Ex niño soldado relata atrocidades de la guerra en Congo

Univision
11/02/09

Durante una audiencia judicial, un ex niño soldado contó serenamente el martes cómo mató y mutiló personas durante una batalla en una escuela religiosa en el Congo oriental hace unos seis años.

El joven testificó ante la Corte Penal Internacional que durante su infancia fue raptado mientras caminaba a su casa desde la escuela y que fue enviado a brutales campamentos de entrenamiento del ejército dirigidos por el líder de milicia Thomas Lubanga. El testigo le dijo a un panel de tres jueces que en esa época tenía unos 11 años.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


Lubanga, fundador y ex líder del movimiento político Unión de Patriotas Congoleños y de su ala armada, se ha declarado inocente de los cargos de reclutar y usar a niños soldados en los conflictos tribales de 2002 a 2003.

El joven habló casi dos semanas después de que empezó a testificar y luego se retractó, al parecer porque estaba asustado de estar en la misma sala de tribunal con Lubanga.

Su identidad no se ha revelado y Lubanga no ha podido verlo debido a una cortina colocada en la sala del tribunal para proteger su identidad.

El testigo hizo un relato de la realidad fría de una batalla con combatientes de la tribu rival Lendu, cerca de una escuela de misioneros.

"Fuimos hasta donde estaba la misión. En la misión matamos a quienes estaban allí, también a los sacerdotes", afirmó a través de un intérprete.

"Capturamos a algunos de ellos, los tomamos como rehenes", dijo. "Les cortamos la boca. Les destruíamos la cara. Eso es lo que los Lendu hicieron también", agregó.

Los fiscales no le pidieron que entrara en más detalles.

El testigo dijo que en los campamentos de la Unión de Patriotas Congoleños aprendió a disparar armas. Dijo que los soldados de más edad lo golpeaban regularmente.

"Nos dijeron que quienquiera que perdiera su fusil sería golpeado hasta morir", aseguró.

El testigo dijo que también le enseñaron a fumar marihuana y tomar cerveza. Los fiscales y grupos defensores de los derechos humanos dicen que este tipo de ejércitos que usan niños soldados frecuentemente los drogan para tranquilizarlos y desensibilizarlos ante los horrores del campo de batalla.

Lubanga es el primer sospechoso en ser llevado a juicio ante la Corte Penal Internacional, el primer tribunal de delitos de guerra permanente del mundo. Fue establecido en 2002.