La huelga contra Sarkozy reactualiza el ajuste con resistencia sindical en Francia

IAR Noticias
07/08/10

Francia vive este martes otro experimento de rechazo social al ajuste con los sindicatos movilizados, y el país paralizado como respuesta a las impopulares medidas tomadas por el gobierno racista y conservador de Nicolás Sarkozy. Si bien se trata de una reacción puntual contra la reforma de pensiones, la movilización sindical contra el ajuste marca una tendencia masiva en una Unión Europea en proceso de crisis y de ajustes salvajes descargados sobre las espaldas de los asalariados y de los sectores que menos tienen.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


Los sindicatos franceses prepararon este martes una prueba de fuerza, con paros y manifestaciones en todo el país contra la impopular reforma de las pensiones, pero el presidente francés, el conservador Nicolas Sarkozy, ha dicho está decidido a aplicar.

Según los sondeos, dos tercios de los votantes creen que el plan de Sarkozy de retrasar la edad de jubilación de los 60 a los 62 años y alargar los años de trabajo para recibir una pensión es injusto y apoyan la huelga.

"Nunca en la historia de los sondeos han estado los franceses tan convencidos de que hay una injusticia social", dijo a Reuters el analista político Roland Cayrol, de la universidad de Ciencias Políticas de París.

La mayoría de las grandes economías europeas tienen una edad oficial de jubilación de 65 años, y algunos, como Alemania, España y Reino Unido, tienen previsto retrasarla gradualmente hasta los 67 o más allá, pero la edad efectiva de jubilación en Francia es similar a la de sus vecinos, según la Organización Económica para la Cooperación y el Desarrollo.

Los dirigentes sindicales proyectan sacar a dos millones de personas a la calle, parar hospitales y colegios y provocar cortes en el tráfico aéreo y ferroviario, aprovechando el descontento creciente con los gobiernos europeos por los recortes en unos gastos que les han dejado fuertemente endeudados.

François Chereque, líder del sindicato CFDT, declaró a la cadena RTL que el Gobierno haría mal en ignorar lo que calificó de "la mayor participación en la última década".

Según los primeros cálculos gubernamentales, la participación estaba siendo significativa.

"Después de hoy está en manos del Gobierno. Si quieren mejorar las cosas, más vale que vengan con propuestas (para cambiar la reforma)", agregó

Bernard Thibault, líder del otro sindicato mayoritario, la CGT, insinuó la posibilidad de una huelga general: "Si no responden y no prestan atención, habrá una continuación y no descartamos nada a estas alturas".

Sin embargo, los analistas han dicho que incluso aunque los sindicatos obtengan una participación masiva, es poco probable que logren convertir un día de protesta en un movimiento a largo plazo que pueda forzar al Gobierno a dar marcha atrás.

La jornada de protesta incluye una huelga en sectores públicos clave, como los transportes, las televisiones y radios, los hospitales o la compañía de correos, pero también en el sector privado, en bancos o en grandes empresas como la petrolera Total.

El cese de actividades perturbaba fuertemente el servicio ferroviario -con un 42% de huelguistas con un 25% de vuelos anulados- y urbano, como los subterráneos parisinos, que circulaban con menor frecuencia y estaba repletos en las horas punta.

El 73% de los franceses se declararon a favor de la jornada de protestas

Días después del inicio del ciclo lectivo, los docentes también adherían a la huelga, muchos de ellos desde el lunes, en protesta contra el recorte de decenas de miles de puestos de trabajo. En las escuelas primarias la tasa de huelguistas era superior al 30%, según entidades gremiales.

"Ya vemos que los trabajadores se están movilizado", afirmó a la radio privada RTL el secretario general del segundo sindicato francés, la CFDT, Francois Chereque.

Unas 200 manifestaciones están previstas en diversas ciudades francesas. Francia, con más de 15 millones de jubilados, es uno de los países europeos donde la edad mínima para tener derecho a jubilarse es más baja, aunque eso sí, habiendo trabajado 40 años.

Con los niveles de aprobación de Sarkozy cercanos a sus momentos más bajos, sus dos asesores principales insinuaron el domingo que podría modificar un "escudo fiscal" ampliamente criticado y aprobado para asegurar que los más ricos no pagan más en impuestos del 50 por ciento de sus ingresos.

Claude Gueant, su jefe de gabinete, declaró en la emisora Europe 1 que en contra de algunas percepciones públicas, Sarkozy "no es en absoluto el presidente de los ricos".

En medio también se encuentra el ministro de Trabajo, Eric Woerth, muy dañado por un escándalo sobre supuesto conflicto de intereses y donaciones políticas ilegales. Woerth presentará la reforma de las pensiones en el Parlamento, que se espera la apruebe en octubre.

Sarkozy lo ha apoyado a pesar de las revelaciones sobre sus vínculos con la mujer más rica de Francia, la heredera de L'Oreal Liliane Bettencourt, y el gestor de sus fondos, Patrice de Maistre. El ministro ha negado haber cometido cualquier ilegalidad y se ha negado a dimitir.

Sin embargo, el escándalo ha debilitado su posición y ha alimentado las protestas contra la ley de las pensiones, considerada la reforma bandera de Sarkozy y la plataforma de lanzamiento para las elecciones de 2012, en las que intentará ser reelegido.

Francia tiene una larga tradición de protestas sindicales, aunque solo el 10 por ciento de sus trabajadores - la mayoría en el sector público - están afiliados.

En 1995, un movimiento de protesta obligó al entonces presidente Jacques Chirac a abandonar una propuesta de reforma de las pensiones y de la sanidad, y en 2006 los estudiantes lograron acabar con un contrato que preveía salarios bajos para los jóvenes.

Esta jornada de protestas coincide con la presentación, en la Asamblea Nacional, del proyecto de reforma, uno de cuyos puntos claves es elevar a 62 años la edad mínima de jubilación a partir de 2018..

El Gobierno conservador y racista de Sarkozy, para quien esta reforma es una "prioridad absoluta" de los 18 meses de mandato que le quedan, cuenta con que su aprobación parlamentaria sea a fines de octubre. Ello pondrá fin a una conquista social emblemática en Francia desde 1983, durante la presidencia del socialista Francois Mitterrand.

El ejecutivo francés justifica la reforma en la necesidad de salvar un sistema amenazado por el aumento de la esperanza de vida y las consecuencias de la crisis económica que triplicó el déficit del sistema de jubilaciones elevándolo en 2010 a 32.000 millones de euros, según datos de un organismo independiente.