Tras los incendios en Australia, Kevin Rudd declaró: "Estamos ante una matanza"

Adnmundo
09/02/09

La cantidad de vidas que se han cobrado los incendios que están destruyendo el sur de Australia aumenta constantemente y sin pausa.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


Según el último balance de la Policía, son 171 personas las que han fallecido, sin embargo las autoridades sospechan que la cifra aumentará en las próximas horas, a medida que los bomberos logren llegar a las zonas devastadas por el fuego. Alrededor de 400 personas están heridas, muchas de ellas con quemaduras graves.

El primer ministro australiano, Kevin Rudd, dijo que "No hay palabras para describir esto excepto que estamos ante una matanza", y agregó: "La cifra [de fallecidos] es abrumadora y temo que aumente todavía más"

La policía cree que algunos de los incendios fueron provocados. El primer ministro afirmó que una de las ciudades devastadas ha sido "escena de un crimen" que habría aniquilado localidades rurales vecinas a la segunda ciudad más grande del país, Melbourne.

Mientras tanto, uno de los sobrevivientes de Kinglake, Christopher Harvey, lloraba mientras daba testimonio de lo fatal que fue el incendio para esta ciudad. "Todo el mundo se ha ido. Todo el mundo. Sus casas han desaparecido. Están todos muertos en las casas. Todo el mundo ha muerto" dijo, sin poder contener las lágrimas

Con ayuda del Ejército y de hidroaviones, miles de bomberos y de voluntarios siguen combatiendo al fuego. Nueva Zelanda se comprometió a enviar una centena de expertos en la lucha contra los incendios forestales. Estos serán un elemento de intimidación sobre Rudd para que ponga en marcha una renovada política medioambiental

En el estado de Victoria, el fuego destruyó varias poblaciones el sábado a la noche. Algunos fallecieron intentando huir en sus automóviles y otros murieron encogidos en sus casas. Algunos pocos pudieron sobrevivir refugiándose en piscinas o reservas agrícolas.

Las llamas llegaron a la altura de un edificio de cuatro pisos, y los vientos desparramaron los incendios por un área de 40 kilómetros. Según Harvey, "esto va a parecer como Hiroshima. Va a parecer una bomba nuclear. Hay animales muertos en toda la carretera"

Las cifras son abrumadoras. Alrededor de 400 personas se encuentran hospitalizadas, muchas de ellas con quemaduras y lesiones graves. Mas de 750 casas quedaron destruidas.

Según un medico de urgencias, varios pacientes presentan quemaduras en más del 30% de su cuerpo y algunos tienen heridas "peores que las víctimas de los atentados de Bali en 2002".

Los incendios forestales son algo habitual en Australia, pero esta vez las temperaturas de hasta 45ºC, las sequías y los arbustos resecos crearon las condiciones ideales para que el fuego se extendiera con enorme rapidez.