de negociación" con amenazas a Israel, e incesantes ejercicios militares con nuevos ensayos de armas y misiles de última generación.

A su vez, una poderosa flota internacional con poder nuclear está desplegada en el Golfo Pérsico frente a las costas de Teherán con la misión de dar cobertura a un eventual ataque militar a la infraestructura y usinas iraníes.

Similar característica, desarrollan los países aliados del eje USA-Israel en Medio Oriente y en el Golfo Pérsico a los que Washington confesamente intenta convertir (por medio de la venta de armas y el entrenamiento) en un escudo contra potenciales acciones militares de Irán.

En este escenario, las posiciones irreconciliables desmontan sistemáticamente la farsa de las "conversaciones de paz" puestas periódicamente en escena por la alianza EEUU-UE-Israel, con Hamás excluido de la mesa.

La noticia de la captura de siete soldados de EEUU por Irán, suma valor agregado a una escalada que no se detiene.