Colombia: Juez deja libres a unos traficantes de armas porque no fueron capturados 'en el horario establecido'

22/09/10
Aporrea.org

Una juez declaró ilegales unas capturas al considerar que los allanamientos que se efectuaron para esas capturas se realizaron fuera del horario establecido por el código de procedimiento penal de Colombia....Siga leyendo, haciendo click en el título...La juez con funciones de control de garantías aseguró que el allanamiento se realizó antes de las 6 de la mañana y la norme establece que estos se deben hacer entre las 6 de la mañana y las 6 de la tarde.

Los allanamientos se realizaron fuera del horario debido a que la fiscal consideró que se debía hacer una excepción por la complejidad de la red criminal.

Los uniformados capturados en el operativo continúan detenidos.

El operativo

En una operación del CTI y el Ejército fueron detenidas 44 personas. Entre los capturados figuran siete suboficiales del Ejército y la Policía activos y 12 militares retirados.

En el atentado que dejó 8 policías muertos hace dos semanas, en Putumayo, se habría usado explosivos que vendió una red de la que formaban parte siete suboficiales del Ejército y la Policía activos y 12 militares retirados, entre los que está un coronel.

La directora del Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía, Marilú Méndez dijo: "Se logró acabar con la organización y todos están siendo investigados por porte y tráfico de armas y concierto para delinquir. Llevaban dos años haciendo negocios con morteros y aparatos de munición que sacaban del Ejército", explicó.

Según la directora del CTI, la red lograba ventas de por lo menos $100 millones al mes.

El operativo, en 11 ciudades del país, y que dejó también la incautación de 11 cajas de granadas de mortero, sistemas de visión nocturna, un detector de minas de última generación, accesorios para armamento pesado y 250.000 dólares falsos.

El material robado en muchos casos fue transportado en camiones del Ejército. Los uniformados detenidos eran armerillos de distintas unidades, por lo que aprovecharon el acceso al armamento para sacarlo de los batallones.

El general Javier Rey, comandante de la Aviación del Ejército, dijo que la banda había iniciado contactos con traficantes de armas internacionales e intentaban conseguir elementos de guerra para ingresarlos al país por Perú o Ecuador. La operación se inició por un faltante de munición en un batallón de Palmira (Valle).