El 'Abu Ghraib' británico llega al juez

El Periódico
06/11/10

Soldados e interrogadores británicos fueron ayer acusados ante el Alto Tribunal de Londres de haber «maltratado sistemáticamente» a 220 civiles iraquís, a los que infligieron torturas y abusos.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...

Los abogados que representan a las presuntas víctimas mostraron como prueba dos vídeos filmados en un centro detención, probablemente cerca de la ciudad de Basora. En una de las grabaciones se ve a un iraquí acosado por dos soldados británicos que le insultan a gritos y amenazan con ejecutarle. El preso se queja de que no le han dejado dormir, ni ha comido, ni ha bebido nada durante dos días. Según los abogados, el detenido recibió una paliza salvaje y los golpes y lamentos se pueden escuchar en la cinta.

Los hechos que se están revisando ocurrieron entre marzo del 2003 y diciembre del 2008 y en las alegaciones presentadas por los abogados se incluyen humillaciones sexuales, simulacro de ejecuciones, confinamiento prolongado en solitario y privaciones sensoriales.

En el vídeo difundido ayer en la web del diario The Guardian se ve también cómo los soldados británicos obligan a un prisionero a ponerse unas gafas negras, mientras le colocan unas orejeras. Todos esos métodos están prohibidos por las convenciones de Ginebra.

INVESTIGACIÓN / El tribunal deberá decidir si se abre una investigación pública sobre las denuncias, algo a lo que se niega el ministro de Defensa, Liam Fox. Un portavoz del ministerio señaló ayer que el departamento ya ha nombrado un equipo para indagar sobre lo sucedido. Pero para el grupo de abogados Public Interest Lawyers (PIL), que ha llevado el caso a la justicia, esa investigación interna no basta.

El abogado Michael Fordham se preguntó durante la vista, que deberá durar tres días, si las reiteradas alegaciones de malos tratos no mostrarán la existencia de «un Abu Ghraib británico», en referencia a la infame prisión en que soldados de EEUU cometieron torturas.

Hasta el momento se han celebrado dos investigaciones públicas sobre similares acusaciones. La primera fue por la muerte a golpes del empleado de hotel Baha Mousa, de 28 años, bajo custodia de los soldados británicos en el 2003. La segunda se centró en la muerte de un joven de 19 años, Hamid Al-Sweady y de otros 19 iraquís, algunos de los cuales murieron en mayo del 2004.