El tsunami que devastó Samoa y Tonga se debió a un doble terremoto

Google Noticias
19/08/10

El tsunami que devastó las islas de Samoa y Tonga, en el Pacífico, en septiembre del año pasado y causó 192 muertos se debió a dos terremotos gigantes y casi simultáneos, de los que uno ocultó al otro.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


Así lo señala un trabajo publicado en la revista Nature según el cual se identificó primero un gran terremoto "intraplaca" en la pendiente exterior de la trinchera oceánica, que desencadenó a su vez aparentemente otro seísmo de parecida magnitud en la zona de subducción.

Ese doble seísmo invierte el modelo observado previamente de ese tipo de secuencias e indica que cuando una sacudida muy fuerte desencadena una subducción (hundimiento) de placas tectónicas, puede incrementarse significativamente la capacidad generadora de olas de un maremoto.

Con frecuencia se producen megaterremotos en las zonas de subducción, en las que una placa tectónica se hunde bajo otra.

Alguna vez se ha observado otro tipo de terremoto cuando la parte superior de la placa se dobla hacia arriba para luego hundirse bajo la otra, pero nunca se había detectado el proceso inverso.

Los terremotos ocurridos en septiembre de 2009 a lo largo de la zona de subducción de Tonga han confundido a los científicos ya que las olas del tsunami no llegaron cuando se esperaba que lo hicieran y se caracterizaron además por amplitudes y polaridades anómalas.

Tras estudiar los datos del Sistema de Posicionamiento Global (GPS) y modelos de tsunami, un equipo dirigido por John Beavan, del Instituto de Ciencias Geológicas y Nucleares (GNS) de Nueva Zelanda, descubrió que esa secuencia sin precedentes consistió en realidad en un doble terremoto.

El seísmo que se produjo en la pendiente exterior de la trinchera oceánica ocurrió casi simultáneamente a otro de parecida intensidad en la adyacente zona de subducción de Tonga.

En otro trabajo publicado también en Nature, Thorne Lay y sus colegas de la Universidad de California en Santa Cruz (EEUU) analizaron las ondas sísmicas de esos terremotos y descubrieron que el primero, de 8.1 de magnitud, desencadenó otro evento sísmico de 8 grados en la escala de Richter.