La ONU investiga la muerte de 200 niños intoxicados por plomo en Nigeria

Adn
22/09/10

El brote de intoxicación proviene del trabajo por conseguir oro.
El brazo humanitario de Naciones Unidas está expandiendo su asistencia a las autoridades en el norte de Nigeria, donde un brote a gran escala de intoxicación por plomo procedente de los esfuerzos de los residentes de cavar para conseguir oro, terminó con la vida de al menos 200 niños este año.
...Siga leyendo, haciendo click en el título...
Así, un equipo formado por cinco miembros, especialistas en emergencias ambientales, llegó ya a la capital nigeriana, Abuya, según informó ayer la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

Este equipo pasará varias semanas tomando muestras del agua potable y del terreno y analizándolas, y también realizarán recomendaciones sobre cómo eliminar la contaminación procedente del plomo, el mercurio y el cobre.

La OCHA asignó 2 millones del Fondo Central para Respuestas de Emergencia, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) están trabajando con las autoridades sanitarias locales y ONG para tratar a las víctimas del brote.

Por el momento, se estima que la contaminación afectó a unas 18.000 personas, según indicó la portavoz de la OCHA, Elisabeth Byrs, recogida por la BBC. "De las últimas cifras que tenemos, más de 200 niños han muerto de esta intoxicación", aseguró.

"El muestreo adecuado del laboratorio móvil se necesita con urgencia para determinar la escala y la magnitud de la crisis y para ayudar a desarrollar una respuesta rigurosa", indicó la OCHA en un comunicado.

La operación de limpieza implicará la retirada de toneladas de tierra contaminada que tendrán que ser reemplazadas con tierra limpia, señaló. Además, la próxima estación de lluvias podría ralentizar e incluso extender la contaminación, apuntó Byrs.

La contaminación se descubrió a principios de este año durante el programa de inmunización anual del país en el estado de Zamfara, en el norte del país, cuando los médicos se dieron cuenta de que los niños en la región morían en unas cifras inusualmente elevadas. En varias aldeas, se percataron de que prácticamente no había niños.

Los residentes afirmaron que los niños habían muerto de malaria y fue sólo cuando un equipo de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) tomó muestras de sangre de los residentes locales cuando se descubrieron las altas concentraciones de plomo en sangre