Gobierno iraquí por el uso sistemático de la violencia

Prensa Latina/Insurgente
18/06/08

El ejército iraquí lanzará esta semana una ofensiva contra la sureña ciudad de Amara, provincia de Maysan, pero hasta el momento prefirió comprar las armas a sus presuntos rivales. Según el diario Al Sabah, cientos de efectivos de seguridad lanzarán el jueves 19 la operación contra la citada urbe, cuya mayor parte de sus residentes son de confesión musulmana chiíta. Aunque el primer ministro pretende comprar las armas de sus opositores, en el fondo él se decanta por la opción del enfrentamiento. Puede ser que la fecha planificada no sea exacta, pero lo cierto es que la ejecución de una operación militar de búsqueda y aniquilamiento es coherente con la psicología del mando iraquí, con el asesoramiento estadounidense.

...Siga leyendo, haciendo click en el título...


En meses anteriores las tropas del gobierno del primer ministro, Nuri al Maliki, desataron ofensivas similares en otras ciudades de la región meridional, la más sobresaliente fue contra Basora, aunque los efectos de tal campaña llegaron a Bagdad.

Esas acciones fueron dirigidas, según comunicados oficiales, contra milicias de base confesional que operan allí, como es el caso del Ejército del Mahdi, seguidor del clérigo Moqtada al Sader.

Sin embargo, en ámbitos políticos la opinión más sobresaliente es que el gobierno quiere vencer en una lucha por el poder a otras fuerzas que tienen más arraigo en la población por su actitud contra la ocupación.

Esa violencia aplicada contra formas múltiples de resistencia a la presencia foránea y al control del principal recurso iraquí, el petróleo, es presentada por el primer ministro como la versión doméstica de la guerra de Washington contra el terrorismo.

De ahí, el respaldo incondicional de las fuerzas estadounidenses a esas "limpiezas" en lugares claves como la petrolera Basora, en el sur, pero también Mosul en el norte y Baquba, en el este.

Los jefes norteamericanos indican que la responsabilidad total de esas acciones corresponde a la administración iraquí y a sus efectivos, pero en realidad las tropas extranjeras ocupan un papel fundamental en cada acción bélica.

Informes de fuentes convergentes destacaron que en la fase inicial de ofensivas continuas el ejército nacional fue respaldado por los soldados estadounidenses y, en gran medida, por su aviación.

Ahora, en breves horas se desatará otra campaña similar, lo cual supone que la línea táctica de Al Maliki respecto a la implantación de la autoridad y la recuperación de la gobernabilidad se basa esencialmente en el uso sistemático de la fuerza.

Es de tener en cuenta que a Estados Unidos le conviene que con la mayor rapidez posible se establezca un equilibrio de fuerzas en el terreno que le permita dedicarse a prioridades tales como concretar su permanencia en Iraq.

El próximo mes Washington y el gobierno de Al Maliki quieren dejar definido a través de un pacto el estatus legal de las tropas estadounidenses.

Miles de iraquíes protestaron en las calles de la sureña ciudad de Kerbala contra el pretendido acuerdo entre Estados Unidos e Iraq que perpetuará la presencia estadounidense en este estado del Golfo Pérsico.

Según testigos, los manifestantes desfilaron por segunda vez después que el clérigo Moqtada al Sader llamara días antes a sus seguidores a rechazar cada viernes el posible pacto, en estos momentos en fase de borrador.

Con ese acuerdo, Estados Unidos prolongará la estadía de unos 150 mil militares más allá del 2008, mantendrá más de 50 bases para crear tensiones en el Golfo, y sus soldados y contratados para la seguridad tendrán inmunidad legal para actuar libremente.

0 comentarios: