La Salud en el Territorio Palestino Ocupado 2010

The Lancet/Rebelión
11/09/10


A raíz de la serie histórica de The Lancet, sobre la salud en los Territorios Palestinos Ocupados (TPO), a principios de 2009, una serie especial de los comentarios y resúmenes se publicará anualmente, con la primera colección de hoy. Este informe proporciona un análisis detallado de las actuales condiciones de vida de la gente en Gaza y Cisjordania. Los resúmenes son lo mejor de los presentados en una conferencia de investigación sobre la Salud en Palestina que se celebró en la Universidad de Birzeit en marzo de este año, al que asistieron investigadores de los TPO y de todo el mundo. Los resúmenes cubren las incidencias del ataque israelí en el 2009 contra los TPO y la investigación sobre la salud general de los residentes en TPO.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...

Estudio muestra el impacto devastador del ataque israelí en el 2009, sobre la franja de Gaza

El impacto devastador del ataque israelí en el 2009 sobre la Franja de Gaza es detallado por uno de los resúmenes publicados online en The Lancet de esta semana, escrito por el Dr. Niveen Abu-Rmeileh; Instituto de Comunidad y Salud Pública-Universidad de Birzeit, en Cisjordania, territorios palestinos ocupados; y colegas.

Los autores analizaron la salud- relacionando calidad de vida en términos de salud antes y después de la invasión, y los factores asociados con mala calidad de vida, y las necesidades más urgentes de una muestra representativa de adultos que viven en la Franja de Gaza. Se recogieron datos mediante una encuesta aleatoria en los hogares de los TPO, que consistió en preguntas en tres secciones sobre información demográfica, socioeconómica y de salud de todos los miembros del hogar; características de la vivienda, entretenimientos, acceso a servicios básicos, y los acontecimientos que tuvieron lugar durante y después de los ataques; y sobre la calidad de vida, la angustia, la inseguridad y las amenazas (con especial atención a los adultos ≥ 18 años). Algunas de las preguntas fueron específicamente acerca de los períodos de 6 meses antes de la invasión, durante la invasión, y 6 meses después de la invasión. La prevalencia de las lesiones y las discapacidades, independientemente de la causa fueron extraídas de diferentes preguntas.

Una muestra representativa de 3017 hogares (1% del total de hogares en la Franja de Gaza) fueron visitados, con una tasa de respuesta del 97%. Casi un tercio de la población de la muestra fue desplazada durante la guerra, mientras que el 39% de esas 3017 viviendas fueron totalmente (1%) o parcialmente (38%) destruidas. Tres cuartas partes de estas viviendas aún no se había reparado en el final del estudio (el 29 de agosto de 2009). 137 (0.7%) miembros de hogares tenían heridas por diversas causas: Las tres cuartas partes de estos fueron causados por la guerra (desde el inicio del ataque hasta el momento de la encuesta [14 de julio a 29 de agosto 2009]); y el 4% de las 321 discapacidades fueron causadas por el ataque. Más de siete de cada diez hogares dependían de la ayuda alimentaria.

La calidad de vida fue calificada como menos que buena (de un total de cinco categorías muy buena, buena, ni buena ni mala, mala, muy mala) a la mitad de los encuestados en el momento de la encuesta en comparación con el 39% durante el período anterior a la guerra. 52% de los hombres calificaban la calidad de vida inferior a bien contra el 48% de las mujeres. Otros factores también entran en juego en las respuestas de los encuestados sobre la calidad de vida. 69% de los encuestados en cuyas casas nadie trabajaba calificaron la calidad de vida como menos de bien contra el 41% con uno o más miembros del hogar que trabajan a tiempo completo; el 60% de los encuestados con casas dañadas calificaron la calidad de vida como menos de bien contra el 43% de las personas con hogares intactos. Por último el 57% de los encuestados cuyas familias recibieron ayuda alimentaria evaluaron la calidad de vida como menos que bien contra el 30% de los encuestados cuyas familias no lo hicieron.

Además, en el 85% de los encuestados había niveles moderados o altos de inseguridades, temores y amenazas, mientras que la mitad reportó niveles moderados o altos de angustia. Los encuestados también se evaluaron por su nivel de sufrimiento en un número de categorías en una escala de 0 a 10 donde 10 es el peor. 92% de los entrevistados calificó su sufrimiento como 8 o superior debido al cerco en el momento de la encuesta (desde julio hasta agosto, 2009), el 90% calificaron su sufrimiento como ocho o más alto debido a la ocupación israelí, el 85% como 8 o superior, debido a la última guerra, y 83% calificaron su sufrimiento como 8 o superior debido a los enfrentamientos internos palestinos.

Una serie de necesidades cruciales fueron identificadas por el estudio: se necesitaba con urgencia reparaciones de las casas en un 58% de hogares con viviendas dañadas durante la guerra; 2249 (75%) necesitaban con urgencia una fuente de sustento* y servicios (agua, electricidad, gas para cocinar) en un 56%.

Los autores concluyen: "El ataque israelí contra la Franja de Gaza ha tenido un efecto negativo en la calidad de vida de los adultos en la población general, y ha resultado en altos niveles de angustia, inseguridad humana, y sufrimiento social. El sitio en esta región sigue siendo el principal obstáculo para la mejora de las condiciones de vida y calidad de vida de la población, y es una prioridad para la acción."

Dr. Abu-Niveen Rmeileh, Instituto de Comunidad y Salud Pública-Universidad de Birzeit, en Cisjordania, territorio palestino ocupado. T) +972-2-2982020 E) nrmeileh@birzeit.edu

* El asedio afectó el desarrollo económico en la Franja de Gaza y dio lugar a una reducción de la liquidez de efectivo. El término "necesidad de sustento” es una combinación de las diferentes necesidades comunicadas por el demandado y esto incluye la necesidad de liquidez, necesidad de trabajar por dinero en efectivo, con una fuente principal de ingresos y trabajo de rehabilitación. Esta falta de oportunidades de trabajo es el resultado del asedio crónico.

El terror de parto bajo el sitio

Un Resumen publicado online por The Lancet da las cuentas desgarradoras de mujeres que tuvieron que dar a luz durante el asalto israelí en la Franja de Gaza en diciembre de 2008 y enero de 2009. El trabajo es por Sahar Hassan y Laura Wick, Universidad de Birzeit, TPO. Las mujeres que habían dado a luz y las parteras que asistieron los partos durante el 27 de diciembre 2008 y 18 de enero 2009, fueron identificadas y a un grupo pequeño de mujeres se les pidió que contasen sus historias a los autores. Con la excepción de una mujer, que no quiso, todos se sintieron aliviados al relatar sus experiencias.

Siete de 11 mujeres dieron a luz en hospitales, uno en una clínica, y tres en casa - siete fueron partos vaginales, tres fueron cesáreas, y abortó una mujer. Algunas de las complicaciones fueron sepsis, dolor severo de espalda y cuello debido a la anestesia, hipotermia en el recién nacido, y crisis eclámpticas. Las mujeres y cinco parteras entrevistadas describieron los partos durante los bombardeos, con muertos y heridos a su alrededor; y cómo se las arreglaron con la violencia, el miedo, la incertidumbre y la soledad y el dolor por la espera de la labor de parto, por el bebé por nacer, y para reunirse con sus seres queridos.

Una mujer describió noches de terror, diciendo: "Yo no pensaba como los demás frente a la muerte o los bombardeos... ¡sólo pensaba en mi caso! ¿Qué pasaría si tuviera dolores de parto por la noche? ¿Qué voy a hacer? ¡Estaban bombardeando hasta ambulancias! Las noches eran como una pesadilla. Cada mañana suspiraba aliviada de que había aparecido la luz del día.” Otra dijo: "No puedo creer que yo no he muerto. En realidad, siento que fui enviada a la vida de nuevo. Ahora trato de no pensar en ese momento".

Los autores afirman: "La mujer se sentía atrapada por miedo a la muerte por las bombas cayendo sobre ellas o sus familias en el hogar, la calle o el hospital; y por el parto si una partera no estaba disponible o si los cuidados de emergencia no eran posible. Las comadronas expresaron su temor al asistir a las mujeres en el parto bajo coacción, y su falta de preparación -material y psicológica- para asistir a los nacimientos fuera de los hospitales. Las mujeres concordaron en que habían vivido, centrándose en la vida cotidiana, como se sugiere en los escritos de Veena Das, y por el cuidado de la supervivencia de sus familias, lo que parecía ser esencial para la reconstrucción de su existencia fragmentada". Ellos concluyen: "Las mujeres expresaron el grave trauma que habían sufrido, y también sus luchas heroicas de dar o ayudar a nacer, y de sobrevivir con sus familias. Estas mujeres estaban viviendo un proceso de curación, rodeadas de destrucción, y sin un lugar dónde ir, ellas habían comenzado a rehacer sus vidas".

Hassan Sahar, Universidad de Birzeit, TPO. (Actualmente en Noruega) T) 47 4639 1217 E) sjamal@birzeit.edu


Los heridos en el 2009 durante el conflicto israelí tienen peor calidad de vida; los hombres cuatro veces más probabilidades de sufrir lesiones que las mujeres

Una evaluación de las lesiones no mortales aparece en uno de los resúmenes del TPO publicados online por The Lancet, escrito por el Dr. Ismael Nedal Ghuneim, Ministro de Salud, Franja de Gaza, TPO, y Abed Yehia, Facultad de Salud Pública de la Universidad Al Quds, Jerusalén , TPO.

Los investigadores evaluaron una muestra de 274 personas tratadas por heridas de guerra en el hospital de El-Najjar para su análisis. La proporción de hombres - mujeres era de 4:1, con las mujeres (edad media 33 años) por lo general mayores que los hombres (edad media 25 años). Más de uno de cada tres de los heridos se encontraba descansando en el momento en que ocurrieron las lesiones, y más de las tres cuartas partes fueron heridos por los bombardeos de jets.

El índice de guerra sucia*, que evalúa los efectos del conflicto sobre la población, resultó ser 20 para las mujeres y 16 para los niños, con una puntuación de 100-100. Para todos los resultados, la calidad de vida resultó ser baja en la población del estudio en comparación con las poblaciones en generales de EE.UU. y Turquía. Los indicadores físico, emocional, mental, y funcional fueron todos peor en los heridos. Aquellos que sufrieron lesiones que no fueron causadas por cohetes o bombas de fragmentación, y los que no sufrieron heridas graves se asociaron con mejor calidad de vida.

Los investigadores concluyen pidiendo más servicios de salud mental para cuidar de los heridos de la guerra, y así reducir el impacto de sus lesiones.

Dr Nedal Ismael Ghuneim, Ministerio de Salud, Franja de Gaza, TPO. E) ghuneimnedal@yahoo.com


Nota de los editores: * Índice de guerra sucia (DWI, según sus siglas en ingles): una herramienta que identifica los tipos de productos prohibidos o altamente indeseables ("sucios") resultados de la guerra, tales como la tortura, las lesiones en niños, y la muerte de civiles. El DWI es una proporción y se calcula como: (número de casos "sucios" / número total de casos) x 100. El mejor valor posible de DWI es 0, lo que indica que el resultado reprensible no se identifica en ningún caso medido. El peor valor posible de DWI es de 100, lo que indica que el resultado reprensible se identifica en el 100% de los casos medidos.

Uno de cada cuatro niños palestinos carece de desayuno

Los hábitos alimenticios de los niños y adolescentes se estudian en uno de los resúmenes publicados online por The Lancet, con los resultados preocupantes de que uno de cada cuatro niños pierde el desayuno, uno de cada 10 sufre de anemia, y uno de cada 17 se atrofia. Por otra parte, el 2% tienen bajo peso y un 15% tienen sobrepeso o son obesos. Este resumen es de un escrito de la Sra. Kholoud Nasser, Ministra de Educación y Educación Superior, Ramallah, TPO; y colegas.

La autora estudia una muestra representativa de 2000 estudiantes (de 9-11 años [los niños] y 14-16 años [los adolescentes]) de la población objetivo que viven en diferentes barrios de Cisjordania y la Franja de Gaza, TPO. Se midieron peso y estatura, y la concentración de hemoglobina se midió para evaluar el grado de anemia por deficiencia de hierro. La información sobre conocimientos, actitudes y prácticas se obtuvo principalmente durante las entrevistas verbales con niños pequeños, y por el uso de un cuestionario auto-administrado (por escrito) para los adolescentes.

El 6% de 1883 niños que fueron evaluados tuvieron retraso en el crecimiento (8% de 930 niños frente a 3% de 950 niñas), menos del 1% presentaban pérdida, el 2% tenía bajo peso, el 11% tenían anemia (7% de los varones frente a 14% de las niñas ), y el 15% tenían sobrepeso y obesidad (11% de los varones frente al 20% de las niñas; en general, el 11% tenían sobrepeso, y el 4% eran obesos). 26% de los niños no desayunan (el principal indicador de los hábitos de alimentación saludable) - el 32% de 1082 adolescentes en comparación con el 18% de 801 niños de corta edad. La falta de apetito fue la razón principal para los adolescentes saltarse el desayuno, mientras que en los niños pequeños la razón era despertar tarde. Los niños pequeños obtuvieron el 47% en las pruebas de conocimientos sobre nutrición, el 86% en las pruebas de actitudes, y el 46% en las pruebas de las prácticas, mientras que los adolescentes anotaron 50%, 70% y 23%, respectivamente. Alrededor de las tres cuartas partes de los niños pequeños se mostró dispuesto a cambiar su conducta y aceptar los consejos sobre hábitos alimenticios saludables, en comparación con alrededor de uno de cada tres adolescentes.

Los autores dicen que la anemia en las niñas mayores podría deberse a la menstruación que no se compensa con una buena dieta, mientras que más niños podrían ser mal desarrollados debido a la aparición tardía de la pubertad o de mala salud desde la infancia temprana. Dicen: "La desnutrición y altos porcentajes de sobrepeso y la obesidad podría ser atribuible a los malos hábitos alimentarios y el consumo de alimentos poco saludables y aperitivos por parte de los niños. Desnutrición y sobrepeso representan la doble carga de la malnutrición en los territorios palestinos ocupados".

Llegan a la conclusión: "Los niños pequeños tenían escaso conocimiento acerca de la nutrición en comparación con los adolescentes, sin embargo, los adolescentes fueron peores en términos de sus prácticas, lo que podría estar relacionado con un efecto de pares. A pesar de los beneficios del desayuno, es la comida que más a menudo se saltan, resultando en el hambre a corto plazo que afecta la concentración y rendimiento escolar. Los programas integrales y eficaces de nutrición escolar que están dirigidos a todos los grupos de edad, con especial atención a los adolescentes y las niñas, son necesarios porque los datos por el sobrepeso y la anemia por deficiencia de hierro son alarmantes”.

Sra. Kholoud Nasser, Ministera de Educación y Educación Superior, Ramallah, TPO. T) 972-599879503 E) Kholoud_nasser@yahoo.com


Quemaduras por fósforo blanco a un civil de 18 años herido durante un ataque israelí

El reporte de un caso en The Lancet de esta semana detalla las terribles quemaduras sufridas por un civil de 18 años de edad, de sexo masculino, durante el ataque israelí contra el territorio palestino ocupado durante enero de 2009. El informe es por el Dr Loai Nabil Al Barqouni, Universidad Al Quds, Abu-Deis, Jerusalén, TPO; y colegas.

El hombre se presentó al Centro Médico de Shifa en la Franja de Gaza, TPO, después de un ataque con una granada incendiaria. Sus heridas cubrían el 30% de su cuerpo y sobre todo estaban agrupadas en el hombro derecho y las piernas. Un diagnóstico de quemaduras por fósforo blanco se hizo, y sus heridas fueron limpiadas con una solución de bicarbonato de sodio diluido antes del vendaje húmedo. Sin embargo, los médicos alarmados notaron un día más tarde un humo blanco que salía de las heridas, que contenían mucho tejido muerto y se habian extendido profundamente en la carne del hombre. Fue trasladado con urgencia a la sala de operaciones y más partículas de fósforo blanco fueron retiradas; durante este proceso, una partícula saltó al cuello de una enfermera y la dejó con una quemadura superficial.

Ocho días después, el hombre se encontraba relativamente bien, y, después de 16 meses de seguimiento, tiene grandes cicatrices en las áreas de su cuerpo que se vieron afectadas. Los autores dicen: "Al entrar en contacto con la piel, el fósforo blanco produce quemaduras químicas dolorosas, las cuales suelen aparecer como lesiones gruesas, amarillentas, necróticas, debido a los componentes químicos y térmicos. Dado que el fósforo blanco tiene alta solubilidad en lípidos, las lesiones se extienden con frecuencia profundamente en los tejidos subyacentes con el resultante retraso en la cicatrización de las heridas. El fósforo blanco también puede ser absorbido sistémicamente dando como resultado el síndrome de disfunción múltiple de órganos debido a su efecto en los eritrocitos, los riñones, el hígado y el corazón. "

Ellos concluyen: "No podemos dar una estimación del número de casos en nuestra Unidad de Grandes Quemados porque está en una situación de guerra en la que no se ha hecho ningún registro formal; estas quemaduras son raramente encontradas en la práctica y la literatura donde se describen esos casos es limitada. De acuerdo con la Convención de las Naciones Unidas sobre Ciertas Armas Convencionales se prohíbe hacer a los civiles objeto de ataques con armas incendiarias. "

Dr Loai Nabil Al Barqouni , Universidad de Al Quds, Abu-Deis, Jerusalén, TPO. T) +970 599770950 E) lnb6des@hotmail.com


Los partos muy seguidos se relacionan con el incremento del riesgo de enfermedades cardiacas

Las mujeres palestinas con frecuencia dan a luz muchas veces. Esto ha dado a los investigadores en los territorios palestinos ocupados una oportunidad única para estudiar los efectos del número de nacimientos por mujer (paridad) en el riesgo de enfermedad coronaria, ya que estudios anteriores han carecido de un alto número de mujeres que dan a luz más de seis veces. En este extracto, los investigadores, encabezados por el Dr Najwa Odeh Rizkallah, UNICEF Jerusalén, TPO, concluyen que la paridad está relacionada a la obesidad, las altas concentraciones triglicéridos en sangre, y un mayor riesgo de síndrome metabólico. Cualquiera de estos factores, solos o en combinación, pueden a su vez aumentar la incidencia de enfermedades coronarias. Los investigadores estudiaron mujeres en los campamentos de refugiados de Amaari y Kalandia en los territorios palestinos ocupados. Se seleccionó una muestra aleatoria de 515 de todas las 587 mujeres de 40-65 que vivían en los campamentos. A las mujeres se les dijo por escrito de la finalidad del proyecto y se les invitó a participar. 15 mujeres que no dieron una muestra de sangre fueron excluidas. A las otras 500 se les midió la grasa en la sangre y el azúcar, y les fueron hechas las evaluaciones de la obesidad, diabetes, presión arterial alta (hipertensión) y el síndrome metabólico.

La media de la paridad de las mujeres participantes, fue de 7,3 nacimientos. Más de dos tercios (69%) de las mujeres eran obesas, 84% tenía obesidad central (perímetro de cintura mayor o igual a 88 cm), y más de la mitad (52%) tenían obesidad abdominal (alta relación cintura-cadera). Una de cada cinco mujeres (22%) tenía diabetes, mientras que dos de cada cinco (43%) tenían hipertensión. A raíz de los datos de ajuste para la edad y otros factores, cada nuevo nacimiento aumentó en el índice de masa corporal por 0.3kg/m2, circunferencia de cintura por 0.58cm, y las concentraciones de triglicéridos en la sangre por 0.036mmol / L. Las mujeres a las que se les descubrió síndrome metabólico (58%) tenían una paridad mucho más alta que aquellas a las cuales no se les detectó. Los autores concluyen: "En las mujeres palestinas, la paridad elevada se asoció significativamente con la obesidad, la concentración de triglicéridos y un mayor riesgo de síndrome metabólico. Cualquiera de estos factores de riesgo, solo o en combinación, pueden resultar en mayor incidencia de enfermedad coronaria. Futuros estudios deben investigar el efecto del espaciamiento de los nacimientos y los intervalos”.

Dr Najwa Odeh Rizkallah, UNICEF Jerusalén, TPO. T) +972 54 778 7616 / + + 970 598 303 225 / + + 972 2 5840400 ext. 427 E) nrizkallah@unicef.org


Estudiantes de salud pública en los TPO apelan por el fin del conflicto y el vance de la investigación

En un comentario, 35 estudiantes de maestría en salud pública de la Universidad de Birzeit en los TPO apelaron por el fin del conflicto, afirmando que la ocupación impide el desarrollo de un sistema de salud adecuado para la población. Los estudiantes, representados por Azza Shoaibi, expresan: "A pesar de las violaciones de los derechos humanos por parte del ocupante, la comunidad internacional parece tratar nuestra causa con hipocresía. Somos testigos de que los líderes de los países del mundo desarrollado reaccionan a los ataques Israelitas con la justificación de la necesidad de Israel de proteger su "seguridad". “ Y agregan: "El desarrollo sostenible y global no puede lograrse sin un control sobre los recursos locales, incluida la tierra, el agua y los recursos naturales; con las restricciones de movimiento existentes, y con el despiece del país en enclaves que hacen que sea imposible construir un coherente sistema de salud. "

También abogan por el desarrollo de la capacidad de investigación, que según dicen necesitan y por un sistema de información de salud actualizado y datos de buena calidad. Apelan al Ministro de Salud de los TPO para tomar la iniciativa en asumir la administración del sistema de salud, mediante la cooperación con otros proveedores de salud, y mediante el establecimiento de directrices y reglamentos. Los autores concluyen: "Con la ayuda de los amigos internacionales, y colaboradores, podemos presentarnos de manera positiva al mundo. Hacemos un llamamiento a nuestros amigos de todo el mundo a trabajar para eliminar el aislamiento de los palestinos, y que mantengan los territorios palestinos ocupados conectados con el mundo. Los invitamos a que nos visiten, para ser testigos presenciales de las condiciones aquí. También les pedimos que garanticen que la ayuda de su gobierno respeta nuestra agenda y no nos perjudica, y a no financiar la ocupación a través de sus impuestos. La salud es un concepto universal entendido por todos. La ocupación militar, sin embargo, sólo es plenamente comprendida por los que viven en la ocupación. Tales visitas y otras formas de colaboración y alianzas nos acercan un paso más al cambio conmovedor, a hacer nuestro el futuro. “

Azza Shoaibi, Universidad de Birzeit, Ramala, TPO. T) +970 2598198317 E) ashoaibi@birzeit.edu


La atuda a los palestinos parece una herramienta política inapropiada

Una segunda observación dirigida a la política detrás de la ayuda concedida a los territorios palestinos ocupados, y está escrita por Angelo Stefanini de la Universidad de Bologna, Italia, y Enrico Pavignani, Consultor Independiente de Salud Pública, Bologna, Italia. Dicen: "La ayuda a los palestinos parece un instrumento político poco adecuado, para limitar el daño creado por un problema político que los países donantes no se atreven a abordar."

Los autores señalan que la Corte Internacional de Justicia ha dictaminado que los Estados tienen la obligación de no prestar la ayuda que podría mantener una situación creada por la ocupación. Dan como un ejemplo la financiación de los servicios de salud muy localizados para mitigar los retrasos ocasionados por los cierres israelíes, lo que efectivamente normaliza una situación inaceptable.

Y agregan: "En vista del hecho de que el 45% de la ayuda va a Israel y el 55% restante se divide entre lo que se desperdicia por las medidas de ocupación y los beneficios mismos del proyecto, la ayuda subvenciona la expansión israelí en los territorios palestinos ocupados.... La asistencia generosa e incondicional al sector de salud ha llevado a castigar los niveles de dependencia de los donantes: el 42% del gasto en salud es financiado por los donantes.

El papel de los donantes y los beneficiarios se pone bajo el punto de mira en el comentario. Los autores dicen: "Los donantes perciben su papel en diferentes formas, como proveedores de dinero en efectivo o como meros agentes activos. Su elección de las intervenciones es a menudo oportunista, fomentando de este modo un entorno competitivo en el que las empresas mixtas se resisten y el debate abierto es eludido. El resultado del panorama de la ayuda todavía no está poblado por las prácticas de los buenos donantes consagradas en la Declaración de París. Por el contrario, los beneficiarios tienden a favorecer la ayuda como acuerdos bilaterales, sesgando hacia los generosos donantes que evitan preguntas incómodas. Este entorno no ayuda a consultas significativas, y el mecanismo formal de coordinación queda al margen. El resultado es que la ayuda generosa se da por sentada y los servicios de libre desarrollo de las restricciones fiscales, con costos que exceden el futuro previsible de los recursos internos. Por encima de todo, los donantes no llegan a atender un determinante fundamental de la salud en los territorios palestinos ocupados: la seguridad humana y la violencia estructural impuesta por la ocupación. “

Concluyen: "¿Qué puede hacerse? ... deben abordarse los aspectos políticos y técnicos... sobre todo, la división entre la asistencia prestada por los donantes y sus puntos de vista geopolíticos deben ser tratados. Abierta defensa es necesaria para fomentar la comprensión mutua de las autoridades diplomáticas y los lados técnicos. El avance hacia un enfoque basado en los derechos humanos y el derecho internacional humanitario esta largamente retrasado. "

Angelo Stefanini, Centro de Salud Internacional del Departamento de Medicina y Salud Pública, Universidad de Bologna, 40126 Bologna, Italia. T) +39 051209400 E) angelo.stefanini@unibo.it


La batalla por ser investigadores en los TPO

Un tercer comentario documenta el esfuerzo por la simple celebración de una conferencia de investigación en los TPO, fue hecho por la Profesora Rita Giacaman y la Dr. Rhana Khatib de la Universidad de Birzeit. Sin embargo los académicos dicen que la Alianza The Lancet- Salud Palestina está ayudando a hacer un problema mundial de la salud de los palestinos, no sólo en cuanto a los indicadores tradicionales, sino también en el contexto de la ocupación.

El día que los visitantes internacionales llegaron a la conferencia, cientos de colonos israelíes, escoltados por las fuerzas de seguridad israelíes. Los autores dicen: "Había tensión en el aire, el olor de la violencia en todas partes, y la negación o restricción del acceso de una parte de Cisjordania a otro y para Jerusalén Este. Y el país se vio envuelto con una inusual tormenta de lluvia, lo que redujo muchas calles de Cisjordania a torrentes de lodo. "

Pero agregan: "A pesar de estos retos, la mayoría de nuestros invitados internacionales y locales llegaron temprano el 1 de marzo para asistir a la conferencia de dos días. Casa repleta, y desbordada; y un testimonio de la resistencia palestina al apoyo moral y material y la solidaridad de compañeros y amigos internacionales; y a la determinación de la comunidad de académicos y profesionales palestinos a participar en la realización, difusión y uso de la investigación para ayudar a mejorar la salud de la población. "

Colaboradores internacionales asistieron a la conferencia de lugares tan lejanos como Japón, EE.UU., Suecia, Noruega y el Reino Unido, pero la mayoría de las ponencias fueron presentadas por los palestinos de Cisjordania (Ramallah, Hebrón, Naplusa) y Jerusalén oriental. A algunos investigadores de la Franja de Gaza y el Líbano se les negó el ingreso. Las autoras afirman: "Vivimos, enseñamos, investigamos, y administramos nuestra vida académica bajo la ocupación militar israelí; y la inseguridad y la incertidumbre significa que nunca sabemos si somos capaces de completar una enseñanza o una tarea de investigación hasta que se termina."

Aplaudiendo el contenido heterogéneo de la conferencia, las autoras dicen: "La Alianza The Lancet-Salud Palestina nos coloca a nosotros y a nuestros socios locales e internacionales firmemente en un nivel nuevo y más fuerte que nunca, el nivel global".

Concluyen: "Las conferencias de la Alianza se llevarán a cabo todos los años a principios de marzo, y ayudarán a reforzar la creación de capacidad continuada para la investigación de la salud. Estas conferencias ayudarán a dar a los investigadores palestinos la fuerza y la voluntad de seguir creyendo que pueden persistir en hacer la investigación, a pesar de los muchos obstáculos y la imposibilidad del contexto, a veces, y que pueden influir en el cambio, incluso cuando las condiciones políticas generalizadas producen sentimientos de incapacidad. Las conferencias también ayudarán a humanizar las imágenes de los palestinos como terroristas o víctimas sin esperanza. Somos reales, humanos, un pueblo con acción, somos científicos y estudiosos que se esfuerzan por vincular el trabajo académico para el desarrollo social, y estamos aquí y, a pesar de todo, nos quedamos. “

Profesora Rita Giacaman, de la Universidad de Birzeit, TPO. T) +972-2298-2019 / +972-599-721841 E) rita@birzeit.edu COMENTARIO COMPLETO: optgiacaman

18 meses después de la serie de The Lancet sobre la salud en el territorio palestino ocupado

En un cuarto y último comentario, el Editor de The Lancet el Doctor Richard Horton, dice: "Cuando publicamos nuestro informe en 2009, un mensaje clave fue que, "La esperanza para la mejora de la salud y calidad de vida de los palestinos sólo existirá una vez que la gente reconozcan que las características estructurales y las condiciones políticas que perduran en el territorio palestino ocupado son los principales determinantes de la salud de la población”. Esta conclusión sigue siendo tan cierta hoy como lo fue hace 18 meses, a pesar de los intentos de dar un nuevo impulso a las negociaciones de paz y justicia en la región”.

Y añade: "No somos tan ingenuos para creer que la investigación médica y de salud pública por si sola pueda transformar lo que en ocasiones puede parecer una intratable parálisis política. Pero sí creemos que las investigaciones regulares sobre la salud del pueblo palestino puede enfocar la atención internacional en la crítica, pero escondida, dimensión de la situación palestina, ofreciendo nuevos motivos de peso para llevar a los líderes políticos a unirse para encontrar soluciones a largo plazo a las muchas y variadas injusticias de la salud que enfrentan los palestinos”. El Dr. Horton concluye que al progreso de la salud en los territorios palestinos ocupados se le realizará un seguimiento anual de investigación basado en las reuniones de la Alianza The Lancet-Salud Palestina.

Oficina de Prensa Lancet T) +44 (0) 20 7424 4949 E) pressoffice@lancet.com

Traducido para el CEPRID (www.nodo50.org/ceprid) por Estrella Valor

Centro de Estudios Políticos párr Las Relaciones Internacionales y El Desarollo (www.nodo50.org/ceprid)