Saramago mostró al mundo que la causa palestina es universal

ADN
21/06/10

El jefe del Comité de Relaciones Internacionales del partido nacionalista Al-Fatah, Nabil Shaath, lamentó la muerte ayer del escritor portugués José Saramago, de quien dijo que "mostró al mundo que la causa palestina es universal".

...Siga leyendo, haciendo click en el título...

"El compañero José Saramago mostró al mundo que la causa palestina es universal y puede ser asumida por cualquiera que adhiera a los principios de libertad, igualdad, paz y justicia. José fue uno de ellos y se fue como uno de nosotros", afirmó el destacado funcionario y ex ministro de la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

Shaath también transmitió sus condolencias a su familia y amigos y subrayó la labor de solidaridad de Saramago con la causa palestina.

"El nombre de José Saramago se ha escrito con letras de oro en la historia del movimiento de solidaridad con el pueblo palestino, y estamos confiados en que el ejemplo dado por gente como él ha de derivar más tarde que temprano en lograr el objetivo de un Estado Palestino independiente con Jerusalén su capital", apostilló.

El premio Nobel de literatura luso visitó los territorios palestinos en la primavera de 2002, como parte de una delegación de ocho literatos del Parlamento Internacional de Escritores, de la que también forma parte el español Juan Goytisolo.

Acompañados por el poeta palestino por excelencia, el fallecido Mahmud Darwish, el Parlamento de Escritores expresó su solidaridad a las condiciones de humillación en las que vive la población palestina, en general, y sus escritores en particular.

En una rueda de prensa en la ciudad cisjordana de Ramala, Saramago comparó las acciones del Ejército israelí en los territorios palestinos con lo que sufrieron los judíos durante la Segunda Guerra Mundial, en el campo de concentración de Auschwitz.

"Es lo mismo aunque tengamos en cuenta las diferencias de espacio y tiempo", afirmó el escritor luso en la que fue su primera visita a la zona, lo que despertó la ira del Gobierno israelí.

Esa comparación causó también la indignación de algunos de los periodistas que cubrían la rueda de prensa, entre ellos la reconocida periodista israelí Amira Hass, del diario progresista "Haaretz", quien suele defender la causa palestina en sus artículos.

Ante la indignación de esa profesional, el escritor luso subrayó que la única diferencia entre ambos casos es que en el de los palestinos no existen cámaras de gas, como ocurrió en Aushcwitz, donde el régimen nazi de Hitler asesinó a más de un millón y medio de personas, una gran parte de ellos judíos.

1 comentarios:

vito... dijo...

A Saramago algunos le llegamos tarde, pero cuando dimos con él fue para no separarnos más de su prosa cargada de memoria y de ritmo, de música del alma hecha vivencia en cada palabra, en cada párrafo escrito sin acomodo, como con urgencia de expresión notada en el agolpe de las sílabas.Fue un golpe duro saber de su muerte. Más duro fue mirar a posteriori las imágenes de sus restos rodeados de libros, como sustituyendo ellos a quienes en todo el mundo no podremos llegar a Lanzarote, y tampoco a Portugal. Llanto de letras en la biblioteca del pueblo, flores asombradas ante el honor no esperado y un pueblo pequeño que no sabe como manejar el hecho de estar dando la vuelta al mundo sin sobrecogerse ante el protagonismo.

Poco le queda ahí, en la biblioteca. Pero es ese el verdadero momento de homenaje. Libros, recogimiento, cero televisoras y llanto silencioso de pobladores que compartieron su cotidianidad.

Tal vez así fue mejor. Cuando llegue a Portugal el flash de las cámaras le hará sentir incómodo, tan incómodo como ya se siente al saber que quienes no fueron capaces de defender la postura de su obra, y respetar sus principios serán los primeros en lanzar un “ay” frente a las cámaras.

Pensándolo bien, se queda Saramago. Solo sus huesos se prestarán un rato al protocolo. Luego todo será cenizas que volverán a la patria chica y al Olivo de Lanzarote, para descansar, esta vez sí, en Paz.

No creyó en Dios, pero no importa. Nosotros creemos a la vez en el Supremo y en su perfección expresada en ese hijo Saramago que seguramente polemizará con él, donde se encuentren.

Sean Bendecidos, salute a tutti

vito...