Documentos Desclasificados: Desde el comienzo Bush y su equipo buscaron la guerra contra Irak

Aporrea.org
Traducción Ivana Cardinale
23/09/10

Consejeros del ex presidente George W. Bush Jr. se enfocaron en derrocar al régimen de Saddam Hussein tan pronto él asumió la presidencia y discutió cómo justificar una guerra en Irak poco después de invadir a Afganistán en 2001, señalaron el miércoles documentos oficiales.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


Unas horas después de los ataques del 11 de septiembre 2001, el entonces Secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, habló de atacar a Irak y como también a Osama Bin Laden, según notas de una reunión ese día, muestran nuevos documentos desclasificados.

Rumsfeld le dijo a un abogado del Pentágono que fuera donde su subdirector y obtener “apoyo” mostrando un supuesto enlace entre el régimen iraquí y el fundador de Al Qaeda, según los documentos expuestos por el Archivo de Seguridad Nacional en Washington, un instituto de investigación independiente.

El gobierno de EEUU desde entonces reconoce que el régimen de Saddam no tuvo parte en los ataques del 11-S.

En junio y julio del 2001, oficiales de la administración aprovecharon tubos de aluminio interceptados como prueba de que Irak estaba buscando tener armas nucleares, hasta antes de una evaluación preliminar de los tubos, según dos memos del Departamento de Estado para el Secretario de Estado, Colin Powell.

Un memo señala el interés del gobierno de EEUU en “promocionar la interdicción para nuestra ventaja” y “sacar la historia correcta” en torno a los tubos, los cuales pronto se supo que no tenían conexión nuclear.

Confrontar a Irak también fue el foco de un memo en julio 2001 para la consejera nacional de seguridad en aquel momento, Condoleeza Rice, con Rumsfeld instando a una reunión de alto nivel sobre las políticas hacia Bagdad.

Expresando preocupación de que las sanciones estaban mostrando un fracaso y que las defensas aéreas de Irak estaban mejorando, Rumsfeld advirtió: “Dentro de unos años EEUU indudablemente tendrá que confrontar a Saddam armado con armas nucleares”

Prediciendo un resultado optimista lejos del resultado que produjo la invasión a Irak, Rumsfeld dijo que la imagen de Washington en la región y el mundo se beneficiarían del derrocamiento de Saddam.

“Si el régimen de Saddam fuese derrocado nosotros tendríamos una mejor posición en la región y en otros lugares”, escribió Rumsfeld. “Un gran triunfo en Irak aumentaría totalmente la credibilidad e influencia de EEUU en la región.

Otro documento muestra a Rumsfeld discutiendo planes de guerra para Irak sólo dos meses después de la invasión de EEUU a Afganistán en 2001.

En una reunión con el entonces Jefe del Comando Central de EEUU, General Tommy Franks, el jefe de defensa le dijo que alistara las fuerzas para la “decapitación” del régimen iraquí.

En temas de debate con fecha 27 de noviembre, Rumsfeld enumeró posibles desencadenantes que la administración Bush podría utilizar para comenzar una guerra, incluyendo una acción militar iraquí en contra del enclave protegido por EEUU en el norte de Irak, descubrimiento de lazos entre Saddam y los ataques de ántrax, y disputas con las inspecciones de armas de la ONU.

En un memo del 18 de diciembre 2001, la unidad analítica del Departamento de Estado advirtió que Francia y Alemania probablemente se opondrían a una invasión a Irak sin pruebas concretas de que Bagdad estaba detrás de los ataques del 11-S.

El mismo memo advierte que el apoyo británico para una guerra de EEUU sería un costo político para el primer ministro Tony Blair, y podría disparar una reacción de la población musulmana del país.

Respaldar la invasión de EEUU “podría traer una radicalización de los musulmanes británicos, cuya mayoría se opusieron a los ataques del 11-S pero están crecientemente impacientes en torno a lo que ellos ven como una campaña anti-Islam”, señala el memo.

Los documentos expuestos el miércoles fueron publicados bajo una petición de Libertad de Información.