Las cifras derriban el mito de la seguridad iraquí

Prensa Latina
01/07/08

Desde febrero del pasado año, las fuerzas norteamericanas y las tropas nacionales cambiaron la táctica para enfrentar la resistencia, lo cual derivó en el incremento de campañas ofensivas en el centro y norte iraquíes, zonas supuestamente ya bajo control.

Con los meses, esas operaciones se extendieron hacia el sur, donde el control del escenario permanecía en manos de grupos armados de la comunidad chiíta, a los cuales el gobierno califica de enemigos, pese a su coincidencia confesional.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


Ahora con una decena más de muertos, el mes de junio pone fin al mito de un Iraq recobrando la seguridad para, primero, extender la autoridad gubernamental, y, segundo, permitir que los soldados estadounidenses pasen a los cuarteles.

Pero junio no sólo fue mortífero para los norteamericanos en Iraq, sino también en Afganistán donde perecieron 27 soldados, la cifra más alta desde octubre de 2001.

A partir de los balances de medio año dados a conocer por medios de prensa, se concluye que una gran cantidad de informaciones sobre lo que ocurre en este país del Golfo Pérsico es escamoteada al público bajo clasificaciones de diverso tipo, sea confidencial o de secreto de estado.

Según icasualties.org, hasta abril de este año la cifra de reportes de norteamericanos heridos en Iraq ascendió a 29 mil 778.

En tres semanas que se contaron en mayo de este año hubo 150 casos registrados y en dos del mes de junio, 58.

Todo eso suma 29 mil 986 reportes de lesionados -se estima que superan los 30 mil- muchos de los cuales no retornaron al teatro de la guerra y se desconoce cuál fue su destino, si murieron o quedaron inútiles para el resto de sus vidas.

Las estadísticas cambian cuando el herido abandona Iraq y no retorna a combate en las 72 horas siguientes, como lo contemplan las estadísticas de icasualties.org, basadas en las informaciones y comunicados de la Secretaria de Defensa norteamericana y del Comando Central.

Además de ese mecanismo para camuflar las pérdidas, las tropas de ocupación también retardan las informaciones sobre los caídos, generalmente, ninguna baja mortal se notifica el mismo día del hecho.

El mando de esa fuerza tampoco identifica a las víctimas, con el argumento de que la familia debe conocer primero la pérdida, para lo cual el Pentágono le envía un comunicado.

Lo anterior deja espacios libres a la manipulación informativa, que posibilita crear un perfil de artificio, mientras se esconde la realidad letal de una guerra que sus soldados no pueden ganar.

0 comentarios: