Clinton: ¡EEUU puede ayudar con más militares, armas y aviones de guerra para acabar con terroristas e insurgentes!

20/10/10
Tercera Información

1. “Estados Unidos puede hacer más para ayudar a México a combatir los cárteles de las drogas, apuntó Hillary Clinton, los cuales han comenzado a conducirse como terroristas y grupos insurgentes”; además, “están organizados más como paramilitares”. “Estamos siendo testigos de traficantes que socavan y corrompen gobiernos en Centroamérica y de la brutalidad y la barbarie de sus agresiones contra gobiernos, alcaldes y la prensa”. La señora, que parece representar a las corrientes más agresivas y belicistas de los grupos que gobiernan al país, lleva más de un mes diciendo lo mismo. Obama, como presidente quiere lo mismo, es decir, intervenir con más armas, asesorías y ejército si fuera necesario, pero cuida las formas. El presidente mexicano de facto, Calderón, busca ayuda en miles de millones de dólares, pero los yanquis prefieren entregar, aviones, helicópteros, armas, asesoría técnica y militar....Siga leyendo, haciendo click en el título...2. ¿Alguien ignora acaso que tenemos metido a militares yanquis en México “hasta en la sopa”: como agentes de la CIA, del Pentágono, de la DEA, de la Embajada, como asesores militares del ejército, de la Marina, en la policía, en los Consulados, etcétera; además de otros miles de agentes mexicanos que se infiltran en empresas y todas las organizaciones como “orejas” que rinden informe? La señora Clinton, como secretaria del Departamento de Estado, es la jefa de todo ese aparato, conoce perfectamente lo que sucede en México; pero ella habla de otra cosa: de una intervención más abierta y más directa del ejército yanqui porque “el narcotráfico se ha convertido en narcoterrorismo, en insurgencia” y –no se atreve a decirlo- en “insurgencia izquierdista”. ¿Acaso cuando la Clinton compara a México con Colombia –donde la guerrilla de las FARC combate al gobierno desde hace 46 años- no está llamando a asesinar a izquierdistas?

3. Esa misma ayuda militar “antiterrorista” material se está entregando a otros países de Latinoamérica que la han solicitado, sobre todo Colombia, Perú, Costa Rica, Panamá, Honduras, etcétera ¿Cómo pueden los EEUU acrecentar su economía sin amenazar, sin provocar guerras, sin vender armas, sin conquistar mercados, sin controlar el petróleo y demás productos naturales? ¿Cómo los yanquis moverían en su poderoso país millones de fábricas, industrias, gigantescos centros de producción, sin tener asegurado reservas de muchos miles de toneladas de petróleo, de gas, de metales? Es el motivo por el que los llamados “halcones” en política yanqui parecen estarse rebelando contra Obama por no poner en práctica una política más agresiva que obligue a los gobiernos a someterse más a la política yanqui; por ello también Obama, ante el enorme desprestigio de EEUU ante el mundo –sobre todo por la invasión a Afganistán e Irak- busca una nueva cara.

4. Tanto a “halcones” (del partido Republicano y muchos del Demócrata) como a “palomas” (los suaves del Demócrata) de la política gringa les preocupa que el gobierno de México no haya podido frenar y acabar con la enorme “inseguridad” y los miles de asesinatos (más de 30 mil) que se vive en el país; sobre todo les preocupa los estados fronterizos del norte, aunque también del sur. Están realmente exaltados porque en México –el país fronterizo- el ejército ronda las calles en cientos de ciudades, ha establecido un Estado de sitio y está perdiendo la batalla. También en los EEUU han establecido un parecido Estado de sitio, sobre todo sobre los extranjeros de Asia, África y América Latina que trabajan ahí. Hay sellado la frontera con su ejército y si antes para sacar una visa cualquier persona podía tramitarla y obtenerla en un solo día, hoy se requieren semanas, exigen 1000 requisitos e incluso te la pueden negar.

5. En los años sesenta realizamos decenas de grandes manifestaciones en la ciudad de México contra las políticas yanquis en Vietnam, Cuba, República Dominicana, Panamá, así como contra políticas que ofendían el “nacionalismo” mexicano. Hoy, integrada lo que fue la izquierda al gobierno y siendo éste un vil cachorro de los EEUU, aunque la señora Clinton esté amenazando con una abierta intervención del ejército yanqui, nadie parece oponerse. Ya estamos como aquellos lamebotas que dicen que hubiese sido mejor que los EEUU en 1848 se hubieran anexado todo México y no solo la mitad, así ya seríamos estadounidenses. ¿Acaso no ha sido la ideología que se ha extendido por los medios electrónicos informativos en México como producto de los valores consumistas e individualistas? Por eso las grandes luchas obreras y estudiantiles reivindicativas de las últimas semanas en Francia y España deben aplaudirse con entusiasmo.

6. México no solo es un traspatio de los EEUU, sino que los políticos mexicanos –de todos los partidos- se arrastran ante él desde 1982 por lo menos. En años anteriores México dio asilo a miles de ciudadanos españoles, argentinos, chilenos, salvadoreños, etcétera; desde los gobiernos de De la Madrid-Salinas, sobre todo con los gobiernos del PAN, en vez de asilo actúan como policías del gobierno español para deportar a los vascos rebeldes. En los últimos 28 años al firmar México en 1982 aquella “Carta de Intención” que autorizaba al FMI y al gobierno de EEUU ha imponer un programa de “ajuste” y “recuperación”, la poca dignidad e independencia que le quedaba se transformó en una nación que se arrastra como gusano ante los distintos gobiernos de los EEUU. ¿Por qué piensan que todos los candidatos de los distintos partidos deben viajar primero a los EEUU para conseguir el visto bueno de su candidatura?

7. Así es que la señora Clinton está avanzando hacia una mayor ocupación militar de México con la aprobación de Obama y de los halcones del gobierno de los EEUU. En México, aunque Calderón prefiere miles de millones de dólares contantes y sonantes, aplaude –junto a los empresarios- la salvación de su gobierno. Entre tanto pronto nos anunciarán que han llegado a 40 mil las personas asesinadas y que no habrá más remedio que la total intervención del ejército yanqui. Eso podrá llevar a una guerra civil y a una respuesta revolucionaria nacional de la población. No podemos adelantar lo que pasará, pero tampoco podemos silenciar que el gobierno de Calderón y las declaraciones de la Clinton empujan por ese rumbo. ¿Contribuirán esas amenazas al despertar de nuestro pueblo, entre ellos del continente americano? Debemos esperar que así sea, porque de lo contrario continuaremos sometidos.