Ecuador: Policía y militares se toman aeropuerto y regimiento y desatan alta tensión política contra Presidente Correa

La Tercera
30/09/10

Policías ecuatorianos protestaban hoy en las principales ciudades del país, en rechazo a una reforma legal que elimina beneficios económicos para la fuerza, en una manifestación que amenaza con paralizar las unidades a nivel nacional.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


Imágenes de televisión mostraban a los policías con uniforme quemando neumáticos en las puertas de uno de los cuarteles policiales mas grande de Quito.

Policías también salieron a las afueras de un cuartel policial en Guayaquil, en donde fueron dispersados con gases lacrimógenos.

Los uniformados cerraron un puente y vías de acceso a la capital económica del país andino, según testigos de Reuters.

"Que se nos devuelvan los que nos quitaron", gritaban los policías, apoyados por sus familias.

En otras ciudades del país los policías también decidieron suspender su trabajo y dejar desprotegidas las calles, narraban medios locales.

La tropa protestaba por una reforma legal del Presidente Rafael Correa, que elimina beneficios económicos por el pago de bonos y eliminación de condecoración.

Los militares se tomaron las pistas de la base aérea que se ubica junto al aeropuerto de Quito, y también la base de Taura en Guayaquil, de acuerdo con testigos de Reuters.

No obstante, el Jefe del Comando de las Fuerzas Armadas de Ecuador, Ernesto González, aseguró que están subordinados a la autoridad del Presidente.

"Estamos en un estado de derecho. Estamos subordinados a la máxima autoridad que es el señor Presidente de la República", dijo el jefe militar en una declaración transmitida por medios locales.

Mientras, autoridades llamaban a la calma y trataban de bajar el tono a las protestas.

"Confiamos en la capacidad profesional de nuestros militares y nuestros policías, confiamos que toda esta situación generada por desinformación sea clarificada lo más pronto posible y confiamos que la situación retorne a la normalidad en pocos momentos", dijo Miguel Carvajal, ministro de Seguridad ecuatoriano, en rueda de prensa.

Ante esta situación, el Presidente Correa se dirigió hasta el regimiento número 1 de la policía en Quito justificando la iniciativa de ley, pero fue abucheado en medio de un tumulto y cuando se retiró los efectivos tiraron gases lacrimógenos.

“Señores, si quieren matar al Presidente, aquí está. Maten al señor Presidente (…) mátenlo si tiene valor, pero seguiremos en la política de justicia, de dignidad. No daremos ni un paso atrás”, dijo Correa.

“Estamos haciendo justicia, estamos aumentando los sueldos, mejorando condiciones de trabajo, mejorando niveles de vida… si quieren destruir la Patria, aquí está, destrúyanla, pero este Presidente no dará ni un paso atrás… Viva la Patria”, agregó el mandatario.

En la mañana Correa se había enfurecido con la Asamblea Nacional, de mayoría oficialista, porque sus propios legisladores mostraron resistencia a unas modificaciones a la ley para reducir el tamaño del aparato público, una norma considerada clave por el gobierno para el avance de su modelo socialista.

La disolución de la Asamblea Nacional permitiría a Correa gobernar por decreto hasta que se convoquen a nuevas elecciones generales, según la Constitución aprobada hace dos años. La decisión del Presidente tendría que ser de todos modos avalada por la Corte Constitucional.