Así mienten los vendedores de voto electrónico

Javier Smaldone
Blog de Javier Smaldone/Rebelión
17/10/10


Es claro que los únicos que hablamos en contra del voto electrónico somos los informáticos y algunos especialistas en derecho bien asesorados. El común de la gente vive aún en la ilusión de que el voto electrónico mejorará la democracia algún día. Y hay quienes afirman rotundamente que el sueño es realidad hoy mismo, ofreciendo todas las salvaguardas que requiere un sistema republicano.


...Siga leyendo, haciendo click en el título...

En este sentido, resulta muy revelador contrastar los argumentos de venta del sistema con respecto al pobre desempeño que suele tener luego; en particular, en lo que respecta a las garantías democráticas, la transparencia y la confiabilidad. En el siguiente video aparecen, por un lado, Manuel Terrádez (vendedor de la empresa Indra) y, por otro, Cristian Krumm (fiscal informático). Y aunque suene increible, ambos están hablando de la misma elección; el primero unos días antes y el segundo luego de realizada: la acontecida en la ciudad cordobesa de Marcos Juarez el 5 de septiembre próximo pasado.



¿Se puede agregar algo más? Para buscarle algún costado divertido, si es que puede tenerlo, vamos a jugar un poco a “Lie to me” (si, seguro, el Dr. Lightman encontraría mucha más evidencia):

* 0:27 “… que el software que está en estas máquinas es exactalmente el mismo que se auditó“. No se auditó ningún software realmente, ni se llevó a cabo la comprobación de que lo instalado fuese idéntico a lo que apenas se mostró a los fiscales. El este momento, Terrádez ya sabía que tal tarea era imposible de completar en un par de días.
* 0:38: “En el sentido que el software [...] di… hace lo que tiene que hacer“. ¡Cuidado! Todos sabemos que no es lo mismo lo que el software “dice” que lo que el software realmente “hace”.
* 1:48: “Sobre las que se harán la prueba final de que el software que tienen cargado es exactamente el mismo que, insisto, ya se ha auditado, ya se ha hecho la lectura del código fuente, ya se ha… eh… probado el funcionamiento“. Todo esto tratando de poner énfasis, gesticulando como no lo hace en el resto de la entrevista. Terrádez sabe que no se ha auditado nada, deja entrever que el código fuente fue apenas “leído” (y en parte, ya que consta de 40.000 líneas) y sabe de la imposibilidad técnica de comprobar la integridad del software instalado en las urnas electrónicas.
* 2:06 “Estos análisis y auditorías han dado de forma positiva” (amplia sonrisa). Como ya fue dicho, no se hizo ningún análisis ni auditoría tal como los plantea, y él lo sabe. Seguramente todo ha sido “positivo”, pero no para el electorado, sino para Indra.
* 3:08 “Los presidentes de mesa están capacitados para realizar todas las tareas autónomamente.” (gesto de negación moviendo la cabeza). Sabe que esto no es así, de hecho, ante la gran cantidad de problemas (en 30 urnas sobre 62) no sólo los presidentes de mesa no pudieron solucionarlos, sino que los fiscales informáticos tampoco dieron a basto y la Junta Electoral habilitó al personal de Indra a manipular urnas sin supervisión calificada.

¿Le estamos dando el control del acto primigenio de la democracia a gente a la que difícilmente le compraríamos un auto usado? Lamentablemente, parece que si…