Días grises para Berlusconi

Prensa Latina/inSurGente.org
11/07/08

Los últimos días fueron grises para el jefe del gobierno italiano, Silvio Berlusconi: primero una controvertida biografía del mandatario distribuida a periodistas por la Casa Blanca y luego una multitudinaria protesta en su contra. El referido documento fue entregado a los reporteros estadounidenses que daban cobertura a la recién finalizada cumbre de los ocho países más ricos del mundo (G-8), celebrada en Japón. Lo que pudiera considerarse como otra estocada tuvo lugar en la céntrica Plaza Navona de Roma, cuando el martes último 20 mil italianos protestaron contra medidas judiciales impulsadas por el jefe del gabinete. Se trata de la introducción de la ley de inmunidad judicial encaminada a proteger a los cuatro mayores cargos del estado; y el llamado “paquete de seguridad” que retrasa durante un año determinados procesos cuyas “condiciones objetivas” (tiempo de los delitos y grado de las penas) enmarcan el que más teme el jefe de gobierno italiano: compra de falsos testimonios en juicios celebrados en 1997 y 1998. Lo de Berlusconi clama al cielo de la Democracia y de la Libertad modelo de Washington. Al contrario que sus colegas europeos, Il cavalieri es todavía más arrogante y brutal que cínico, y ejerce una especie local de neoliberalismo sin careta.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


Los últimos días fueron grises para el jefe del gobierno italiano, Silvio Berlusconi: primero una controvertida biografía del mandatario distribuida a periodistas por la Casa Blanca y luego una multitudinaria protesta en su contra. El referido documento fue entregado a los reporteros estadounidenses que daban cobertura a la recién finalizada cumbre de los ocho países más ricos del mundo (G-8), celebrada en Japón.

Aunque la mansión ejecutiva trató de minimizar cualquier relación de la semblanza con el punto de vista del presidente George W. Bush, no impidió que esta corriera de boca en boca por todo el mundo.

Las disculpas por parte de las autoridades de ese país llegaron, eran de esperar, había que lavar la honra de uno de los más fieles aliados en la agresión y posterior ocupación norteamericana del territorio iraquí, en marzo de 2003.

El texto que llegó a los periodistas subraya la pasión de Berlusconi por el dinero cuando de pequeño exigía pago en juegos con sus amigos, y luego, ya en la universidad, cobraba por redactar tesinas a otros estudiantes.

Asimismo, destaca que el gobernante es odiado por muchos de sus compatriotas y considerado como un diletante político.

Lo que pudiera considerarse como otra estocada tuvo lugar en la céntrica Plaza Navona de Roma, cuando el martes último 20 mil italianos protestaron contra medidas judiciales impulsadas por el jefe del gabinete.

La manifestación fue organizada por el líder del partido opositor Italia de los Valores (IDV), el ex magistrado Antonio Di Petro, después que el Ejecutivo introdujera una ley de inmunidad judicial, encaminada a proteger los cuatro mayores cargos del Estado.

El jefe de gobierno también podría ser beneficiado por el llamado paquete de seguridad, el cual posterga durante un año los procesos por delitos cometidos hasta el 30 de junio de 2002 que conlleven condenas menores a 10 años de cárcel.

Justo en esa categoría se encuentra el que más teme: Berlusconi, procesado en una corte de Milán bajo una acusación por pagar unos 600 mil dólares al abogado británico David Mills para que ofreciera falso testimonio en juicios celebrados en 1997 y 1998.

El texto, catalogado por la prensa como “ley salva” deberá ser ratificado en la noche de este jueves por la Cámara de Diputados.

Para los líderes de izquierda, los manejos del primer ministro tienen como fin único protegerle contra la Justicia e impedir la continuidad de procesos por corrupción y malversación abiertos en su contra.

Estamos ante una dictadura blanda, sin represión, pero que procede con leyes hechas a la medida, dijo Di Pietro, conocido por su participación en el proceso anticorrupción “manos limpias”, en la década de los 90.

La protesta, aunque masiva, no contó con la participación de la principal fuerza opositora, el Partido Demócrata de Walter Veltroni, quien prefirió convocar a sus seguidores dentro de cuatro meses.

Si bien la manifestación en la Plaza Navona de Roma evidenció falta de consenso en las agrupaciones de izquierda y los movimientos sociales, constituyó el primer gran acto de desaprobación pública contra Berlusconi desde su retornó al poder en mayo pasado.

0 comentarios: