China marca el ritmo para los países del BRIC

Dmitri Kósyrev
RIA Novosti
28/09/10

En la actualidad, China preside el BRIC, la organización de cuatro potencias emergentes: Brasil, Rusia, India y China.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


Por este motivo, la siguiente cumbre de los miembros de este grupo está prevista que se celebre en este país asiático. El año pasado, las reuniones de turno se celebraron en la capital de los Montes Urales, la ciudad rusa de Ekaterimburgo, y en Brasil. El habitual encuentro de septiembre, a celebrarse en territorio chino, de los Ministros de Asuntos Exteriores del BRIC se pactó en Nueva York. Y todo parece indicar que fue una decisión precipitada.

Con anterioridad, los representantes del BRIC se solían reunir en la sede de la ONU, pero en estos momentos el edificio está en obras, así que varias manzanas de la ciudad de Nueva York han tomado el testigo de este edificio como centros diplómaticos del más alto nivel. En la zona en torno a la 1ª Avenida y a las calles 42 y 50 se pueden ver con frecuencia, rodeados de sus guardaespaldas y asesores, a personalidades tales como el Rey de Marruecos o la Canciller alemana, Ángela Merkel.

La legación permanente de China ante la ONU se encuentra bastante cerca, en la calle 35. No obstante, por culpa de unos atascos excepcionales incluso para Nueva York, el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, no pudo llegar al encuentro con sus homólogos a tiempo y la reunión del BRIC se celebró con suma rapidez.

En realidad, solamente los primeros encuentros ministeriales y las primeras cumbres del BRIC fueron largos y complicados: "las potencias del futuro" parecían moverse a tientas, intentando encontrar campos de interés común. En la actualidad, los Cuatro recuerdan más a una organización internacional que ve marchar sobre ruedas sus cada vez más ambiciosos programas de colaboración. En vísperas de la cumbre anterior, celebrada en Brasil, se habían convocado cuatro reuniones de los ministros de Finanzas, los Presidentes de los Bancos Centrales y de los Bancos del Desarrollo. Se entrevistaron también los Secretarios de los Consejos de Seguridad, los Presidentes de las autoridades de competencia, los ministros de Agricultura, los dirigentes de Servicios de Estadísticas y los empresarios.

Ahora que los Cuatro Grandes "siguen el ritmo marcado por el país en la presidencia", es de esperar que bajo la influencia de China, las actividades conjuntas se intensifiquen. Ha surgido incluso un proyecto de edición (en cuatro idiomas) de una "revista del BRIC". Esta es, de momento, una iniciativa con vistas al futuro. Al igual que la idea de los brasileños y los indios de invitar a la organización a su socio predilecto, Sudáfrica, tras lo cual habría que acostumbrarse al nombre de "SudBRIC".

Entre los objetivos concretos trazados en la última reunión ministerial de Nueva York, figura la tradicional coordinación de las acciones y de criterios de los cuatro países de cara a la cumbre del G-20, a celebrar se en noviembre en Seúl.

En un principio, el mismo concepto de la asociación del BRIC no descarta que entre sus miembros haya ciertas discrepancias: China e India, por ejemplo, llevan mucho tiempo enfrentadas por temas fronterizos. No obstante, los une un objetivo común: cumplir con los pronósticos de hace algunos años, que les otorgaban un papel de potencias mundiales a nivel económico y político en un futuro próximo. Por lo tanto, estos países se dan perfecta cuenta de que han de evitar crearse obstáculos en este camino.

Los asuntos económicos clave se suelen decidir en las cumbres de los veinte países más desarrollados del mundo. En las reuniones anteriores, los países del BRIC se apoyaron mutuamente en las negociaciones sobre las cuotas del FMI y sobre las divisas mundiales de reserva. En breve podremos ver en Seúl hasta qué punto sus posturas se mantienen todavía alineadas.

El concepto del BRIC surgió por mera casualidad. Se mencionó por primera vez en el informe presentado por la Fundación "Goldman & Sachs" en 2001 y, posteriormente, en 2003 en otro informe de la misma Fundación, esta vez de un modo más serio. A todo el mundo le pareció importante la aparición de este grupo, por la sencilla razón de que a mucha gente le gustaría ver quebrada la supremacía occidental (Estados Unidos, la UE, Japón y Australia) en el mundo. Y esto ha tenido lugar, entre otros aspectos, en el terreno de la economía. El BRIC, junto con un par de países más, en vísperas de la crisis producían ya el 32 % del PIB mundial, mientras que Estados Unidos tan sólo el 25 %. Las consecuencias de la crisis se dejarán ver a finales del año, pero todo parece indicar que la noticia sensacional de que el BRIC ha asumido el liderazgo económico mundial está en ciernes.

También podría ocurrir que, en un nuevo informe, "Goldman y Sachs" diga "Queridos amigos: nos hemos equivocado, el BRIC no tiene sentido, ya que Rusia y Brasil son mucho más débiles que China e India. Y la crisis ha revelado (lo cual es cierto) los puntos vulnerables de los dos primeros. Disolved el BRIC y dejad de acudir a sus cumbres y reuniones".

Pero ya sería tarde: no hay vuelta atrás. Los cuatro líderes se han acostumbrado a estar en contacto y ya se está perfilando una cierta estructura dentro de los escalones más altos de la arquitectura económica mundial. Teníamos el G-8, pero la crisis demostró que no respondía a la realidad económica, porque no incluía a China, India, Brasil ni a algunos países más. A modo de solución surgió el G-20, dentro del cual los países del BRIC intentan actuar de forma coordinada. Se puede afirmar con alto grado de seguridad que el próximo año, el G-8, bajo la presidencia de Francia, cambiará de perfil y sus estructuras, posiblemente, se ocuparán de los problemas de la pobreza mundial y obras de caridad en África.

En este contexto, no estaría de más acordarnos de la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, encaminada a aumentar el número de miembros con derecho de veto, que no ha llegado a realizarse. Lo que está ocurriendo allí recuerda bastante al Olimpo económico. A lo mejor el BRIC será capaz de aportar su granito de arena también a esta esfera, sacando la reforma del punto muerto.