Wikileaks filtra memorando de CIA que alerta de "exportación de terrorismo"

25/08/10
Tercera Información

La CIA advierte de problemas legales, ya que EEUU no se somete a la jurisprudencia del Tribunal Penal Internacional y tiene acuerdos para garantizar la inmunidad de los ciudadanos estadounidenses ante la corte....Siga leyendo, haciendo click en el título...

Wikileaks filtró ayer en su portal de Internet Wikileaks filtró ayer en su portal de Internet un memorando interno de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), de febrero, en el que advierte del impacto que supondría que Estados Unidos fuera visto en el exterior como un país "exportador de terrorismo". Según la cadena NBC, funcionarios estadounidenses admitieron que el documento, en el que se trata el fenómeno de terroristas con ciudadanía estadounidense que atacan en el exterior, es un memorando de la CIA, pero agregaron que no es precisamente una "bomba" informativa. El informe, que fue elaborado por la unidad "Célula Roja" de la CIA por encargo del director de la agencia, Leon Panetta, analiza las implicaciones que supone para EEUU ser visto como un país "incubador y exportador del terrorismo" en el exterior. Wikileaks ha publicado el memorando pese a las duras y constantes críticas de la Casa Blanca y el Pentágono a su manera de proceder después de la filtración, a finales de julio, de unos 76.000 documentos de la guerra de Afganistán y las presiones para que no difunda las restantes 15.000 páginas que dice tener guardadas. En el documento difundido hoy, la CIA afirma que en el pasado se ha prestado mucha atención a casos de terroristas islámicos con nacionalidad estadounidense que efectúan atentados contra objetivos estadounidenses principalmente en territorio nacional. Pero, asegura, se ha analizado menos el terrorismo de ciudadanos estadounidenses, no necesariamente musulmanes, y que atentan en el exterior contra otros objetivos. Contrariamente a lo que se cree, "la exportación de terrorismo o terroristas no es un fenómeno reciente, ni tampoco ha sido asociado únicamente con radicales islámicos o gente de etnias de Oriente Medio, África o el Sur de Asia", dice el informe. Eso se debe a que se puede creer que la sociedad multicultural, libre y abierta de EEUU reduce el riesgo de radicalismo y terrorismo de ciudadanos estadounidenses, argumenta. El memorando cita casos como el de cinco musulmanes estadounidenses que viajaron el año pasado de Virginia a Pakistán para unirse presuntamente a los talibán y la "guerra santa", o el del estadounidense de origen paquistaní David Headley que, en noviembre de 2008, participó en el atentado terrorista de Bombay. En su análisis, la CIA afirma además que las libertades existentes en EEUU facilitan el reclutamiento de miembros y la comisión de operaciones terroristas, y señala que su principal preocupación ha sido que Al Qaeda infiltre operativos en EEUU. Pero, destaca, esta organización terrorista "podría buscar cada vez más a estadounidenses para que operen en el exterior", porque llevan pasaportes estadounidenses, no se ajustan al típico perfil árabe-musulmán y se pueden comunicar fácilmente con líderes radicales a través de su acceso sin restricciones a Internet y a otros métodos de comunicación. La agencia de inteligencia analiza en su memorando el impacto que pudiera tener el que otros países vean a EEUU como un "exportador de terrorismo". En tal caso, los socios extranjeros podrían estar menos dispuestos a cooperar con EEUU en "actividades extrajudiciales", incluidas detenciones, transferencias e interrogatorios de sospechosos en terceros países. Además, EEUU, como víctima de importantes atentados perpetrados desde el exterior, ha podido presionar a Gobiernos extranjeros para que acepten sus solicitudes de extradición, mientras que si fuera visto como un "exportador de terrorismo" otros países podrían exigir acuerdos recíprocos que podrían afectar la soberanía estadounidense. También podrían pedir información sobre ciudadanos estadounidenses sospechosos y si EEUU se niega a cooperar podrían rechazar a su vez la colaboración. En casos extremos, los gobiernos podrían "sacar en secreto" de EEUU a estadounidenses sospechosos de terrorismo. Por último, la CIA advierte de que si se llegara a ver a EEUU como "exportador de terrorismo" también se crearían problemas legales, pues no se somete a la jurisprudencia del Tribunal Internacional Penal y en su lugar tiene acuerdos bilaterales para garantizar la inmunidad de ciudadanos estadounidenses ante la corte.">un memorando interno de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), de febrero, en el que advierte del impacto que supondría que Estados Unidos fuera visto en el exterior como un país "exportador de terrorismo".

Según la cadena NBC, funcionarios estadounidenses admitieron que el documento, en el que se trata el fenómeno de terroristas con ciudadanía estadounidense que atacan en el exterior, es un memorando de la CIA, pero agregaron que no es precisamente una "bomba" informativa.

El informe, que fue elaborado por la unidad "Célula Roja" de la CIA por encargo del director de la agencia, Leon Panetta, analiza las implicaciones que supone para EEUU ser visto como un país "incubador y exportador del terrorismo" en el exterior.

Wikileaks ha publicado el memorando pese a las duras y constantes críticas de la Casa Blanca y el Pentágono a su manera de proceder después de la filtración, a finales de julio, de unos 76.000 documentos de la guerra de Afganistán y las presiones para que no difunda las restantes 15.000 páginas que dice tener guardadas.

En el documento difundido hoy, la CIA afirma que en el pasado se ha prestado mucha atención a casos de terroristas islámicos con nacionalidad estadounidense que efectúan atentados contra objetivos estadounidenses principalmente en territorio nacional.

Pero, asegura, se ha analizado menos el terrorismo de ciudadanos estadounidenses, no necesariamente musulmanes, y que atentan en el exterior contra otros objetivos.

Contrariamente a lo que se cree, "la exportación de terrorismo o terroristas no es un fenómeno reciente, ni tampoco ha sido asociado únicamente con radicales islámicos o gente de etnias de Oriente Medio, África o el Sur de Asia", dice el informe.

Eso se debe a que se puede creer que la sociedad multicultural, libre y abierta de EEUU reduce el riesgo de radicalismo y terrorismo de ciudadanos estadounidenses, argumenta.

El memorando cita casos como el de cinco musulmanes estadounidenses que viajaron el año pasado de Virginia a Pakistán para unirse presuntamente a los talibán y la "guerra santa", o el del estadounidense de origen paquistaní David Headley que, en noviembre de 2008, participó en el atentado terrorista de Bombay.

En su análisis, la CIA afirma además que las libertades existentes en EEUU facilitan el reclutamiento de miembros y la comisión de operaciones terroristas, y señala que su principal preocupación ha sido que Al Qaeda infiltre operativos en EEUU.

Pero, destaca, esta organización terrorista "podría buscar cada vez más a estadounidenses para que operen en el exterior", porque llevan pasaportes estadounidenses, no se ajustan al típico perfil árabe-musulmán y se pueden comunicar fácilmente con líderes radicales a través de su acceso sin restricciones a Internet y a otros métodos de comunicación.

La agencia de inteligencia analiza en su memorando el impacto que pudiera tener el que otros países vean a EEUU como un "exportador de terrorismo".

En tal caso, los socios extranjeros podrían estar menos dispuestos a cooperar con EEUU en "actividades extrajudiciales", incluidas detenciones, transferencias e interrogatorios de sospechosos en terceros países.

Además, EEUU, como víctima de importantes atentados perpetrados desde el exterior, ha podido presionar a Gobiernos extranjeros para que acepten sus solicitudes de extradición, mientras que si fuera visto como un "exportador de terrorismo" otros países podrían exigir acuerdos recíprocos que podrían afectar la soberanía estadounidense.

También podrían pedir información sobre ciudadanos estadounidenses sospechosos y si EEUU se niega a cooperar podrían rechazar a su vez la colaboración. En casos extremos, los gobiernos podrían "sacar en secreto" de EEUU a estadounidenses sospechosos de terrorismo.

Por último, la CIA advierte de que si se llegara a ver a EEUU como "exportador de terrorismo" también se crearían problemas legales, pues no se somete a la jurisprudencia del Tribunal Internacional Penal y en su lugar tiene acuerdos bilaterales para garantizar la inmunidad de ciudadanos estadounidenses ante la corte.