"¿Dónde está Mandela? Bueno, Mandela está muerto"

Paraíso Desahuciado / 22-09-2007

A Bush jr. se le ha adjudicado una nueva frase célebre que supuestamente engrosaría la larga lista de los ya famosos "bushismos".

En un discurso donde defendía su manejo de la política sobre Irak, Bush dijo que la brutalidad del ex presidente iraquí Saddam Hussein había hecho imposible que un líder unificador emergiera y detuviera la violencia sectaria que afecta a la nación árabe. "Escuché a alguien decir ¿Dónde está Mandela? Bueno, Mandela está muerto porque Saddam Hussein mató a todos los Mandelas", dijo Bush. [InfoBae. 21-09-2007]


Normalmente nos apresuramos a burlarnos de Bush y calificarlo de tonto o inculto. Yo creo que no debemos subestimarlo, sino que intentar comprender su mente psicopática.

...Siga leyendo esta noticia, haciendo click en el título...


Para descartar la subestimación facilista, les dejo un foto de Bush con Nelson Madela, de una reunión efectuada recién el 2005, lo que para mí es una prueba de que Bush sabe de qué está hablando y no es una mera equivocación.



Entonces, en honor a la objetividad debo decir que Bush tiene razón, ya que los patócratas como Hussein hicieron imposible que un líder con conciencia moral pudiese emerger en Irak. Él lo sabe porque justamente uno de sus propósitos en Irak es hacer imposible que algún "Mandela" aparezca en el horizonte. Más aún, se ha asesinado a miles de profesores y científicos en dicho país, por esta razón.

¿Qué tiene que ver ser profesor o científico con tener conciencia moral y levantarse como líder de una sociedad para acabar con la patocracia? Responderé eso, pero antes déjenme citar algunos artículos para que el lector tenga una idea de lo que estoy hablando.

Llamamiento internacional urgente para salvar a los profesores iraquíes
Iraq Solidaridad / 25-06-2007 / Traducido por Beatriz Morales
Abdel Razak al-Naas, profesor de Información y Medios de Comunicación Internacionales en la Universidad de Bagdad, asesinado en su coche en el campus de esta universidad el pasado 28 de enero

"Esta situación es un reflejo de la ocupación en su conjunto: una catástrofe de proporciones increíbles desplegada en un clima de indiferencia criminal. Según el Derecho Humanitario internacional, Estados Unidos, como poder ocupante, es el responsable último de la protección de los ciudadanos iraquíes, incluyendo a sus profesores."

Un aspecto poco conocido de la tragedia que asola Iraq es la sistemática liquidación de los profesores del país [1]. Aún siguiendo cálculos conservadores, más de 250 docentes han sido asesinados y otros muchos cientos han desaparecido. Con miles de ellos que huyen del país por temor a perder la vida, Iraq no sólo está sufriendo una importante fuga de cerebros sino que la clase profesional laica del país -que se ha negado a ser cooptada por la ocupación- está siendo diezmada, con las trascendentes consecuencias que esto tiene para el futuro de Iraq. Ya el 14 de julio de 2004, el veterano corresponsal Robert Fisk indicaba desde Iraq:

"El personal universitario sospecha que existe una campaña para privar a Iraq de sus profesores, para completar la destrucción de la identidad cultural del país que empezó en el momento en que el ejército estadounidense entraba en Bagdad."


La oleada de asesinatos no parece partidista ni sectaria, y tiene por objetivo tanto hombres como mujeres, y abarca todo la extensión del país. Es indiscriminada en relación a las especialidades: entre los muertos hay profesores de Geografía, Historia y Literatura árabe, así como de Ciencias.

Según NNUU aproximadamente un 84% de las instituciones de educación superior de Iraq ya han sido quemadas, saqueadas o destruidas. El sistema educativo iraquí era uno de los mejores de la zona; uno de los mayores logros del país era el buen nivel educativo de su pueblo.

Esta situación es un reflejo de la ocupación en su conjunto: una catástrofe de proporciones increíbles desplegada en un clima de indiferencia criminal. Según el Derecho Humanitario internacional, Estados Unidos, como poder ocupante, es el responsable último de la protección de los ciudadanos iraquíes, incluyendo a sus profesores.



Y no sólo profesores se han asesinado de forma masiva, también la mano ha estado muy dura para los científicos, como lo reporta un informe del mismo Departamento de Estado de EEUU.

No nos confundamos, el gobierno de EEUU acusa al Mossad de matar a científicos y profesores. Es cierto que los agentes israelíes están actuando impunemente, como se ha reportado en varias ocasiones; pero no es menos cierto que aquí hay una colusión -a lo menos indirecta- entre los gobiernos de Israel y el norteamericano, o una inducción -incluso a través de ataques de "fasa bandera" que buscan engañar a los mismos norteamericanos- para mantener las condiciones favorables a la división y ponerización de Irak.

Leamos la nota

El Mossad israelí asesina a 350 científicos y 200 profesores universitarios en Iraq
Frente Democrático para la Liberación de Palestina / 02-07-2005

Un gran crimen ocurre tras la cortina en Iraq.

El Mossad israelí, con la participación de los ocupantes norteamericanos en Iraq, ha logrado hasta el momento asesinar a 350 científicos nucleares iraquíes y más de 200 profesores universitarios de los diferentes campos científicos, según un informe hecho por el Departamento de Estado de EUA.

Kadosde: Nótese que el informe es del Departamento de Estado de EEUU, por lo que no es de extrañar que hayan dicho "científicos nucleares". No encontraron armas nucleares ni antecedentes que diera un ápice de prueba sobre algún programa de ese tipo, pero sí encontraron a 350 científicos "nucleares". Vaya manera de mentir.


El documento afirmó que unidades del Mossad y comandos israelíes actúan en los territorios iraquíes desde hace más de un año. Estas unidades están empeñadas especialmente en liquidar a los científicos nucleares iraquíes después del fracaso de Washington en sus intentos de convencer a algunos de ellos para cooperar y trabajar en Estados Unidos.

A pesar de que algunos de esos científicos fueron obligados a trabajar en centros de investigaciones gubernamentales norteamericanos, el reporte afirmó que la gran mayoría rechazó cooperar con los expertos estadounidenses en algunos experimentos. Muchos de estos científicos escaparon desde Estados Unidos hacia otros países.

Aquellos que decidieron quedarse en territorio iraquí, según señaló el reporte, fueron sometidos por largo tiempo al interrogatorio y a la investigación norteamericana y sometidos a la tortura.

Por su parte Israel opinaba que estos científicos, vivos, representan un peligro para la seguridad del Estado Hebreo en el futuro.

El informe también aseguró que Tel Aviv consideraba que la mejor opción respecto a estos científicos era liquidarlos físicamente aprovechando el ambiente de actos de violencia y odio que impera en Iraq.

El documento norteamericano señaló que el Pentágono estaba convencido desde hace 7 meses con el punto de vista del informe de la Seguridad israelí. Para ese fin se decidió que unidades de comando israelíes realizaran esa tarea. Estas unidades sionistas están acompañadas por un equipo especial de respaldo norteamericano.

La tarea del equipo de seguridad norteamericano, según el reporte, es la de ofrecer la biografía completa de estos científicos iraquíes y también la forma de llegar hacia ellos.

El mismo informe asegura que estas acciones vienen desarrollándose desde hace 7 meses, lo que ha producido la muerte de 350 científicos y 200 profesores universitarios de ese sufrido país árabe. Los asesinatos fueron cometidos en las calles iraquíes lejos de sus hogares.

De acuerdo con el reporte, los familiares de estos científicos creen que ellos fueron asesinados durante operaciones terroristas.

La serie de crímenes aún continúa. Las operaciones que lleva la Unidad de Comando israelí prosiguen de forma muy organizada con el respaldo del Pentágono. Según el reporte de Washington, el objetivo de estas operaciones es la liquidación de más de 1000 científicos iraquíes y la causa de las explosiones que se producen en algunas calles de las ciudades iraquíes son, en muchos casos, acciones dirigidas contra ellos.


El punto es que la matanza de científicos, profesores y otros, favorece los objetivos, tanto de los patócratas de EEUU, como los de Israel (que en términos aparentes no son los mismos, pero que Israel ha sabido guiar para que confluyan en su favor).

Una explicación plausible que hace coincidir a estas dos agendas aparentemente distintas (la de los sionistas y la de los neoconservadores), es la que nos proporciona la ponerología política, que, en base a sus investigaciones, propone que uno de los objetivos primordiales para controlar una sociedad, es "forzar a las mentes humanas para incorporar métodos experimentales patológicos y modelos de pensamiento, y consecuentemente aceptar dicho mandato", como lo describe el libro "Ponerología Política". Y en ese esfuerzo psicopático, sería fundamental limitar lo más posible la acción de aquellos individuos que no fuesen fácilmente influenciados por la manipulación de la propaganda y, menos aún, se someterían al nuevo establishment sociocultural.

Lobaczewski escribe:
La gran mayoría de la población forma la sociedad de gente normal, creando una red de comunicaciones informales. Nos conviene preguntarnos porqué esta gente rechaza las ventajas que proporciona la conformidad, y prefiere conscientemente el rol opositor: la pobreza, el acoso y la restricción de las libertades humanas. ¿Qué ideales los motivan? ¿Se trata simplemente de una especie de romanticismo?

Le sería difícil aceptar tal compromiso a una persona con un sustrato instintivo humano normal, con una buena inteligencia básica y con todas las capacidades para tener un pensamiento crítico; devastaría a su personalidad y engendraría una neurosis. Al mismo tiempo, tal sistema lo distingue fácilmente y lo separa de los de su propia clase sin importar sus dudas esporádicas. Ningún método de propaganda puede cambiar la naturaleza de este fenómeno macro-social o la naturaleza del ser humano. Siguen siendo extraños los unos a los otros para siempre.


¿Qué hacer con ellos? Se preguntaría un lider con rasgos psicopáticos. Su respuesta, o la de sus halcones sería la que identifica Lobaczewski:

La fuerza bruta debe primeramente reprimir a la resistencia de una nación; se debe desechar a la gente con habilidades militares o de liderazgo, y silenciar a cualquiera que apele a los valores morales y a principios legales. Los nuevos principios nunca son anunciados explícitamente. La gente debe aprender una nueva ley que no ha sido escrita, vía una experiencia dolorosa. La influencia abrumadora de este mundo deformado de conceptos finaliza la tarea, y el sentido común exige precaución y resistencia.


¿Pero cómo le hace frente la gente normal a todo esto (considerando que el 12% de la población caerá indefectiblemente en la hipnosis)? En realidad, no hay muchas esperanzas, mientras la sociedad no incorpore a su memoria colectiva el conocimiento sobre cómo estos individuos patológicos la degeneran. Incluso, poseer una inteligencia normal no es garantía, salvo que sea una inteligencia extraordinaria. Así se extrae del mismo libro citado:

La inteligencia general del hombre, y en especial su nivel intelectual, ocupa un rol limitado en este proceso de selección de un camino de acción, así como se lo expresa por correlaciones estadísticamente significantes pero bajas (-0,16). Cuando más elevado sea el nivel de talento de una persona, más difícil le es reconciliarse con esta realidad diferente y encontrar un modo de vida dentro de ella.

Al mismo tiempo, personas dotadas y talentosas sí se unen a la patocracia, y se pueden escuchar palabras duras de desprecio al sistema por parte de gente simple, sin educación.

Sólo aquellas personas que poseen un grado de inteligencia más elevado- lo que, como ya ha sido mencionado, no acompaña a las psicopatías- son incapaces de encontrarle el sentido a la vida dentro de tal sistema. A veces son capaces de aprovecharse de su mentalidad superior para encontrar maneras excepcionales de ser útiles a los demás.

El perder a los mejores talentos representa una posible catástrofe para cualquier sistema social.


Entonces, el conocimiento es fundamental para evitar que tipos patológicos logren posiciones de poder o, en caso de que ya seamos liderados por ellos, no caigamos en la manipulación que haga normal a formas de actuar que son incongruentes con la conciencia humana.

Uno de los primeros descubrimientos de la sociedad de gente normal es que supera en inteligencia y habilidades prácticas a los nuevos líderes, sin importar qué tan genios parezcan ser [vía la hipnotización]. Los nudos que encierran a la razón se van deshaciendo poco a poco, y la fascinación por el conocimiento secreto y el plan de acción del nuevo liderazgo comienza a disminuir, seguidos por una familiarización con el conocimiento sobre la nueva realidad.

El mundo de gente normal siempre es superior al otro siempre que se necesita una actividad constructiva, ya sea la reconstrucción de un país devastado, el área de la tecnología, la organización de la vida económica o el trabajo científico y médico.


Entonces, no es que todos estos profesores y científicos hayan poseído un nivel de inteligencia tan superior que haya amenazado la agenda patocrática, pero es seguro que varios de ellos sí deben haber tenido esa especial cualidad, o podrían haberse empinado como líderes de -a lo menos- su comunidad, o hayan sido fundamentales para intentar reconstruir un país devastado. Todos son suficientes motivos para que el mal haya caído sobre sus cabezas.

"¿Dónde está Mandela? Bueno, Mandela está muerto", y ya sabemos quién lo mató.