Informe filtrado de la CIA evalúa a EEUU como "Exportador de Terrorismo"

IAR Noticias
26/08/10

Wikileaks, la organización "especializada" en la filtración de documentos clasificados oficiales, bajo la mira del Pentágono y de la Casa Blanca, publicó un informe de la Agencia de Inteligencia de EEUU (CIA) que analiza las implicancias de EEUU como un país "exportador de terrorismo".

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


El informe de tres páginas está fechado en febrero de 2010 y afirma que la participación de individuos que viven en EEUU en "actos terroristas, no es un fenómeno nuevo".

El informe titulado ¿Qué pasaría si EEUU fuera visto como "Exportador de Terrorismo?", señala que si éste fuera el caso, el resto de los países estarían menos dispuestos a colaborar con EEUU en la detención, transferencias e interrogatorios de futuros sospechosos.

El informe, que resalta ataques llevados a cabo por judíos, musulmanes o estadounidenses de origen irlandés que residen en Estados Unidos o recibieron financiación proveniente de este país para llevar a cabo sus actividades, cuestiona cómo la percepción exterior de la potencia mundial podría cambiar si los ataques continúan.

"Se ha prestado mucha atención recientemente a los crecientes casos de insurgentes islámicos criados en EEUU realizando ataques contra objetivos estadounidenses, fundamentalmente dentro del país. Pero se ha hecho menos caso del terrorismo que se cría en nuestro país, no exclusivamente de carácter musulmán, y que se exporta al extranjero para atacar a personas que no son estadounidenses", afirma el informe.

La publicación de este informe se produce días después de que el director de la organización, Julian Assange, denunciara la existencia de supuestas estrategias del Pentágono para desprestigiar al sistio online, luego de haber sido acusado de violación en Suecia el pasado fin de semana.

Una fuente oficial citada por la BBC restó importancia al informe de la llamada célula roja (Red Cell, en inglés) de la CIA, diciendo que no era exactamente un informe "con gran éxito en taquillas".

La Red Cell fue puesta en marcha a raíz de los ataques del 11 de septiembre para ofrecer soluciones alternativas, ofrecer enfoques creativos y "producir informes con la intención de provocar el pensamiento más que proporcionar sesudas y respetadas evaluaciones", según consigna la página web de la CIA.

George Little, vocero de la CIA, se pronunció en el mismo sentido: "Este tipo de productos analíticos (...) están diseñados simplemente para hacer pensar y presentar distintos puntos de vista".

Wikileaks se ha visto envuelto en una reciente polémica al publicar más de 76.000 documentos militares que delataban las acciones del ejército estadounidense en Afganistán, un acto que la Casa blanca y el Pentágono calificaron de "altamente irresponsable".

A finales de julio WikiLeaks publicó alrededor de 76.000 documentos reservados del Pentágono sobre la ocupación militar de Afganistán, en los que se revelaba, entre otras cosas, que la Inteligencia de Pakistán --teórico aliado de Washington en la zona-- colaboraba con los talibán, o que el Ejército estadounidense contaba con comandos con el objetivo de asesinar o capturar sin opción a juicio a los líderes de la resistencia.

Los informes coincidían con las advertencias de la CIA y del último comandante militar de EEUU quien fuera destituido por opinar públicamente sobre la ineptitud de Obama y de sus funcionarios para controlar el país ocupado desde el 2001.

La organización Wikileaks, que impulsa la difusión de informaciones secretas, revela parte de lo que se menciona en unos 90.000 informes militares secretos estadounidenses sobre Afganistán, que fueron filtrados el fin de semana a varios diarios y cadenas televisivas de EEUU y Europa.

La organización WikiLeaks anunció en la red social Twitter que publicará otros 15.000 documentos secretos del Pentágono sobre la ocupación de Afganistán que aún posee.

La organización aclara que difundirá los documentos clasificados una vez que se haya completado una revisión destinada a reducir los riesgos de que la difusión de estos datos pueda representar una amenaza para la vidas de las personas que aparecen en los mismos.