El Gobierno de Francia echa mano de sus reservas de petróleo en las vísperas de la nueva Huelga General

18/10/10
Tercera Información

Los trabajadores franceses endurecen su pulso al gobierno de Sarkozy...Siga leyendo, haciendo click en el título...Tras 6 exitosas Huelgas Generales -la ultima de ellas no ha acabado aún- 3,5 millones de personas en las calles, los estudiantes apoyando a los trabajadores y secundando las movilizaciones convocadas por los sindicatos, el gobierno francés ha tenido que usar ya sus reservas de petróleo para garantizar el abastecimiento a sus ciudadanos.

La última Huelga General que aumentó su apoyo entre los trabajadores y también entre el conjunto de los ciudadanos se convirtió en indefinida para los trabajadores del Puerto Fos-Lavera, la mayor vía de entrada en Francia de los productos del petróelo y para los que trabajan en 11 de las 12 refinerías que abastecen a Francia de cumbustible. Los camioneros también se han sumado a esta huelga haciendo "marchas lentas" por las carreteras del país.

Según el delegado general de la UIP, Alexandre de Benoist. "De las cuatro mil estaciones de servicio en los hipermercados, que distribuyen el 60 por ciento del carburante en Francia, hay unas mil 500 sin combustible". El gobierno de Francia considera que en los próximos días, después de aprobar la reforma propuesta por el líder del ejecutivo, Nicolás Sarkozy, la situación mejorará, aunque los sindicatos advierten que cada vez habrá más estaciones de servicio sin combustible, y los efectos de las próximas movilizaciones se notarán en otros sectores estratégicos.

Ahora, los sindicatos celebrarán la séptima Huelga General contra el duro ajusto económico de Sarkozy que plantea aumentar la edad de jubilación de los 60 a los 62 años. Esta Huelga General, sumada a la que ya hay -que está poniendo en jaque al gobierno- y al apoyo social con la que esta cuenta, podría hacer rectificar a Sarkozy, que se mantiene en sus posiciones y ha declarado que no cambiará de postura.

Los sindicatos franceses junto con la izquierda política, social y cultural han declarado que su lucha continuará aunque el miércoles o el jueves el senado apruebe la propuesta del presidente Sarkozy.