Pigmeos en el zoológico

informarn

Hugo Copes
13-07-2007

En Brazzaville, la capital de la República Democrática del Congo, se celebra una nueva edición del FESPAM, un festival panafricano de música financiado por la UNESCO. Músicos provenientes de todos los rincones de África se alojan en hoteles de la capital. No así un grupo de 20 músicos pigmeos, quienes han tenido que pasar la noche al aire libre, durmiendo sobre colchones en el zoológico de la capital.



...Siga leyendo esta noticia, haciendo click en el título...

La noticia ha causado conmoción tanto dentro como fuera de Congo. Sin embargo, el hecho se suma a la interminable lista de injusticias que se cometen contra esta minoría étnica, considerada como el pueblo originario de las selvas en África Central.

A grandes líneas, los habitantes de la República Democrática del Congo caen en dos grupos étnicos principales: el de los bantu, que constituye un 90% de la población, y el otro 10% formado por los pigmeos. Muy a menudo, los bantus abusan de su poder obligando a los pigmeos a vivir al margen de la sociedad.

Minoría sin derechos
Según una investigación realizada en 2004 por el Observatorio Congolés para los Derechos Humanos, la mayoría de los pigmeos no estaban registrados oficialmente, y carecían de cualquier documentación legal que les permitiera ejercer sus derechos. El estudio concluyó que el Gobierno congolés no tiene ninguna intención de garantizar los medios de subsistencia de la etnia pigmea.

Cabe señalar que la Constitución de Congo estableció en el año 2002 que todos los ciudadanos del país son iguales ante la ley. Sin embargo, no se tomaron disposiciones para garantizar los derechos de los pigmeos como minoría, por lo que éstos prácticamente no tienen recursos legales para defenderse.

Abuso extendido
Las consecuencias de esta injusticia jurídica son evidentes: los terratenientes bantus hacen uso de trabajadores pigmeos para sus cultivos, pagándoles un dólar por una jornada de trabajo. A menudo ocurre que los pigmeos no reciben pago en absoluto. Para garantizarse el sustento, los pigmeos intentan, por vías no oficiales, que se les remunere por adelantado.

En los distritos norteños del país, los pigmeos están excluidos de la industria maderera. Aparentemente, los empresarios extranjeros siguen los consejos de la mayoría bantu, y no ofrece trabajo a los pigmeos. Excluidos del sistema de producción, los pigmeos viven de la caza y la recolección de frutas, en una selva que está siendo diezmada por la deforestación.

Congo conoce incluso medidas mucho más drásticas contra los pigmeos. En 1998, el líder del Movimiento por la Liberación del Congo (MLC), Jean Pierre Bemba, lanzó la operación "Limpieza de pizarra", en el área de Beni. La operación apuntaba al exterminio de los pigmeos en la zona. Las fuerzas del MLC cometieron atrocidades varias contra la población local, incluyendo actos de canibalismo.

Tímidos avances
En los últimos años, la situación muestra una modesta tendencia al cambio. En el año 2005, el Ministerio Congolés de Justicia y Derechos Humanos solicitó la asistencia de diferentes organizaciones no gubernamentales para redactar una ley ofreciendo protección particular a los pigmeos, para que por ejemplo tengan acceso a servicios públicos como la salud y la educación.

Sin embargo, el camino a andar es aún muy largo. El más reciente incidente, con artistas pigmeos durmiendo a la intemperie en el zoológico de Brazzaville, es una clara muestra de lo mucho que falta por hacer.