Israel presentará polémica ley que obliga a nacionalizados a jurar lealtad al Estado

TeleSUR
10/10/10

El Gobierno de Israel aprobó la presentación de un controversial proyecto de reforma ante el Parlamento que consiste en obligar a cada individuo que adquiera la nacionalidad y sin importar la religión que profese, jurar lealtad a ese país como "Estado judío y democrático".

...Siga leyendo, haciendo click en el título...

"Todos aquellos que quieren convertirse en ciudadanos israelíes naturalizados deberán declarar que serán ciudadanos leales al Estado de Israel como Estado judío y democrático", explicó Netanyahu a los ministros reunidos en sesión semanal, antes del voto.

La enmienda es impulsada por el ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman bajo el consentimiento del primer ministro, Benjamin Netanyahu, quien pidió a los miembros del Gobierno su voto en favor de la iniciativa que considera "la esencia del sionismo".

"El Estado de Israel es el Estado-nación del pueblo judío, al mismo tiempo que un Estado democrático en el que todos los ciudadanos judíos y no judíos, benefician de derechos totalmente iguales", agregó Netanyahu.

Con 22 votos a favor y 8 en contra, la propuesta recibió la aprobación en la sesión del Consejo de Ministros que se cumple cada semana. De los votos en contra, seis pertenecen al Partido Laborista y dos al derechista Likud, organización política de Netanyahu.

El ministro de Defensa, Ehud Barak, recomendó a sus ministros a votar, según su conciencia, mientras el ministro de las Minorías, Avishay Braverman, expresó que "la enmienda no tiene ninguna razón de ser, salvo la de satisfacer los arreglos políticos entre Netanyahu y el ministro de Exteriores, Lieberman".

El partido Israel Beiteinou de Lieberman, representa el principal apoyo del primer ministro israelí en el Parlamento ya que cuenta con 15 escaños.

La llamada Enmienda a la Ley de la Nacionalización, fue calificada de racista por la minoría árabe en Israel. No obstante, algunos consideran que su aprobación podría ayudar a mermar las intenciones de algunos ministros israelíes que buscan prolongar los asentamientos judíos en Cisjordania.

Sin embargo, el titular de Exteriores, Avigdor Lieberman, amenazó antes de entrar a la reunión semanal diciendo que la iniciativa "es sólo el comienzo".

Lieberman es conocido por sus esfuerzos para minimizar la presencia árabe en Israel, cuya propuesta presentó ante la más reciente Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, de hace nueve días.

Las reacciones contra la medida por parte de los diputados árabes en el Parlamento, fueron inmediatas y los diputados árabes en el Parlamento israelí no escatimaron críticas a la propuesta.

El diario liberal "Haaretz" calificó este domingo la iniciativa de "provocadora, discriminatoria y quizás hasta inconstitucional" en su editorial.

El legislador Ahmed Tibi, ex asesor del histórico líder palestino Yaser Arafat, acusó al Ejecutivo de haberse convertido en un "secuaz" de las "políticas fascistas" de Israel Beitenu, partido que preside Lieberman.

"No hay ningún otro país en el mundo que fuerce a sus ciudadanos a jurar fidelidad a una ideología sectaria. Israel ha probado que no es igualitario, sino más bien democrático sólo para los judíos y judío para los árabes", agregó.

Asimismo, la dirigente del partido de oposición Kadima, Tzipi Livni, se sumó a las críticas y comentó que la medida causará "conflictos internos" y "dañará" la imagen de Israel en el mundo.

Agregó que "no contribuye en nada" a "mantener el estatus del país como un Estado judío con iguales derechos para todos sus ciudadanos".

El proyecto de enmienda requiere tres lecturas del Parlamento para poder convertirse en ley. El Gobierno de Netanyahu tiene la mayoría con 74 de los 120 escaños.