Paquistán sigue bajo el agua

Prensa Latina
22/08/10

Nuevas avenidas de agua amenazan hoy el sur de Paquistán, un país que desde hace tres semanas sufre las peores inundaciones de su historia, y donde las cifras de la tragedia, aunque preliminares, son de por sí espeluznantes.
...Siga leyendo, haciendo click en el título...
De acuerdo con Saleh Farooqui, director de Atención a Desastres del gobierno provincial de Sindh, todos los esfuerzos están concentrados ahora en salvar la mayor cantidad de vidas posibles en ese territorio sureño.

En las últimas 24 horas, más de 200 mil personas han tenido que trasladarse a lugares altos, agregó el funcionario, citado este domingo por el canal de televisión Geo News.

La cifra de nuevos evacuados en Sindh se suma a los más de 20 millones de personas afectadas por la tragedia, cuya magnitud, aseguran los expertos, supera ya la del terremoto de 2005 en el propio Paquistán, la del tsunami de 2004 en el sur de Asia, e incluso la del sismo de enero pasado en Haití.

Las aguas, que se espera comiencen a retroceder en los próximos días, cubren el 20 por ciento del territorio paquistaní, y han dejado más de mil 500 muertos.

Alrededor de ocho millones de personas, de ellas casi la mitad menores de edad, están en grave riesgo de morir de hambre, o a causa de enfermedades como el cólera y las diarreas.

Estimados hechos por el gobierno calculan en cerca de 600 mil el número de viviendas destruidas, lo que implica que al menos cuatro millones de paquistaníes no tendrán un techo dando guarecerse una vez que cesen las lluvias.

Los daños económicos son igualmente inestimables por el momento, mientras se calcula que cuatro millones de hectáreas de cultivos están anegadas, y se reporta la pérdida de unas 200 mil cabezas de ganado.

La ONU, cuyo secretario general Ban Ki Moon recorrió algunas de las zonas afectadas el domingo pasado, pidió a la comunidad internacional aportar de manera urgente 460 millones de dólares para socorrer a los damnificados.

El canciller paquistaní Shan Mehmood Qureshi, quien asistió a la sesión especial de la Asamblea General del organismo internacional recién celebrada en Nueva York, aseguró este domingo a la prensa local que las donaciones prometidas alcanzan los 800 millones de dólares.

Para algunos, sin embargo, la cifra se antoja todavía insuficiente, en vista de las necesidades apremiantes que tienen hoy día uno de cada 10 paquistaníes, y del enorme costo que tendrá la reconstrucción de un país atenazado también por el fantasma del terrorismo.