Huelguistas mapuche prefieren morir en dos meses que estar presos por 104 años

TeleSUR
21/09/10

Comuneros chilenos de la etnia mapuche que se mantienen en huelga de hambre desde julio aseguraron que prefieren morir en dos meses antes que permanecer 104 años tras las rejas, en tanto el Gobierno no ofrezca soluciones a sus demandas.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...

El werken de los huelguistas de Angol, Rodrigo Curipán precisó ante periodistas que la sociedad mapuche no depondrá la huelga de hambre que ya lleva 72 días, y agregó que desestiman la supuesta mesa de diálogo por parte del Gobierno por considerar que no presenta una solución eficiente al conflicto.

A pesar del crítico estado de salud que padecen los prisioneros de la etnia chilena, tras los más de dos meses sin ingerir alimentos, los comuneros aseguraron que "por ningún motivo vamos a sumarnos a la mesa de diálogo y tampoco vamos a deponer la huelga de hambre".

"La solución es que el gobierno y parlamentarios actúen de una vez y ajusten las leyes penales a los parámetros internacionales y terminen con las imputaciones mediante la utilización de testigos sin rostro. Y que luego reformalicen a los imputados mapuche como formalizan a cualquier otro ciudadano en Chile", exigió Rodrigo Curipán.

El presidente de ese país suramericano, Sebastián Piñera, anunció establecer una mesa de diálogo en La Araucanía (centro) para llegar a un acuerdo con los comuneros, pero esa situación fue calificada como "señuelo político".

El portavoz de la comuna aludió a un informe entregado por la Cruz Roja Internacional que los insta a abandonar la huelga en un plazo máximo de dos semanas o de lo contratrio, su salud podría "caer en un estado irreversible". A ese respecto, la etnia reiteró que llegarán hasta el final de su situación sin importar las consecuencias.

La Ley Antiterrorista permite aplicar exageradas penas a las personas que van desde doble hasta el triple de las condenas civiles comunes.

Además admite el empleo de procedimientos que afectan el derecho a la defensa, como la utilización de testigos sin rostro, prisiones preventivas por más de un año y medio y secretos de investigaciones.

Por otro lado, La mayoría de los terrenos que reclaman los mapuche son actualmente propiedad de empresas administrativas de los principales grupos económicos chilenos.