Insiders y Outsiders en la vida diaria

Henry See
Signs of the Times
Traducción de El Averiguador



Todos sabemos de historias de personas capacitadas y expertas que no pueden encontrar trabajo o que se le niega una promoción cuando alguien especializado en la política de la empresa obtiene aprobación. Esta situación es otro ejemplo de la dicotomía entre INSIDER (N. del T.: Persona con acceso a información privilegiada en una empresa) y OUTSIDER (N. del T.: Persona ajena) que he discutido en mi último artículo. No sólo se aplica a Washington, también se aplica a hechos y acontecimientos de nuestras vidas diarias. ¿Cuántos americanos están trabajando para compañías que hacen "Offshoring" (Nota del T.: es la posibilidad de comprar o producir bienes o servicios en lugares que se encuentran lejos del país que produce el bien o servicio final) en India y China? Las personas comunes están en ascuas con el anuncio de cada ronda de despidos mientras la Gerencia, con un resplandor en la mirada, cuenta con mayores opciones de suscripción y pagos, y cuando los márgenes de beneficio anual mejoran y los precios de las acciones repuntan.

...Siga leyendo esta noticia, haciendo click en el título...


Una de las consecuencias de tales políticas es que la sociedad pierde el aporte y habilidades de sus miembros más talentosos. Las plazas que podrían ser ocupadas con personas capaces de llevar soluciones creativas y bien pensadas para los problemas son, en lugar de eso, ocupadas con personas cuya única habilidad es la de jugar el juego. Son a menudo mediocres o incompetentes y obligan a otros a hacer su trabajo por ellos, mientras ellos, claro está, demandan el crédito. La sociedad como un todo pierde a medida que este tesoro de creatividad es desaprovechado.

Pero las pérdidas no solo se ven en la escala mayor; golpean más directamente sobre las vidas de aquellos dejados afuera, quienes viven en una permanente condición de temor.
Aquí hay algunas citas de un correo electrónico que he recibido recientemente describiendo justamente esto:


Algunas vidas, están constantemente en la rueda del molino tratando de dejar atrás la 'redundancia'. No me gusta hacia donde el "nuevo orden mundial" nos ha estado reuniendo en manada. Hace un siglo atrás habría vivido toda mi vida haciendo, en primer término, aquello en lo que derroché años de entrenamiento.

Piense En Eso. Piense en la importancia de tal cambio en nuestras vidas y cómo afecta ello a todos nosotros, cómo nos deja en una permanente condición de ansiedad sobre el futuro. Podemos gastar miles de dólares en una educación y ni siquiera podemos tener la seguridad de encontrar un empleo en la actividad elegida. Piense en sus padres o en sus abuelos que pudieron realizar un trabajo haciendo lo mismo a lo largo de toda su carrera y que creyeron que sus hijos tendrían la misma elección.
Si el cambio descrito anteriormente no nos deja ansiosos e inseguros, ¿qué hay acerca de la política laboral demoníaca, llamada por esa blanqueada etiqueta, "Outsourcing" (N. del Tr. – “Subcontratado”) y "Offshoring"?

Otro correspondiente escribe:

Recientemente mencioné despidos inminentes en mi empleador de software. Sobreviví, pero algunos buenos trabajadores fueron a los que se dejó ir. El 5% de la compañía se tradujo a un 10% en investigación y desarrollo (mi área). Mi amigo en la oficina de Tokio está desmoralizado con el recorte del 25% allí y ha decidido renunciar por su cuenta. Las personas en mi oficina se estremecen. Otros me recuerdan que los despidos siempre resultan en la renuncia adicional de trabajadores y que la gerencia a menudo realmente pretende y quiere esto.

Como resultado de quedarse sin la cuarta parte del personal, el precio de las acciones descendió, haciendo ver a la compañía subvalorada y así convirtiéndose en blanco hostil del control corporativo. Saben que las entidades anónimas han estado investigando a fondo pues han detallado información financiera. Oh, que dicha.

De manera perturbadora, mi directora me informó, anticipadamente y "en confianza" que un cuerpo subordinado a mí sería despedido. Esto es ostensible porque ella confía en mí y busca reconfortarme. Pero soy consciente que ésta es una técnica común de reclutamiento hacia círculos más altos - el test del "¿puedes conservar un secreto?". Esta noción fue reforzada por otro gerente diciéndome que sabía de lo ocurrido, que fue una brecha del protocolo, y que tenía que conservar la calma. El conocimiento no fue sino una carga para mí.

Luego, unas pocas semanas más tarde escribió de regreso a informarme...
Ah, pero no ha terminado. Los recortes reflejaron un déficit de $10 millones, pero los ejecutivos dejaron caer nuevas bombas la semana pasada. Primero, despidieron al vicepresidente de nuestro pequeño grupo, quien era el último "amortiguador" entre nosotros y la corporación que nos contrató. Al día siguiente, dijeron a la compañía que debían elevar el margen de beneficio para evitar la caída de precio de las acciones y por consiguiente la toma hostil del control corporativo, así que dentro de 30 días revelarán un plan para realizar un "Offshore agresivo" para la mayor cantidad de puestos posibles, y que "algunas personas perderán sus trabajos""

Se desharán de otros tantos trabajadores Estadounidenses y enviarán los trabajos a India y especialmente China. El Director General admitió que fue su culpa no haber hecho todo eso mucho antes. Esto es un peligro porque pone un paño mortuorio sobre todas las personas para los meses venideros. Uno de mi equipo renunció al día siguiente de este anuncio.

Usted tiene que preguntarse si esta condición permanente de ansiedad es o no una de las metas de estas políticas y anuncios. Repase esta explicación sobre la Inhibición Transmarginal y vea si no describe lo que ocurre con la mano de obra en los Estados Unidos y en otros sitios. Los métodos de sacudones Pavlovianos están siendo utilizados para ablandarnos y prepararnos para el siguiente golpe. Las regulares alertas "terroristas" emitidas después del 911 tienen el mismo propósito.

El correspondiente continúa:
Una mujer nerviosamente se levantó durante una reunión prologada y dijo, "Seguramente voy a perder el empleo debido a esto" Ella trabajó en cuentas y notó que cada departamento estaba recortando al máximo sus gastos, pero quiso saber porque los ejecutivos no lo hicieron - constantemente solicitan aprobación de "excepciones de presupuesto" en sus cuentas de gastos, y que cada uno fue "deslizado" sin escrutinio, aunque ella no sintió que fueron gastos necesarios.
La respuesta alegre que recibió fue simplemente: "tratamos de apegarnos al presupuesto, pero a veces las excepciones son necesarias"

Ah, sí, "a veces las excepciones son necesarias". Y sabemos dónde estas excepciones son siempre encontradas: En el beneficio de los Insiders. Lo cual me recuerda a una historia que un amigo irlandés me contó hace unos pocos años atrás. Al día siguiente que ocurrieran los despidos del mismo tipo de "outsourcing" en una compañía en Dublín, el DIRECTOR GENERAL llegó a la oficina en su BMW serie 500, lo suficientemente caro como para pagar el sueldo de varios empleados. En aquel entonces el proceso fue llamado "adelgazamiento" (N. del T: del inglés Down-Sizing)

Así que "las excepciones son necesarias”, incluso en otros países. La infección atraviesa las fronteras nacionales, y la mujer que tuvo el valor de hablar sin temor muy probablemente perderá su empleo. ¿Pero no es eso mejor que tomar un puesto?

El problema es que esta clase de esquemas son inherentes a la lógica de un sistema que aprecia los resultados económicos sobre las vidas de aquellos que hacen el trabajo. La defectuosa premisa es que de lo bueno que posee la gente se ha encargado la mano invisible del mercado, lo cual se resume en cierta forma, a que las cosas justamente se encargarán de ellos mismos, con una advertencia: siempre y cuando usted sea aplicado y esté dispuesto a trabajar. Todos ustedes saben del gran mito americano que cualquiera puede ser exitoso, que cualquiera puede ser presidente. (1) Este gran mito americano acerca del éxito individual pone la carga del fracaso sobre el individuo. El fracaso no es nunca defecto del sistema o de la gente que se aprovecha del sistema. Es siempre su culpa.

¿Conveniente, no es cierto? ¿Usted piensa que es sólo una coincidencia?

¿Entonces cómo hace uno para aprender a aprovecharse del sistema, o, en otras palabras, tener éxito?: Imitando a aquellos que lograron algo de éxito. ¿Y cómo hace eso uno?: Convirtiéndose a la crueldad, apuñalando por detrás, y solo preocupándose por los intereses propios. En otras palabras, uno debe tornarse en un enfermo para sobrevivir. Uno debe promover la propagación del virus de los procesos patológicos de pensamiento dentro de uno mismo aniquilando cualquier manifestación de consideración para con aquellos que le podrían impedir obtener lo que usted quiere o lo que usted se ha convencido que merece. Una vez que los valores de los miembros van bien con los valores de la sociedad como un todo, una vez que su forma deformada e inhumana de ver el mundo va bien con la forma aceptada de ver y entender el mundo, la única forma de tener éxito es transformarse en ellos. Se lo podría llamar el síndrome de Estocolmo a una escala social.

Un elemento importante de esta forma patológica de ver el mundo que uno debe incorporar para tener éxito es la aceptación de las diversas falsas divisiones que los Insiders promocionan para distorsionar la dicotomía Insider/Outsider. Piense cómo la raza, la nacionalidad, el lenguaje, y la religión son utilizados para sembrar disensión y discordia entre los Outsiders. ¿Piensa usted que este proceso solo sucede por casualidad? Un ejemplo prominente de esto es la cuestión de la inmigración ilegal y sobre que hacer con la extensa frontera que une a Estados Unidos con México. Podemos observar un vehemente debate sobre la necesidad de cerrar las fronteras Americanas.

Pero, realmente, ¿Qué grupo es el problema aquí? ¿Son los trabajadores mejicanos que han venido a los Estados Unidos?, ¿O son los Insiders que reclaman la inmensa mayoría de la riqueza y los recursos para ellos mismos? ¿Y en qué magnitud los Insiders son responsables de la gran migración de trabajadores hacia los EEUU a través de décadas de injusticia y explotación en México a manos de corporaciones americanas en cooperación con oficiales y políticos mejicanos corruptos? Y eso se aplica para otros países de Latinoamérica y del mundo. ¿Usted piensa que estas personas dejarían sus casas y sus familias si pudieran ganarse la vida de donde vienen? ¿Lo haría usted?

De ahí surge otra pregunta: ¿Qué pretende usted de la vida?

Probablemente seguridad, tener una casa y suficiente dinero están en lo alto de la lista. Una posición social segura para criar a sus niños y un trabajo satisfactorio que le deje tiempo para hacer otras cosas además de trabajar y pagar cuentas. Esas son las necesidades y los deseos de personas normales en todas partes. Alguien con un saludable perfil psicológico no necesita grandes sumas de dinero que nunca gastará. Él/ella no necesita múltiples hogares. Él/ella quiere un trabajo que sea gratificante y que provea el ingreso para mantener a su familia. Él/ella quiere vivir en paz y seguridad y no ver a un hijo o a una hija marcharse para luchar una guerra en el extranjero. Él/ella no quiere ver una patrulla de la fuerza paramilitar en las calles de su ciudad natal, como se vio utilizarse en contra de la gente de Nueva Orleáns después del huracán Katrina, mucho menos miles de tropas extranjeras.

Los mejicanos que vienen a los EEUU quieren lo mismo. Sus objetivos son los objetivos de los americanos normales. Comparten los objetivos de la gente común en todas partes. Los musulmanes comunes, que nos han dicho que son la fuente de todos los problemas en Medio Oriente, también quieren lo mismo. Entonces, si este es el mundo de paz y seguridad que queremos, ¿Por qué estamos tan lejos de tenerlo?

Se nos dice que es porque todos tenemos un lado oscuro, la parte animal de nuestra naturaleza que se manifiesta de cuando en cuando y desahoga los malos sentimientos provocando descalabro y destrucción. En respuesta a eso, preguntaría a cada uno de ustedes, ¿no se da cuenta usted de la diferencia entre un acto violento proveniente del calor de la emoción y un acto violento fríamente calculado con anticipación? ¿Sería usted capaz de planear la destrucción de otro país, incluyendo la muerte de más de 1 millón de personas, de forma fría y racional y con el mismo desapego emocional con el que usted formularía los planes para la construcción de una casa? Si usted manejara una compañía rentable, ¿sería capaz de eliminar los trabajos de miles de personas, creando ansiedad, sufrimiento, y desasosiego, simplemente para aumentar su margen de beneficio por unos pocos puntos porcentuales?

Los Insiders pueden y hacen sus planes de este modo. No tienen dudas sobre eso. Su violencia, ya sea su reconocimiento médico o psicológico, no nace de la tensión nerviosa o de la explosión de emociones. Es sin emoción y calculada. Luego inventan eslóganes, teorías, y excusas para justificar sus aberrantes planes, convencernos que se hace en nombre de la libertad y democracia o porque existe una amenaza para nuestra seguridad.

La amenaza real para nuestra seguridad viene de aquellos que serenamente hacen planes de guerra.

Si las personas normales, la gente del montón, pudieran sobrepasar las divisiones sembradas por los Insiders y unirse para reclamar lo que es nuestro, poder y control sobre nuestras vidas, entonces los Insiders estarían donde pertenecen: fuera de aquí. ¿Por qué un pequeño porcentaje de la población debería controlar la inmensa mayoría de la riqueza? ¿Por qué deberían llevar el control sobre decisiones de vida y muerte que conciernen a la mayoría? ¿Por qué deberían imponer su frío y calculado punto de vista del mundo sobre aquéllos de nosotros que aprecian el contacto humano, experiencias, e intimidad por sobre el dinero y el poder?

Cualquier justificación o racionalización que salte a la mente, mientras lee estas palabras, ha sido implantada dentro de usted por personas que no toman en cuenta sus intereses. No son sus hijos los que están en Irak. No es su futuro el que está en peligro gracias al downsizing, offshoring y outsourcing. Utilizando los medios de noticias, estas justificaciones y estas racionalizaciones son repetidas una y otra vez hasta que las aceptamos literalmente, hasta que comenzamos a pensar como ellos.

Ciertamente, hubo grupos que se unieron en el pasado contra la injusticia. El problema fue se unían sobre el punto incorrecto. La raza, religión, nacionalidad, ninguno de estos trata de cortar de raíz el problema, y por consiguiente sólo pueden llegar lejos logrando una unidad de funciones. El asunto que toca la raíz es la conciencia. ¿Cómo trata usted a su vecino? ¿Cómo trata usted a su familia? Además, sin una comprensión de la psicopatía y otras patologías, fue fácil para estas personas unirse a tales movimientos y eventualmente desviarlos de sus metas originales. Personas que son incapaces de ponerse en los zapatos del otro, de genuinamente sentir lo que es estar en el lugar del otro, son incapaces de formar una unidad duradera porque nunca pueden anteponer los intereses de alguien más a los de ellos. No son nunca capaces de un compromiso verdadero, que es el compromiso que no viene con el bagaje de la arrogancia ni del resentimiento arraigado y escondido y sus subsiguientes planes de venganza o retribución.

La realidad es que nuestras vidas se controlan en casi cada aspecto por decisiones sobre las cuales no tenemos voz, sean decisiones políticas de los Insiders en Washington u otros centros de poder, decisiones económicas de nuestros jefes cuya meta es maximizar ganancias a expensas de sus empleados, o decisiones sobre lo que se permite pensar y sobre ideas metidas a fuerza de repetición a través de los medios de comunicación, para nombrar solo unos pocos. Las personas normales, la gente del montón, las personas de conciencia viven en un ambiente que no expresa nuestra naturaleza interna, esa no es la manifestación de nuestra habilidad para sentir empatía y cuidar de otros, y hasta que caemos en la cuenta de este hecho, nosotros también estamos infectados. ¿Cómo podremos alguna vez crear un mundo diferente si no arrancamos de raíz el virus del Insider que se ha arraigado en nosotros?

(1) Bueno, observando a Bush, esa segunda frase es cierta en cierto sentido. Incluso alguien completamente incompetente para dirigir los EEUU puede convertirse en presidente, pero usted sabe que no me refiero a eso.