Rusia advierte de que restos de satélites amenzan a otros aparatos

El Nacional
13/02/09

Los fragmentos de los dos satélites, uno ruso y otro estadounidense, que colisionaron el pasado martes a una altura de unos 800 metros de Siberia, suponen una seria amenaza para otros aparatos que se encuentran en la misma órbita, informó hoy el Centro de Control de Vuelos Espaciales (CCVE) de Rusia.

"Los 800 kilómetros son una órbita muy usada. Es la órbita de sondeo remoto de la Tierra y de telefonía satelital y hay muchos satélites de comunicación en funcionamiento", señaló Vladímir Soloviov, director del programa de vuelos del CCVE, citado por la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


Advirtió de que la nube de fragmentos que se formó tras la colisión de ambos satélites supone una "amenaza real" para los aparatos que se hallan en la misma órbita.


Soloviov agregó que en esa altura hay 66 satélites de la serie Iridium, la misma que la del aparato estadounidense implicado en el choque, que proveen comunicaciones de voz y datos.
Según el científico, los fragmentos podrían causar daños a los satélites, al tiempo que precisó que "todo depende de la energía cinética del impacto".

"La velocidad y masa de los fragmentos son, en este caso, muy importantes", indicó.
Por su parte, la agencia espacial rusa Roscosmos declaró la víspera que los restos de los dos satélites no suponen un peligro para la Estación Espacial Internacional (EEI) ni para su tripulación, que orbita a una altura de cerca de 400 kilómetros.

La colisión se produjo el pasado día 10 entre un aparato espacial Iridium-33 y un satélite militar ruso Cosmos-2251.

Como consecuencia del choque, los fragmentos de los aparatos espaciales se dispersaron a una altura de entre 500 y 1.300 kilómetros, explicó a su vez el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Espaciales de Rusia, Alexandr Yakushin.

El jefe militar no pudo precisar el número exacto de fragmentos, aunque señaló que el sistema de control ruso hace un seguimiento constante de los restos de aparatos espaciales.

La NASA, por su parte, indicó que se necesitará más tiempo para determinar si los fragmentos de los dos satélites causarán problemas a la EEI o a otras naves.

La NASA informó que es la primera vez que se registra un choque de satélites.

El satélite Cosmos-2251, de 900 kilogramos, fue lanzado al espacio en 1993 y después de dos años fue dado de baja de la flotilla orbital rusa, mientras que el aparato estadounidense Iridium-33, de 560 kilogramos, fue puesto en órbita en 1997.