Sarkozy abraza a Estados Unidos y empuja a Francia a abrazar a la OTAN

MSN noticias/AP
13/02/09

El presidente Nicolas Sarkozy está a punto de abrir una puerta que su predecesor Charles de Gaulle cerró de un portazo hace más de cuatro décadas, perjudicando durante años las relaciones entre Francia y Estados Unidos.

El mandatario desea integrar nuevamente el país en el mando militar de la OTAN, lo que rechazó el general hace más de 40 años por considerarlo demasiado centrado en Estados Unidos, además de ser una amenaza para la independencia de Francia.


...Siga leyendo, haciendo click en el título...


La medida aumentaría la influencia de la potencia nuclear gala en Europa y Washington. Además, podría enterrar los restos de animosidad entre ambos países por la guerra de Irak.


Empero, dentro de la alianza los cambios serían mínimos, por lo menos en lo militar.
Las fuerzas francesas han servido a las órdenes de la OTAN en Bosnia, Kosovo, Afganistán y otros lugares, con frecuencia en primera fila.

Tiene ya destacados mandos en el cuartel general de la alianza en Bruselas. Los diplomáticos sostienen que el único tema importante la colocación de varios centenares de militares franceses en la estructura de mando de la alianza.

El verdadero cambio en curso reside en la visión geopolítica que pueda tener de sí la propia Francia. Podría ser un acontecimiento sísmico, y explica la resistencia a los planes de Sarkozy incluso en las filas de su partido.

Francia ayudó a formar la Organización del Tratado del Atlántico Norte en 1949. En 1966, de Gaulle se retiró de la estructura del mando, empeñado en forjar una trayectoria menos dominada por Estados Unidos en plena guerra fría.

Retiró a Francia del mando militar conjunto, expulsó a la alianza de su sede central en París y clausuró las bases militares estadounidenses en territorio francés.

Francia, en opinión del entonces jefe de la defensa gala, el general Charles Ailleret, adoptó la doctrina militar de "todos los puntos de la brújula", protegiéndose en todos los frentes, cultivando lazos con los países fuera de la esfera de influencia estadounidense y emplazando sus bombarderos estratégicos y misiles nucleares según sus criterios.

Ahora, Sarkozy desea integrar a Francia en el seno de la OTAN, antes de que el país y Alemania realicen en abril una conferencia cimera con motivo del 60mo aniversario de la alianza.

Hasta ahora, Francia se ha mantenido fuera del grupo nuclear de la alianza y su comité planificador.

La integración permitiría a sus mandos elaborar los planes de contingencia de la OTAN, lo que obligaría a París a aportar la totalidad de su parte alícuota del presupuesto común.

El vicepresidente estadounidense Joe Biden dijo que recibiría con agrado la medida. El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, aguarda la carta de Sarkozy anunciando la vuelta de Francia.

Empero, privadamente muchos compatriotas de Sarkozy sostienen que ha herido el orgullo de Francia y que ha traicionado la historia.

Francia no desea ser una "Gran Bretaña, segunda parte", dijo el jueves al jefe de la alianza el legislador gaullista Jacques Myard, que milita en el partido conservador de Sarkozy. En Francia, la OTAN es considerada con frecuencia un club regentado por estadounidenses y sus leales socios británicos.