Socio de Posada Carriles muere en manos del narcotráfico, revela informe

20/10/10
Aporrea.org

El venezolano Víctor Rivera, viejo socio de Luis Posada Carriles y como él veterano de la CIA, murió por orden del narcotraficante Jorge Mario “el Gordo” Paredes, concluyó la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) que investigó el caso....Siga leyendo, haciendo click en el título...Víctor “Zacarias” Rivera Aguaje, asesinado el 7 de abril de 2008 en la capital guatemalteca, fue comisario de la DISIP venezolana en la misma época que Posada, y ambos compartieron nómina en el aparato represivo de El Salvador en la década del 80.

Rivera, colaborador de la CIA, fue asesor Ministerio guatemalteco de Gobernación hasta que lo despidiera el gobierno de Colom por haber creado su propia estructura de investigación, algo parecido a lo que Posada también desarrolló años atrás en este mismo país centroamericano.

Según la Cicig, el crimen fue perpetrado por los delincuentes Aurelio Ruiz y Werner Gómez Sandoval. Facilitaron los detalles de la ubicación de Rivera, el agente de la Policía Nacional Civil Santiago Enrique García, y la propia secretaria de la víctima, María del Rosario Melgar Martínez.

El asesinato fue perpetrado en plena calle cuando Rivera se desplazaba en su vehiculo en el boulevard Vista Hermosa, de la capital guatemalteca, en compañía de su secretaria, con quien había estado reunido en un restaurante del sector. Dos hombres armados lo alcanzaron con armas de fuego de 9 milímetros y 0.4 pulgadas,

“El Gordo” Paredes fue arrestado en mayo del 2008 en Honduras y luego extraditado a Estados Unidos, donde fue sentenciado a 31 años de prisión por tráfico internacional de estupefacientes. El esclarecimiento del crimen fue posible por las escuchas telefónicas y los testigos que se benefician de un programa de protección.

La secretaria de Rivera recibió 100 000 dólares en una cuenta bancaria en Estados Unidos, que trasladó a Bahamas antes de salir del país.

En 1986, cuando Luis Posada Carriles tuvo que abandonar la operación de tráfico de armas y droga que dirigía en la base aérea salvadoreña de Ilopango por cuenta de la CIA, la agencia lo colocó con “Zacarias” Rivera quien controlaba entonces la Policía Nacional (PN) salvadoreña, bajo las ordenes de la Embajada yanqui, según los propios términos usados en entrevista por este individuo.

Documentos de la época, indican que los agentes de origen cubano y venezolano infiltraron asesores en todas las estructuras clave de los órganos de represión del gobierno Duarte, con un financiamiento oculto de la CIA.

Por otro lado, el ex agente de la DEA, Celerino Castillo, vincula directamente a “Zacarías” con la operación que habìa dirigido Posada Carriles por cuenta de la CIA en Ilopango donde se encontraba entonces Félix Rodríguez Mendigutía, agente de la CIA y hoy jefe en Miami de la Brigada 2506.

Entre 1997 y 2000 Rivera fue asesor del entonces director de la policia salvadoreña, Mauricio Sandoval, conocido socio de Posada, antes de regresar a Guatemala.